Entrevista a Andrés Gallego Morente Secretario General de CGT-LKN E. H. ( Por Juanjo Basterra)

Hablamos con Andrés Gallego Morente, secretario general de CGT-LKN de la Confederación territorial de Euskal Herria, del futuro de la clase trabajadora acosada por la reforma de las pensiones, los expedientes de regulación, los bajos salarios y una mayor desregulación del mercado laboral que lleva a la precariedad. Afirma que “la reforma del sistema público de pensiones no está motivada por el déficit entre lo que se recauda y lo que se paga en las mismas, sino por la conveniencia para las estrategias del capitalismo financiero” y lamenta que se trate de llegar a “un consenso con la patronal” lo que impedirá de hecho que se dé marcha atrás a las reformas laborales. A juicio de Gallego Morente, “la Patronal se transforma en un agujero negro que absorbe todo lo que pasa a su lado” en su beneficio y, entre otras cuestiones, añade que “la pandemia nos ha mostrado que no fabricamos nada, las anteriores reconversiones solo sirvieron para desmantelar el tejido industrial y subvencionar actividades sin futuro”.

¿Qué valoración haces de la situación económica actual y lo que está pasando en el mundo laboral?

Entendemos que se está produciendo un terremoto económico consecuencia del ajuste entre las “placas tectónicas” que conforman el mantenimiento del sistema capitalista que impera como modo de gestionar la economía y por ende la sociedad. Este ajuste es consecuencia -desde nuestro punto de vista- del agotamiento del propio sistema que se empeña en sobrevivir manteniendo las mismas recetas que llevan imponiendo desde el siglo 18 y que nos han llevado a este estado de pobreza y desesperación a quienes somos el pilar de esa economía.

Añadamos una alerta sanitaria que coge “desprevenida” a la clase dirigente y que empieza a ver las consecuencias de su nefasta gestión al frente de la sanidad pública, única garante del sostenimiento de la vida, de la salud, imprescindible para tener en marcha el sistema productivo y para la que no tiene planificada ninguna estrategia de contingencia; el resultado… gobernar en base al nefasto “prueba-error”, como así reconoció recientemente el lehendakari.

En el plano laboral y sus repercusiones sociales en la mayoría de la gente (carencia de recursos, carencia de alimentos, carencia de cuidados), es llamativo observar algunos datos: en el primer semestre del 2020 ya se destruyó más de dos tercios del empleo precario que la “economía de la recuperación” generó desde el 2013 al 2020. Las personas desempleadas se sitúan en las mismas cuotas que en los primeros años de la crisis-estafa del 2008. Hacer balance de lo que ha supuesto el primer año de la pandemia, con sus consecuencias sociales, humanas, económicas y políticas, no puede sino ser resumido en que nos encontramos en un momento descorazonador, horrible que ha hecho retroceder, no sólo las movilizaciones sociales que comenzaban a tomar cuerpo y forma en la defensa de la vida y de los bienes comunes que las políticas de la UE y los gobiernos nos arrebataron, sino que también ha generado ante la cultura del miedo y la incertidumbre, desafección de lo social, aumento del individualismo, entendido como preservar lo propio (sea mucho, poco o nada) y nos aleja de lo colectivo, (salvo en contadas ocasiones) del apoyo mutuo y la cooperación, como la única manera de “salvación”.

Los gobiernos del mundo siguen dando pasos suicidas en este sentido, supeditando los intereses comerciales (especialmente de las grandes corporaciones industriales y financieras) a la salvaguardia de la vida en el planeta y respeto por los equilibrios medioambientales. El ejemplo último más “suicida” de esta barbarie lo encontramos en la reciente apertura de mercados de futuro del agua, convirtiéndolo en una mercancía más, con las consecuencias ecofascistas sobre millones y millones de personas, territorios y zonas geográficas.

La gran trampa a la que nos enfrentamos está en que técnicamente ni los ERTE ni el cese de actividad, suponen la pérdida de empleo, mientras el Estado asuma los costes salariales de las empresas y pague vía deuda los salarios a las personas afectadas. Aun así, no existen políticas reales que posibiliten un giro en el modelo productivo “español”, más allá de la retórica “blanqueadora” de la economía digital, la economía verde… Las políticas de “prestaciones sociales” -desempleo, ingresos mínimos, etc.-, especialmente el tan cacareado ingreso Mínimo Vital (IMV), que no solamente no llegan a toda la población necesitada, sino que al condicionarlas, dejan de ser funcionales. Las personas no tienen una renta garantizada que dignifique su existencia, a la vez que les permita vivir. No mueven ni un ápice de un sistema fiscal, absolutamente injusto, que ha permitido que en estos meses de la pandemia haya más ricos y a la vez este sector haya aumentado la brecha social, cada vez más personas pobres y con menos; no han variado el modelo de relaciones laborales, por lo tanto de explotación, permitiendo la sobre explotación de la gente y dotándoles de herramientas de control a los empresarios aún más unilaterales (el teletrabajo, por ejemplo); la banca se sale con la suya y nada de devolver los 24.000 millones de Caja Madrid, sino fusionarla con La Caixa y dinero público que “regalan”.

REFORMAS LABORALES

¿Crees que se derogarán las reformas laborales que concentran casi todo el poder en los empresarios?

El Gobierno español ha dejado claro que no van a derogar las reformas laborales con el único argumento de que “no pueden”; esto es una falacia, es evidente que es una modificación de gran calado que afecta incluso al Estatuto de los Trabajadores (ET) que obviamente habría que reconstruir desde el principio y en base a la experiencia acumulada. Lo mismo que se han legislado para recortar o eliminar derechos, se puede legislar para recuperarlo incluso para ampliarlos. La “agenda laboral” no puede ser para “más adelante”, es decir, con el consenso de la patronal ya que es evidente el esfuerzo que desplegará para que ni siquiera haya reversión parcial de ninguna de estas infaustas reformas laborales. En la naturaleza de la militancia de la CGT no existe la palabra “resignación”.

¿Cuándo acaben los ERTEs el 31 de mayo, van a venir más ERE? De hecho, la patronal Cebek ya propuso ha e unas semanas despidos más baratos todavía.

La Patronal se transforma en un agujero negro que absorbe todo lo que pasa a su lado. El establecimiento de los ERTEs fue una gran victoria que atribuyo al capital en connivencia con la clase política y los sindicatos del régimen ya que sirvió y sirve para “calmar” el mercado, a la vez que se convierte en una gran trampa para manipular cifras y lo mejor de todo que los pagamos las clases productivas con nuestros impuestos, 1 de cada 3 euros que se recauda para el fisco lo es por rentas del capital, el resto lo pone la clase trabajadora.

Hasta ahora se han estado bonificando empresas con beneficios, algunas con muchos beneficios que se acogían a los ERTE, que han sido en realidad un parche y que no pueden convertirse en un ERE. Entendemos que esta “agenda de reconstrucción” significa lisa y llanamente, no solo dejar en la estacada a las clases asalariadas, trabajadoras, al igual que a las personas pensionistas, sino que cimenta la senda de un futuro precario, frágil, para millones de jóvenes, asegurándoles que sus peores condiciones de vida, respecto a la generación de sus mayores, se perpetuará de no mediar rupturas con la clase política y con el sistema capitalista.

PRIMERO DE MAYO

“El Primero de Mayo nuestro lema es ‘Por la reducción de la jornada laboral y la eliminación de las horas extras”

El Gobierno Vasco ha presentado un plan de empleo para los próximos 10 años con tres objetivos: crear empleo de calidad, que no crezca la brecha entre hombres y mujeres y la adaptación a nuevas tecnologías o el medio ambiente. ¿Es creíble si la Administración pública vasca tiene la mayor tasa de temporalidad del Estado español, por encima del 40%?

Es otra gran mentira que vende muy bien, el objetivo principal en mi opinión es establecer una guía de actuación para repartirse los fondos que nos deben de llegar. Un Gobierno Vasco que ha demostrado una estulticia asombrosa en los diferentes frentes en los que se le exigía responsabilidad como lo es, entre otras cosas, la lucha contra el cambio climático, iniciada hace dos años con la presentación de sendas mociones en la mayoría de los ayuntamientos de Bizkaia por parte de la Alianza por la Emergencia Climática (plataforma que engloba a más de 50 organizaciones ciudadanas de diverso signo y diversas reivindicaciones, pero todas ellas aglutinadas bajo la bandera del cuidado del medio ambiente), haciendo oídos sordos teniendo que responder forzadamente en una declaración institucional en la que colocaba en 2050 la reducción de contaminación derivada del consumo de energías fósiles.

Hace dos días ha habido una huelga y diferentes movilizaciones de lxs trabajadorxs de la administración del estado, funcionarixs,…con un solo lema, la convocatoria de ofertas de empleo público para revertir la situación de temporalidad y precariedad que arrastra el sistema público. Eso si, las OPE para ingresar en la policía se repiten con una asiduidad que para si querrían todas las docentes y sanitarias que han terminado sus estudios y buscan una estabilidad laboral que les permitan soñar con proyectos de futuro y a los que únicamente se les ofrece una pistola y una placa.

Primero de Mayo, ¿cómo y dónde lo desarrollará CGT? ¿Qué mensaje plantea?

Desde luego estaremos donde sea posible, en la calle manifestándonos, reivindicando lo que consideramos imprescindible para tener una vida digna basada en la justicia social. La situación actual roza el desastre, una cantidad próxima a los cuatro millones de hogares no pueden hacer frente a necesidades tan básicas como pagar un alquiler, mantener calientes sus casas o comer todos los días. Como lema principal de nuestra campaña hemos escogido lo que consideramos inmediato y que de no conseguirlo podría acusarse a los poderes públicos de delitos de lesa humanidad, “Por la reducción de la jornada laboral y la eliminación de las horas extras”.

PATRONAL

“La Patronal se transforma en un agujero negro que absorbe todo lo que pasa a su lado”

Yendo a Madrid, la llegada de fondos económicos de la UE, ¿Qué valoración hace de los mismos? Porque la UE no da euros gratis, hay que devolver una parte de ellos, por un lado, y además vendrá acompañada de reformas con las que siempre pierden los trabajadores, ¿no crees?

Al Estado español le corresponden 140.000 millones, que suponen el equivalente al 3% de su PIB anual durante el período de vigencia del plan (2021-2026), de los cuales unos 72.000 millones son ayudas directas y el resto crédito, es decir deuda. Los fondos, además, están condicionados al cumplimiento de las «recomendaciones» de la Comisión y el Consejo europeos: mercado de trabajo, sistemas públicos de pensiones y mercado único. Deuda pública (continental, estatal y autonómica) y privada que, tarde o temprano, alguien deberá pagar. Y ya sabemos cómo suelen acabar estos procesos.

Frente a esta situación CGT ha elaborado un documento denominado «Proyectos y Líneas de Actuación», donde proponemos que se desarrollen medidas que favorezcan lo público, lo que es de todas, frente al interés capitalista, donde apostamos un modelo productivo sostenible, distributivo e igualitario, que fomente una transición ecológica, con empleos y pensiones que permitan una vida digna, con una Renta Básica de las Iguales, y donde de verdad no dejemos a nadie atrás.

Nada se dice en dichos fondos sobre la gestión pública, o bien por la clase trabajadora, de las industrias beneficiadas, o la necesidad de regular los oligopolios en los sectores energéticos o tecnológicos, que serán los grandes beneficiados de esas inversiones, lo cual nos lleva directamente a plantearnos el tema clave: se relanza la solución público-privada y la deuda que se genera, o como hemos mantenido siempre, se socializan las pérdidas y se privatizan los beneficios.

La financiación privada no es más que un traslado del riesgo a fondos públicos, garantizando a los inversores las ganancias, es decir la UE asumirá deuda encubierta con fondos dirigidos a fines públicos, privados y público-privados. Una deuda que no pagarán los oligopolios energéticos, sino la clase trabajadora.

La pandemia nos ha mostrado que no fabricamos nada, las anteriores reconversiones solo sirvieron para desmantelar el tejido industrial y subvencionar actividades sin futuro. Tenemos que apostar fuerte por la investigación y transformación de nuestros orígenes energéticos en favor de las energías sostenibles, apostar plenamente por el reciclaje donde la huella ecológica esté lo más próxima a “cero”, devolver al sistema sanitario todo su esplendor dotando de los medios necesarios a quienes están al cuidado de las personas dependientes, invertir en educación -el temor del sistema capitalista-, un pueblo educado es un pueblo critico y exigente.

Y si no puedes devolver esos fondos, ¿vendrán los hombres de negro de Bruselas para intervenir las cuentas públicas y aplicar fuertes recortes?

La entrega de los Fondos se producirá una vez realizados los cambios “recomendados” por la comisión y además tiene que haber esa unanimidad en toda la UE por lo que nos querrán obligar a iniciar los cambios sin ninguna garantía de que posteriormente recibamos. Tenemos la experiencia de otros países y el griego el más notable, tengo dudas de que no hayan vendido el Partenón.

El ministro Escrivá ha presentado nuevos recortes con la reforma de las pensiones, ¿están en peligro las pensiones públicas? ¿El Gobierno español cede a la presión de bancos y fondos de pensiones?

El ministro ha vuelto a expresar que este acuerdo se cerrará “en breve” en el seno de la mesa de diálogo social, algo que lleva afirmando desde hace bastantes semanas. La intención del Ejecutivo es que la nueva fórmula de revalorización anual de las pensiones, que suceda al IRPH del 0,25% de Mariano Rajoy, “sea algo sencillo y fácil de comprender, que esté basado en el IPC y que sea evaluado cada 5 años por el Pacto de Toledo”.

¿Cómo es la fórmula? La propuesta actual pasa por revalorizar las pensiones según el IPC del año anterior, pero –en caso de que haya defación (IPC negativo)– las pensiones no bajarán y se ajustará esa ganancia de poder adquisitivo en la revalorización de los tres años siguientes. Este ajuste, que restaría esa ganancia de poder adquisitivo en los años próximos, no afectaría a las pensiones mínimas, ha dicho el ministro. La documentación enviada a la Comisión Europea para justificar las transferencias y préstamos de los Fondos de Recuperación se recoge que se van a tomar medidas de control del gasto público y para favorecer el aumento de la productividad de las empresas. Y aunque en el último borrador de la documentación no se ha incluido el aumento de 25 a 35 años para el cálculo del salario regulador de las pensiones -aunque si la posibilidad de aumentarlos-, hay constancia de que la vicepresidenta Calviño ha defendido posteriormente esa propuesta ante los comisarios económicos de la UE.

En declaraciones recientes a un rotativo, el ministro de Seguridad Social, Sr. Escrivá, precisaba que “pretenden reducir en 30.000 millones de euros el gasto en pensiones y así conseguir el visto bueno para la recepción de los Fondos Europeos para la Recuperación”. La amenaza de privatización de las pensiones públicas, puede ser efectiva si sigue adelante la recomendación 16 de Pacto de Toledo, por la que se quiere generalizar los planes de pensiones de empleo. El ministro Escrivá ha manifestado su interés en ampliar al máximo estos planes privados a los autónomos, pymes, incluso a trabajadores/as con rentas bajas para lo cual se incentivarán por medio de un Fondo Público, pero de gestión privada, anunciando al mismo tiempo las desgravaciones fiscales y otras medidas para quienes se sumen a los mismos.

La reforma del sistema público de pensiones no está motivada por el déficit entre lo que se recauda y lo que se paga en pensiones, como nos bombardean constantemente los medios de comunicación, sino por la conveniencia para las estrategias del capitalismo global y en especial del capital financiero.

Vivimos un periodo de sindicalismo débil y de fuerte integración de muchos dirigentes en el sistema lo que ha llevado a los sindicatos mayoritarios CCOO, UGT, ELA y LAB a aceptar acríticamente el análisis y las soluciones ofrecidas en pensiones por los dirigentes económicos y políticos, considerando los planes de pensiones de empleo como “mal menor”, además de beneficiarse económicamente, de la privatización de las pensiones, con su participación en los consejos de administración y manejar fuertes cantidades de dinero, en un ejercicio de cinismo donde se movilizan por unas pensiones públicas, mientras se pactan e impulsan las privadas de empleo como Elkarkidetza, Geroa, Itzarri, …..nada nuevo, además de “retórica hueca”, de establecer un sistema público de cuidados con cobertura universal, que desligue el disfrute de una vida digna de los recursos, tanto económicos como afectivos, de los que cada quien disponga, al mismo tiempo que les permita a las mujeres llevar a cabo proyectos de vida autónomos sin estar subordinadas a unas responsabilidades de cuidados que las reaccionarias construcciones sociales de los géneros les siguen asignando.

La Comisión Europea (CE), siguiendo las recomendaciones del Banco Mundial (BM), pretende sustituir paulatinamente los sistemas de reparto y solidaridad entre generaciones, mayoritarios en Europa, por sistemas mixtos con un peso creciente de los planes privados de capitalización. El primer paso en esa dirección fue la creación del Producto Paneuropeo de Pensiones Privadas (PEPP). Los planes de empleo son el segundo mecanismo para privatizar las pensiones en los 4 Estados más poblados de la UE-27, en los que el patrimonio de los fondos de capitalización es inferior al 10% del PIB. Escrivá quiere hacerlo ya, mientras la pandemia paraliza la movilización social.

SIN FABRICACIÓN

“La pandemia nos ha mostrado que no fabricamos nada, las anteriores reconversiones solo sirvieron para desmantelar el tejido industrial y subvencionar actividades sin futuro”

¿Hay que hacer una reforma fiscal para que la élite económica pague más impuestos para que en esta nueva crisis se pueda atender a quienes menos tienen?

La reforma fiscal (por la que se creó el IRPF como impuesto sobre la renta personal progresivo), de la Ley General de Sanidad de 1986 (por la que se estableció el derecho universal a la asistencia sanitaria pública), de la Ley General de Seguridad Social de 1966 (con vocación de aseguramiento público a todas las personas trabajadoras y ante todas las contingencias que originan pérdida del salario), los Sistemas Universales de Prestaciones y Servicios Públicos, son imposibles de mantener sin un sistema impositivo progresivo y generalizado, es decir, todos y todas contribuyen y cada quién en función de sus ingresos.

El destope de los tramos impositivos, el pago de impuestos sin desgravaciones fiscales a los planes privados de ahorro entre otras medidas sería más que suficiente para garantizar una vida digna a todas las personas con el establecimiento de una Renta Básica entre las iguales lograríamos una sociedad libre del miedo de la pobreza y la precariedad.

Vox impulsa a su sindicato Solidaridad, ¿se le está dejando a la ultraderecha y al fascismo ocupar espacios obreros y de la clase trabajadora ante tanta frustración existente por las continuas crisis?

Estamos asistiendo a un patético espectáculo de las gentes de la derecha en las calles, en medio de una crisis sanitaria en la que la mayoría de la población está confinada en sus casa y con un margen de respuesta a las agresiones del sistema muy escaso. Con las calles vacías, en parte por la demostración general de responsabilidad de la población, y envueltos en su bandera, estos patriotas, con su cubertería de plata en ristre, recorren las calles de los barrios ricos de las ciudades, con megáfonos y caceroladas, protestando contra el gobierno, al que le adjudican la responsabilidad de todos los muertos.

No nos cabe duda que la mayoría social, la clase trabajadora, las personas que sufren la precariedad de vida y la exclusión social, volveremos a tomar las calles que son nuestras, y les devolveremos a sus madrigueras de lujo, nos estamos preparando para ello y a pesar de sus Leyes Mordaza, su represión selectiva y de su arcaico patrioterismo de ficción. La elección del nombre “solidaridad” no es inocente, es un insulto a la inteligencia humana ligar esa palabra al corporativismo de clase. Ellxs van a utilizar todas las herramientas legales o no, para introducirse en todos los espacios que puedan, incluso los que no le son propios. Quizá hayamos perdido la oportunidad de establecer criterios que impidan la legalización de grupos que atentan contra la dignidad y la libertad de las personas, pero creo que si combatimos su discurso en todos ámbitos seremos capaces de desmontar sus chiringuitos.

¿Hay que establecer un cordón sanitario para impedir que la ultraderecha avance, teniendo en cuenta que ya en el Parlamento europeo se sientan amparados por 100 millones de votos?

Los fascismos fueron y son armas contra la Europa obrera, y se basaban y basan en buena medida en sectores pequeño burgueses, en franjas obreras decepcionadas, en la llamada «clase media», etc., todos ellos arruinados o al borde de la ruina, que de pronto reciben el apoyo de la gran burguesía que los emplea como carne de cañón.

Desde la crisis del 2007 el capital potencia más al fascismo, y con la covid-19 lo emplea con astucia dándoles visibilidad en algunos sitios, vigilándolo en otros e incluso, reprimiéndolo cuando le interesa mantener una fachada democrática. La alta burguesía ha aprendido mucho desde los años 30 del siglo pasado sobre cómo tratar y manejar al “monstruo” y después de la «era Trump» va a redoblar sus tácticas y métodos, pero siempre lo tendrá como última reserva. El establecimiento de un cordón sanitario que les expulse de cualquier espacio en el que pretendan vomitar su odio y su ignorancia aprovechando el malestar, el sufrimiento de la clase trabajadora con su representación política es una prioridad. El fascismo tiene una capacidad de desarrollo en ciertos ambientes, espectacular; también es cierto que su cobardía no resiste una movilización ciudadana sin miedo a equivocarse.

http://sareantifaxista.blogspot.com/2021/04/andres-gallego-morente-cgt-lkn-la.html

Comparte:
Share