¡¡ AFILIATE !!

VEN A CONOCERNOS:
C/ Bailén 7-Entresuelo
Dptos 2,3 y 4 48003 Bilbao
Tf: 944169540, fax: 944165151

Email: gestamp@cgt-lkn.eus >


Estatutos  -  Estatutoak

     








Vídeo SOBRE LAS MÚTUAS










¡¡ SUSCRIBETE !!






Asociación Germinal














#FuturoParaNissanYA

Ayer la dirección de Nissan anunciaba oficialmente lo que ya era un secreto a voces; pretenden cerrar las factorías de Nissan en Barcelona a finales de año, dejando en la calle a 3.000 familias de manera directa y a más de 20.000 de manera indirecta.

Unas 23.000 familias que se ven afectadas por una decisión tomada a 10.600 kilómetros de distancia, sin ningún tipo de empatía ante la situación actual, y sin tan siquiera preocuparse del impacto laboral, económico y social que esto va a suponer para la economía, tanto de Barcelona, como de Catalunya y del resto del estado español.

Tanto por parte del Comité de empresa, como por parte de las administraciones, se han puesto encima de la mesa proyectos y alternativas viables para evitar el cierre; pero la decisión de la multinacional ya estaba tomada de antemano, y no ha estado dispuesta en ningún momento a escuchar a nadie. Ante esto, desde la CGT entendemos que sólo hay una alternativa: endurecer al máximo las movilizaciones que se están llevando a cabo.

Si la dirección de Nissan pretende aprovechar la crisis del COVID-19 para anunciar el cierre de la planta y así evitar movilizaciones y una gran alarma social, la respuesta que tenemos que dar la clase obrera tiene que ser más contundente y directa que nunca. Si la empresa no ha tenido miramiento a la hora de poner en la calle a 23.000 familias, la plantilla de Nissan y la sociedad en general no tenemos por qué tenerla a la hora de responder a este ataque directo de la multinacional.

En CGT, seguimos apostando por la unidad del Comité de empresa en esta lucha, a quienes consideramos que está realizando un gran trabajo. Pero después del anuncio definitivo de cierre, entendemos que hay que dar un paso adelante en las movilizaciones y en las reivindicaciones. Para la CGT no entra en ninguna hoja de ruta el empezar a hablar de indemnizaciones por despidos. Lo único que entra en nuestra hoja de ruta es el endurecimiento sin ningún tipo de límite, de las acciones a llevar a cabo para echar abajo la decisión de Nissan.

Lo tenemos claro; si hay que ocupar la fábrica, se ocupará, si hay que paralizar todo el polígono de la Zona Franca, se paralizará, si hay que ir a Madrid, a Bruselas o a Japón, se irá. No vamos a pisar el freno en las movilizaciones, ni vamos a tener miedo de las consecuencias que puedan tener las mismas, ya que la peor consecuencia posible es la que ha sido notificada a la plantilla en el día de ayer.

Si la dirección de Nissan mantiene su decisión de marcharse después de los 170 millones de ayudas públicas de los últimos años, es porque ha sido incapaz de gestionar decentemente una empresa de esta magnitud. Por contra, si todos los sindicatos defendemos firmemente y con movilizaciones contundentes la retirada del cierre, estaremos más cerca de conseguir mantener la planta. Y si tampoco rectifica Nissan, tendremos que presionar a los Gobiernos para que se nacionalice la fábrica, o incluso se socialice para que los trabajadores y trabajadoras demostremos que podemos autogestionar la producción de vehículos con una tecnología sostenible. Lo que sea, pero no podemos aceptar que 23.000 familias se queden sin futuro de un plumazo.

Ocupar la fábrica e impedir que Nissan pueda hacer un cierre pacífico, es el mejor camino para conseguir mantener los puestos de trabajo. Si ellos no han sido capaces de gestionar bien la empresa, seguramente sea el momento de que la propia plantilla se encargue de dicha gestión.

Para la CGT este cierre no es sólo un ataque directo a las trabajadoras y trabajadores de Nissan y de sus subcontratas. Esto es un ataque directo y un escandaloso precedente para todo el sector industrial. Las patronales pretenden usar este tipo de estrategias para presionar a las plantillas y a los Gobiernos y seguir aumentando sus beneficios a base de recortes laborales y de subvenciones públicas.

Si este tipo de decisiones comienzan a provocar la pérdida de empleos, todos y todas lo sufriremos: las tiendas de los barrios obreros, las empresas que viven de los empleos directos e indirectos, los jubilados y jubiladas porque volverán a intentar recortes…

Desde la CGT hacemos un llamamiento de solidaridad a todas las plantillas del sector de la automoción y al conjunto de la clase obrera. Hoy es Nissan, pero si permitimos que esto se lleve a cabo, mañana podría ser cualquier otro centro de trabajo. No podemos caer en el error de competir entre nosotros y nosotras para ver quién se queda con la producción y con el trabajo. Hay trabajo para todas y todos, no sobra plantilla, sobran directivos incompetentes e insaciables de beneficios.

Lo que sí hacen falta son convenios con 30 horas semanales y ritmos de trabajo más humanos. Rebajar la edad de jubilación, una conciliación familiar de verdad… TRABAJAR PARA VIVIR!!! Y no vivir para trabajar.

Si ganamos esta batalla contra Nissan, todos y todas estaremos en mejores posibilidades para que esta pandemia no se convierta en otra vuelta de tuerca de los capitalistas y al revés: sirva para avanzar en un mundo que ponga por delante de los beneficios de unos pocos, una vida digna para la mayoría.

SÓLO HAY UN CAMINO, UNIDAD Y LUCHA OBRERA

LA LUCHA DE NISSAN ES LA LUCHA DE TOD@S. TU SOLIDARIDAD

CON LA PLANTILLA DE NISSAN, GARANTIZA TU FUTURO

 

Share

Comentarios cerrados