¡¡ AFILIATE !!

Estatutos  -  Estatutoak
Estatutos CGT
Síguenos en
 

Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
  Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari






21 de octubre Huelga
Urriak 21 Greba


Manual emplead@s del hogar










Calendario Laboral




Rojo y Negro Televisión




Manual de lenguaje integrador no sexista

La Plataforma #RegularizacionYa-Bizkaia denuncia la imposibilidad de conseguir una cita en la oficina de extranjería de Bilbao

La situación de las personas migradas frente a la pandemia y la crisis económica no solo no mejora, sino que es cada día peor. Las personas en situación administrativa irregular contemplamos como el tiempo pasa y la regularización no llega y cada vez se complica más.

En un momento tan paradójico como el actual en el que casi todo funciona con cita previa, resulta humillante que para todo lo relacionado con extranjería, estas citas son imposibles de conseguir, y sin citas no pueden realizar trámites esenciales para la vida cotidiana.

– No pueden solicitar el permiso de residencia y trabajo por arraigo social, a pesar de que por fin hayamos conseguido cumplir con todos los requisitos.

– No pueden conseguir renovar nuestros documentos de identidad, lo que nos imposibilita poder firmar un contrato de trabajo, el alta en la seguridad social, e incluso cobrar nuestro sueldo.

– No pueden viajar a visitar a sus familiares y tantos otros inconvenientes. En resumen sin citas no pueden ejercer sus derechos.

El motivo principal de la falta de citas es la falta de personal para atender el volumen de la demanda. Es un problema crónico, agravado por las medidas contra el coronavirus, que la administración no ha querido ni quiere resolver. Y esto no es un hecho aislado en la carrera de obstáculos que se pone en el camino de las personas migradas, así se suma al miedo permanente de la expulsiones, a la reapertura de los CIES y a la ley de extranjería, creándose las condiciones para todo tipo de negocios y mafias en diferentes escalas, como ejemplo llegar a pagar hasta 300 euros por un padrón, un subarriendo o una cita al precio que sea.

Mucho se habla socialmente de corrupción. Aquí tenemos un caso flagrante. Tanto el gobierno español como el gobierno vasco son conscientes pero no hay VOLUNTAD política para actuar.

Puede que el virus no entienda de clases, pero las políticas de los gobiernos y la legislación discriminatoria sí que entienden, y se llama Racismo Institucional.

En estas circunstancias, exigen, que se aumente el personal para agilizar la situación, prórrogas el tiempo necesario hasta la obtención del documento y castigar las mafias que negocian con la precariedad de las personas migradas.

Sin papeles, sin padrón, sin subsidios, sin trabajo o con uno extremadamente precario… está claro que les están dejando atrás.

No pueden permanecer impasibles, ni las personas migradas ni el conjunto de la sociedad. Exigen sus derechos y  un trato digno e igualitario.

Comparte:
Share

Comentarios cerrados