La manifestación del 8 de Marzo, se convierte en un clamor contra el proyecto de reforma de la Ley del Aborto

P1010114Varios miles de personas en su mayoría mujeres, en cantidad muy superior al de años anteriores se manifestaron por las calles de Bilbao detrás de una pancarta unitaria de la Coordinadora  Feminista,  con el lema: “El derecho a decidir es nuestro”. En un ambiente de bullicio generalizado se corearon diversas consignas en favor del aborto libre y gratuito, como: “Abortatzeko eskubidea”, “Nosotras parimos, nosotras decidimos” y otras: ” Al PP la sotana se le ve”, “Vamos a quemar la conferencia episcopal, por machista y patriarcal”, “Fuera los rosarios de nuestros ovarios”, “Queremos empleo, trabajo nos sobra”, “Si los obispos parieran, el aborto sacramento” ….

Al final de la manifestación se leyó un comunicado en euskera y castellano, donde se denunció  que  vivimos en un momento de extrema gravedad: la alianza histórica entre poder político, económico y religioso – ideológico ha cobrado una gran fuerza para tratar de imponer y recrudecer el sistema heteropatriarcal, profundamente regresivo, lo que se traduce en un ataque sin precedentes a los derechos de las mujeres ganados a pulso durante décadas, van acompañados de un discurso retrógrado que pretende volver a colocar a las mujeres como menores de edad, sin capacidad de decisión y condenadas a una vida cada vez más precaria.

Este retroceso en derechos ha culminado en el proyecto de reforma de la ley del aborto, que supone una auténtica  declaración de guerra contra nosotras, las mujeres y es un modelo de feminidad que todas debemos cumplir. Mujeres cuya función principal es reproducirnos, por supuesto dentro del marco de la heterosexulaidad. Todas aquellas que nos salimos de este modelo de feminidad seremos castigadas de diversas formas.

Esta reforma de la ley del aborto, ultraconservadora y dictada por los poderes de la iglesia católica, nos niega  derecho a decidir sobre nuestras vidas y nuestros cuerpos, nos humilla y desprecia al obligarnos a ser madres contra nuestra voluntad.. Nos quieren sumisas, serviles y calladas.

Por ello exigimos el derecho a decidir sobre nuestro cuerpo. Porque el derecho al aborto se inscribe en el marco de los derechos de las mujeres, de los derechos humanos, de la justicia social y de todos los derechos asociados a estos:  la dignidad,  la vida, la salud,  libertad,  igualdad,  privacidad y autonomía.

Queremos el derecho a decidir en dignidad, sintiendo el respeto de sociedad  e instituciones ante las decisiones propias que correspondan al proyecto de vida de cada persona. Queremos tener  una vida digna, basada en el reparto equitativo de la riqueza y del trabajo, tanto productivo como reproductivo, y en la que se garantice el derecho  al cuidado sin que recaiga obligatoriamente en las mujeres.

Exigimos el derecho a una red sanitaria pública accesible a todas las mujeres y sus necesidades concretas; independientemente de que quieran ser madres o no. Queremos poder decidir en libertad cómo vivir nuestros cuerpos, nuestros deseos y nuestra sexualidad libres de violencia sexista.  Porque las mujeres  somos dueñas de nuestra vida, una vida que merezca ser vivida.

Comparte:
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.