La violencia machista se ceba esta vez con una mujer inmigrante en Mungia.

 

IMG_6404Hoy, en la plaza Arriaga, de Bilbao, ha tenido lugar una concentración de rechazo e indignación por el asesinato de Andina, a manos de su ex pareja. Mujer inmigrante, madre de dos hijos, nacida en Brasil y vecina de Mungia, ha sido una de las últimas víctimas de esta violencia machista-terrorista incontrolable.

Ni 8 de Marzo , ni 25 de Noviembre, la violencia  contra las mujeres no desciende. A este problema se  le está dando un tratamiento individual, cuando es un grave problema social. Las instituciones solamente reaccionan cuando ocurre una tragedia. Entonces salen a la calle: a hacerse la foto. ¿Pero donde están los recursos para poner freno a estos desvarios?

En el estado el año pasado fueron asesinadas 48 mujeres por sus parejas o ex parejas. En las últimas 48 horas han sido asesinadas 4 mujeres. En lo que llevamos de año la lista mortal lleva 17 nombres escritos. Hay un dato preocupante que debería alertarnos: Tan solo el 0,4% de la población española considera la violencia machista como una de las tres lacras principales.

Hay machismo para rato, sentenció el sociólogo Javier Elzo en la clausura del II Congreso contra la Violencia de Género celebrado el año pasado en Bilbao:”Solo hace falta ver qué revistas leen los adolescentes de 15 a 18 años; son dos mundos distintos. Tenemos jóvenes machistas porque la sociedad es muy machista”. El maltrato “más importante” y sobre el que hay que “poner el foco” es el que se produce en el ámbito familiar, porque es continuado y porque el maltratador es un persona adulta que, en teoría, te quiere

También en la esfera de las relaciones con amigos y conocidos, el sociólogo ha aludido a la sexualidad y ha criticado que la educación sexual que se imparte en la actualidad consista únicamente en “enseñar cómo mantener relaciones sexuales seguras y placenteras”. “Eso está muy bien, pero no basta” ha dicho y ha explicado que “hace falta un tipo de educación sexual que hable de placer, pero también de entrega y fusión de dos cuerpos, de intimidad, de conocimiento”.

Pero, sobre todo, tenemos una necesidad urgente de educar en el respeto a todas las personas. De aceptar las decisiones que libremente tomen y de que  “algunos individuos” aprendan que las mujeres son iguales que ellos y no necesitan dueños que las compren, las vendan o las maten.

Comparte:
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.