Iniciativa Ciudadana Europea para que las patentes de las farmacéuticas mientras dure la pandemia estén bajo el control público ¡¡FIRMA!!

El COVID-19 se propaga como un incendio. Las soluciones deben llegar más rápido. Nadie estará seguro/a hasta que todo el mundo tenga acceso a tratamientos y vacunas seguros y efectivos. Todos y todas tenemos derecho a una cura.

Firma esta Iniciativa Ciudadana Europea y asegúrate de que la Comisión Europea hace todo lo que está en su mano para que las vacunas y tratamientos sean considerados un bien público global, accesible a todos y todas de manera gratuita.

Objetivos

Visto el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea y, en particular, sus artículos 114, 118 y 168, pedimos a la Comisión Europea que proponga cuanta legislación sea necesaria para:

– velar por que los derechos de propiedad intelectual, incluidas las patentes, no dificulten la accesibilidad o la disponibilidad de cualquier futura vacuna o tratamiento para la COVID-19;

– velar por que la legislación de la UE sobre los datos y la exclusividad comercial no limite la eficacia inmediata de las licencias obligatorias expedidas por los Estados miembros;

– introducir la obligación jurídica de los beneficiarios de fondos de la UE de compartir conocimientos en materia de tecnología sanitaria, la propiedad intelectual o los datos de un consorcio de tecnología o patentes en relación con la COVID-19;

– introducir obligaciones jurídicas para los beneficiarios de los fondos de la UE en materia de transparencia de las contribuciones públicas y los costes de producción, así como cláusulas de accesibilidad y asequibilidad combinadas con licencias no exclusivas.

CONSIDERACIONES

Las pandemias no deberían generar beneficios. Queremos una vacuna y un tratamiento para todos, ya que, ante una pandemia, toda persona tiene derecho a la cura. Una amenaza colectiva requiere una respuesta colectiva. Investigadores de todo el mundo están desarrollando vacunas y tratamientos, a menudo utilizando enormes cantidades de dinero público. No debe permitirse que los derechos de propiedad intelectual, como las patentes, limiten la accesibilidad rápida a vacunas y tratamientos para todos.

Queremos garantizar que el acceso a las vacunas, los medios de diagnóstico y las terapias relacionados con la COVID-19 no se vea obstaculizado por derechos de propiedad intelectual o restricciones indebidas similares. Las grandes empresas farmacéuticas no deberían beneficiarse de esta pandemia a expensas de la salud de las personas. El Dr. Jonas Salk introdujo en el mercado su vacuna antipoliomielítica libre de patentes. En cambio, en la década de 1990, las multinacionales farmacéuticas utilizaron patentes para el tratamiento del VIH a fin de cobrar precios exorbitantes por sus productos. Se sacrificaron millones de vidas. El Gobierno sudafricano, liderado por Nelson Mandela, optó por la concesión de licencias no voluntarias para promover equivalentes genéricos asequibles y de calidad.

En consonancia con la promesa de hacer que la vacuna sea un bien común universal, hecha por la presidenta de la Comisión Europea, la UE también tiene anteponer la salud pública al beneficio privado. Queremos que las vacunas y los tratamientos contra las pandemias se conviertan en un bien público mundial, de libre acceso para todos.

FIRMA 

Comparte:
Share