ENTREVISTA MIGUEL FADRIQUE, SECRETARIO GENERAL DE LA FEDERACIÓN METALÚRGICA DE LA CGT (FESIM)

El conflicto de Nissan, aún vivo, ha tenido un acuerdo el 5 de agosto, firmado por la CGT. ¿Cuáles han sido los motivos para su firma?

Es importante empezar diciendo que nosotros jamás podremos estar contentos con un acuerdo que supone la marcha de una multinacional como Nissan, que llevaba instalada desde hace décadas en Barcelona, generando miles de puestos de trabajo, y recibiendo subvenciones y ayudas públicas incalculables.

No ha sido ni una situación fácil, ni una decisión fácil para la sección sindical de CGT en Nissan. Seguramente lo más fácil para la sección sindical de Nissan, con la parte tan pequeña de la representación que sustenta, hubiera sido el no firmar el acuerdo, exponer públicamente que la CGT no firma ningún ERE, y cerrar este conflicto con la firma de los sindicatos mayoritarios por un lado, y con nuestro rechazo por otro.

Pero seamos sensatos, y sobre todo, tengamos cabeza, ¿qué conseguíamos con eso? Desde mi punto de vista, no conseguíamos absolutamente nada. Mejor dicho, conseguíamos no estar en la mesa de reindustrialización, y dejar la parte más importante del acuerdo, y la que habla del futuro de miles de trabajadoras y trabajadores, en manos de las instituciones y de los sindicatos mayoritarios, que a pesar de su comportamiento durante todo el conflicto de Nissan, los conocemos de sobra, y sabemos de lo que son capaces cuando se les deja solos en este tipo de situación.

En resumen, el principal motivo por el que CGT ha firmado el acuerdo, no es el que el acuerdo dé una cobertura económica a toda la plantilla de Nissan de una forma u otra, sino que el motivo es el de tener presencia de igual a igual en la mesa de reindustrialización, que ya está formada y ya ha celebrado la primera reunión el 2 de septiembre, sin olvidar que el acuerdo fue votado de manera prácticamente unánime por la plantilla de Nissan en asamblea.

El acuerdo de reindustrialización ¿en qué consiste?

El acuerdo de reindustrialización no es ni más ni menos que la llegada de nuevos inversores, los cuales se van a hacer cargo tanto de las factorías de Nissan, como de la parte de las plantillas que no se ven afectadas por prejubilaciones.

“Lo firmado en el acuerdo
pone a Nissan contra las
cuerdas y no le permite otra
salida que no pase por la
reindustrialización”

La FESIM-CGT ha presentado una propuesta de socialización de la planta de Nissan, junto a otras organizaciones. ¿Qué objetivos tiene?

El objetivo principal de dicha propuesta es poner encima de la mesa un proyecto ecológico y socializante más que necesario en el momento en el que fue presentado, ya que hasta la fecha de su presentación, nadie había movido  un solo dedo. Nadie estaba planteando inguna alternativa que no fuera la de cerrar Nissan en diciembre de este año y que todas sus plantillas se fueran a la calle.  Aunque por desgracia este proyectoha quedado en un segundo plano con la firma del acuerdo, los aspectos de reindustrialización del acuerdo no pueden quedar en el olvido, y desde CGT lo vamos a poner encima de la mesa durante todo el proceso de reindustrialización.

Tampoco hay que olvidar que este proyecto tiene que servir de ejemplo y de modelo para situaciones similares que por desgracia nos vamos a encontrar en el futuro. Ya lo dijimos en su día; esto no es un proyecto sólo para Nissan, sino que es un proyecto para reformar toda la industrialización del Estado español.

La decisión de Acciona, la subcontrata más numerosa, de romper el contrato con Nissan y despedir a más de 500 personas, ¿cómo la afrontáis?

Conociendo a la dirección de Acciona, y viendo su comportamiento con la plantilla en los últimos años, es algo que no sorprende. El verdadero problema de la plantilla de Acciona no es sólo el ERE que tiene puesto encima de la mesa, sino el engaño al que ha sido sometida media plantilla, a través de un colectivo de abogados que están jugando a ser sindicalistas, y lo único que han hecho hasta ahora es engañar a quien  dicen defender, haciéndoles pasar por caja para llevar a cabo esa supuesta defensa, anteponiendo dinero al mantenimiento de los puestos de trabajo y a que la plantilla de Acciona entre dentro de los planes de reindustrialización.

El pasado 5 de agosto lo dijimos claramente, es el momento de las plantillas de las subcontratas y proveedoras, de su lucha para seguir vinculadas a las empresas que van a llegar. Y esa lucha sólo se va a ganar si, como en Nissan, la unidad de las plantillas y de los comités se mantiene intacta.

La situación de pandemia, ¿cómo puede afectar a un acuerdo que es vigente hasta 31 de diciembre de 2021?

Claro que puede afectar la pandemia. Pero entendemos que lo firmado en el acuerdo pone a Nissan contra las cuerdas y no le permite otra salida que no pase por la reindustrialización, antes de esa fecha.

¿Cómo valoráis los casi 100 días de huelga de la plantilla de Nissan y la unidad de acción con los sindicatos mayoritarios?

Los casi cien días de huelga en Nissan van a pasar a la historia, de  eso estoy seguro. Sobre el comportamiento y la unidad de acción con los sindicatos mayoritarios hay que dejarlo claro: ha sido sorprendente.

No estamos acostumbrados  esto, y desde fuera muchos esperaban el momento en que la unidad sindical se rompiera  y que cada uno fuera por su lado.

Por suerte, ese momento no ha llegado. CGT ha tenido un papel  fundamental en esa unión y en toda esta lucha; al igual que ha tenido un papel fundamental para llegar a la situación en la que nos encontramos ahora mismo.

¿Creéis que el caso de Nissan es un precedente que se puede extender a otras empresas del auto y del metal, como ya ha sido en Motherson o Nobel Plásticos?

En su inicio el caso de Nissan pretendía ser el precedente y el modelo a seguir en otras empresas. Creemos que gracias a la unidad de acción y a la lucha que se ha llevado a cabo, hemos revertido esa situación y hemos pasado de que Nissan sea un modelo a seguir por las direcciones de empresas, a que lo que va ser un modelo a seguir es la lucha de la plantilla de Nissan y la unidad de acción que se ha llevado a cabo en este conflicto.

 

¿Qué perspectivas veis en el futuro del sector del automóvil y en la acción de la CGT del metal?

El sector del metal está siendo uno de los mas atacados en la actualidad; ya no solo es Nissan, también es Ford, Alestis, Airbus, Motherson…

Nos quieren hacer ver que la situación es mala, y están aprovechando la pandemia para anunciar más ERE y recortes. La realidad es que las producciones en el sector, en su inmensa mayoría, están a los niveles de febrero, o incluso en algunas multinacionales esas producciones se están aumentando.

Desde CGT lo tenemos claro: no vamos a permitir que utilicen la pandemia para justificar ni un solo despido y ni un solo recorte, nos tendrán enfrente, como siempre, y con más ganas que nunca de luchar.

Redacción RyN

Comparte:
Share