PATRONAL, AGENTES SOCIALES E INSPECCION DE TRABAJO: UN RIESGO PARA NUESTRA SEGURIDAD Y SALUD

Desde el inicio de esta pandemia, la FESIM-CGT hemos declarado públicamente la anteposición de la salud y la vida de las trabajadoras y trabajadores, a la obsesión de las multinacionales de la automoción para recuperar la “normalidad” de una producción ya de por sí sobresaturada.

Así se lo hicimos llegar tanto al Gobierno como a las direcciones de las empresas y al resto de organizaciones sindicales, dejando claro que la postura de CGT iba a ir en contra de cualquier inicio de producción mientras, como mínimo, durara el estado de alarma.

Como era de esperar (por desgracia ya les conocemos), las patronales del sector junto con los sindicatos mayoritarios (UGT y CCOO), llegaron a un acuerdo para iniciar la actividad en el sector, cuando apenas llevábamos unas semanas de estado de alarma y las víctimas de esta pandemia se contaban aún por varios centenares. Hicieron caso omiso tanto a lo expuesto por CGT como por numerosos expertos que recomendaban no iniciar una actividad no esencial tan temprano, y más aún cuando las plantillas son tan numerosas como en este sector,

Desde el primer día del regreso a la actividad en el Auto, la CGT hemos denunciado inseguridades y fallos en los protocolos prácticamente en la totalidad de multinacionales del sector. Por desgracia, nos dan la razón y certifican que lo realmente importante para estas multinacionales es la producción, y que sus sindicatos domesticados, sólo miran por sus intereses.

Falta de distancia de seguridad, escasez de EPIs, suministro de mascarillas no válidas, cierre de vestuarios y duchas, falta de limpieza y desinfección por escasez de personal… sólo son algunas de las anomalías que desde las Secciones Sindicales de CGT en el sector (Seat, PSA, Renault…) venimos denunciando durante las últimas semanas. Estas situaciones se agravan aún más en el caso de las empresas subcontratadas del sector, cuyas plantillas tienen que sumar a la precariedad que ya viven, la dejadez de muchas empresas en materia de Salud Laboral.

Es decir; estamos comprobando cómo en su mayoría, las empresas del sector no cumplen con el escaso protocolo que firmaron junto con los sindicatos mayoritarios; y que esos sindicatos, ni siquiera son capaces de exigir que se cumpla dicho protocolo.

Pero el verdadero problema que nos estamos encontrando en la defensa de la salud y la vida de las plantillas, es la actitud y el comportamiento de está teniendo la Inspección de Trabajo al respecto. Ante una pandemia mundial que se está cobrando cientos de miles de vidas, se está limitando a resolver las denuncias que interponemos con una simple llamada a la empresa. Es decir, NI TAN SIQUIERA SON CAPACES DE ACUDIR AL CENTRO DE TRABAJO A COMPROBAR LA DENUNCIA.

Desde CGT y desde la Federación de Metal, no podemos consentir una actitud tan poco profesional de la inspección de Trabajo, ya que con ello se está poniendo en peligro a miles de trabajadoras y trabajadores.

Es por eso, que desde la FESIM-CGT queremos denunciar públicamente este comportamiento de la inspección de Trabajo y del mismo modo que lo denunciamos públicamente, haremos llegar esta denuncia tanto al Ministerio de Trabajo, como a la jefatura estatal de la Inspección de Trabajo.

Desde esta Federación no podemos consentir que patronales, sindicatos mayoritarios y estamentos oficiales, estén poniendo en riesgo la vida de la clase trabajadora. Seguiremos denunciando públicamente este tipo de comportamiento y llegaremos donde tengamos que llegar para que no se repita. NUESTRA VIDA Y NUESTRA SALUD POR ENCIMA TODO

 

Comparte:
Share