Negociación XXIV Convenio Colectivo de Banca — Esta es nuestra Plataforma. Si no les gusta, tenemos otras

El pasado 31 de diciembre de 2018 venció el XXIII Convenio Colectivo de Banca, uno de los convenios más retrógrados de la historia reciente del sector bancario. 21 meses después de esa fecha y a un mes del vencimiento de la segunda prórroga de su ultractividad, seguimos, no sólo sin nuevo convenio, si no que nos encontramos todavía una fase propositiva. Tanto es así, que en la ultima reunión celebrada hasta la fecha, la vigesimoquinta, algunos sindicatos presentaron conjuntamente su nueva plataforma de negociación.

 

Bien es cierto que los primeros 11 meses se perdieron, nunca mejor dicho, en negociar un acuerdo de registro de jornada. Un sistema que una vez ya implantado en los bancos, ha quedado claramente de manifiesto como ya todo el mundo ha podido comprobar que no cumple con su finalidad, tal como hemos venido denunciando desde CGT. Pero no parece serio que aquellos sindicatos a los que la patronal les ha facilitado 46 personas liberadas, es decir, dispensadas de prestación de todo servicio en sus empresas para, supuestamente, dedicarse exclusivamente a la negociación del convenio, hayan necesitado nada más y nada menos que 21 meses para confeccionar y presentar a la patronal una plataforma de negociación.

No obstante, aun siendo grave esa falta de diligencia, más grave si cabe es, que la defensa de su plataforma les ha durado justamente una reunión, ya que la patronal bancaria la ha considerado “demasiado optimista” para los tiempos que vivimos. Lamentablemente, lejos de defenderla, ya han indicado como buenos “marxistas” (de Groucho Marx) que presentarán otra, y así, hasta que esta se ajuste a las pretensiones patronales.

Esta demora injustificable en la negociación, que durante muchos meses ha parecido el día de la marmota, ha supuesto que la patronal aproveche los tiempos de pandemia en los que vivimos para utilizarla en beneficio propio, aludiendo al momento económico actual para exigir nuevos sacrificios a las plantillas bancarias. Sacrificios, adicionales a los que estas ya están haciendo, traducidos en recortes salariales y recortes de derechos sociales y laborales.

Desde CGT, sin personas liberadas por la patronal bancaria para negociar el convenio, hace mucho tiempo que presentamos nuestra plataforma reivindicativa, que hemos ido desgranando en comunicados anteriores, cumpliendo así con el mandato recibido en las elecciones sindicales por quienes han querido que seamos nosotros y no otros, quienes representemos sus intereses. Plataforma que incluye alguna propuesta similar a las presentadas por el sindicalismo institucional, pero que nosotros, lejos de renunciar a ellas, si defenderemos con firmeza y convicción, tanto en la mesa de negociación, como en la calle, llegado el caso.

Somos conscientes que los tiempos que corren no están siendo fáciles, sobre todo para las personas, es por ello, por lo que no nos parece de recibo que una de las partes, y no una cualquiera sino la patronal bancaria, aprovechando la mansedumbre y el apesebramiento de quienes supuestamente debieran defender los derechos de la plantilla, quiera aprovecharlos en beneficio propio y en el de su accionariado, mayormente compuesto por fondos buitres que buscan rentabilidad inmediata, sin importarle cómo y a cuántos hay que dejar por el camino para conseguirla.

La próxima reunión está fijada para el 10 de septiembre. Desde CGT creemos necesario desterrar definitivamente a la marmota y trabajar en serio en pos de conseguir un nuevo convenio, que mejore y ponga al día las condiciones laborales de los miles de personas que trabajan en el sector bancario, que han visto como convenio a convenio estas han sido recortadas con la complicidad de los sindicatos de siempre.

Comparte:
Share