¡¡ AFILIATE !!

VEN A CONOCERNOS:
C/ Bailén 7-Entresuelo
Dptos 2,3 y 4 48003 Bilbao
Tf: 944169540, fax: 944165151

Email: gestamp@cgt-lkn.eus >


Estatutos  -  Estatutoak

     




Vídeo SOBRE LAS MÚTUAS












¡¡ SUSCRIBETE !!

Album Fotos Beltza
Multimedia CGT-LKN







Asociación Germinal


CARTA DE UN JEFE

¡Hola idiotas!

Mi nombre es Humberto Dopamí.
He sido jefe durante 30 años en una gran empresa. Nunca pensé que las personas que tenía  a mi cargo pudieran ser tan sumisas, con tanto miedo y que se arrastraran y suplicaran de esa manera.
Les he robado, mentido, sancionado, despedido….y me siguen saludando, hablando e incluso me sonríen.
Siempre les he hecho trabajar más tiempo de la jornada habitual sin pagárselo, les he descontado dinero de la nómina cuando hacían algo que no era de mi gusto, les he chillado, insultado, difamado y amenazado durante muchos años, y ni se inmutaron.
Cuando querían hacer elecciones sindicales, yo mismo con mis mandos intermedios, organizaba las candidaturas y se colocaban en las listas de los sindicatos que yo elegía, y en el orden que yo les ordenaba.
Así la negociación del convenio era hasta divertida para mí. Porque los representantes sindicales convencían a la mayoría de que no se podía pedir mucho porque podíamos arruinar a la empresa o que si les subían mucho el salario, no seríamos competitivos.
De esta manera, después de 30 años, mis pringaos están cobrando menos de 1.000 euros al mes.  Y yo me he forrado.
Les quité la paga de beneficios, les quité la antigüedad, les quité la dignidad y firmaron todos y cada uno de los convenios (y eran una mierda), con la aprobación de la mayoría de los currelas.
Bueno, la verdad es que todos no eran unos cagaos obedientes. Me ha tocado pelear con alguna oveja descarriada, porque los muy cabrones me denunciaban e intentaban convencer a los demás para luchar por mejorar las condiciones salariales y sociales.
Estos cabrones que me denunciaban, pedían autogestión, solidaridad y apoyo mutuo.
Hay que ser idiotas para pedir eso, sabiendo que la mayoría es egoísta e insolidaria y le importa un pepino lo que le pase al resto.
Además con el curso que impartimos, de “difama que algo queda” casi nadie quería arrimarse a los que me denunciaban. Logré que no tuvieran nunca el apoyo de la mayoría, e incluso que les amenazaran sus propios compañeros por denunciar a la empresa.
Además, mis mandos intermedios estaban bien entrenados y pagados para desarmar todo tipo de lucha.
Era muy fácil. En cuanto prometíamos promociones, algún incentivo o enchufar a algún familiar, casi todos comían de mi mano.
Logré crear tantas categorías que no había dos personas que cobraran lo mismo.
Divide y vencerás. Y yo vencí. Porque con el dinero que no les daba a los trabajadores, me dí y me estoy dando una vida de lujo. Y la mayoría lo comprende y le parece bien.
Consejo para los demás jefes: Poner en práctica mis métodos, porque los currelas son tan idiotas que seguirán actuando como hasta ahora. Por un poco de pasta, una promoción o un familiar enchufado, son capaces de perder hasta la dignidad.
Con el dinero que les quité un mes, coloqué una placa de plata (la del principio de la carta), en la entrada de la empresa, que decía:
 
 
“Si a los demás les va mal,  a mi me da igual”
“Si a mi me va bien, a los demás que les den”
 
VIVA EL CAPITALISMO.

 
¡VIVA!
Share

Deja un comentario

Puede utilizar estas etiquetas HTML

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  

  

  

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.