Los trabajadores de Mercedes Vitoria recogen lentejas en rechazo al ERTE

LOS SINDICATOS INVITAN A LA CIUDADANÍA A DEPOSITAR EN LAS OFICINAS DE LA PLANTA, A LO LARGO DE TODA LA JORNADA DE ESTE MIÉRCOLES, “SUS PROPIAS LENTEJAS” PARA MOSTRAR “SU RECHAZO A LA ACTITUD DE LA DIRECCIÓN”

Los sindicatos UGT, ELA, LAB, CCOO y ESK en el comité de empresa de Mercedes Vitoria han puesto en marcha una recogida simbólica de lentejas para mostrar su rechazo a la decisión de la dirección de contemplar un ERTE si persiste el desabastecimiento de microchips que ha obligado a cerrar durante una semana la planta. La recogida de las legumbres se llevará a cabo este miércoles y el total se donará al Banco de Alimentos de Álava.

Bajo el lema, “o las comes o las dejas, no queremos sus lentejas”, los sindicatos UGT, ELA, LAB, CCOO y ESK han hecho público un vídeo para invitar a la ciudadanía a depositar en las oficinas de la planta, a lo largo de toda la jornada, “sus propias lentejas” para mostrar “su rechazo a la actitud de la dirección”.

Las cinco centrales sindicales, que ostentan 25 de los 31 delegados sindicales en la empresa, ya llevaron a cabo sendas iniciativas similares para exigir la negociación del convenio y en contra de los despidos anunciados a finales de 2020.

El horario de recogida, en todos los accesos de la planta, será de 5.30 a 6.05 horas; en las oficinas, de 5.45 a 8.30 horas; y, en horario de tarde, entre 13.15 y 14.05 horas, y, de noche, entre 21.15 y 22.05 horas.

PRIMERA REUNIÓN DEL ERTE

Por otro lado, tras reanudarse la producción este lunes, después de la parada de todos los turnos por la falta de suministro de los semiconductores para los vehículos, la dirección ha convocado al comité a una primera reunión del periodo de consultas este jueves, 1 de julio, para abordar los aspectos relativos al posible ERTE que tiene previsto formalizar en el caso de que persista “la incertidumbre” y la falta de garantías en el sumistro de los microchips.

La ausencia de estos semiconductores ha obligado a la empresa, como a otras multinacionales del sector automovilístico a parar la producción durante algunos días.

Tras ser convocados a esta primera reunión este jueves, el sindicato ELA, segunda fuerza en la planta, tras UGT, pero con los mismos delegados, siete, hizo público un comunicado donde calificó de “nueva falta de respeto” hacia la plantilla por parte de la dirección, convocar este reunión de la mesa negociadora cuando “buena parte de la plantilla está en casa” y que, en esa situación, “podrán hablar, pero no negociar”.

En ese sentido, el sindicato añadió que “negociar es debatir sober la postura de las partes, para intentar llegar a un acuerdo” y que, “discutir únicamente sobre la postura de una de las partes no se llama negociación, sino imposición o sometimiento”.

 

Comparte:
Share