¡¡ AFILIATE !!

Estatutos  -  Estatutoak
Estatutos CGT
Síguenos en
 

Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari














Calendario Laboral




Rojo y Negro Televisión




Manual de lenguaje integrador no sexista

La receta del Banco de España ante la crisis: ajustes del gasto y mochila austríaca

Ante una crisis sin precedentes, el Banco de España aconseja aumentar impuestos, reformar el sistema de pensiones y flexibilizar aun más el mercado laboral.

Este martes se han conocido los datos del INE (Instituto Nacional de Estadísticas) que confirman una caída histórica en la economía española. Ante esto, el Banco de España ha emitido un informe donde recomienda gastar ahora, pero ajustar las cuentas más adelante, para contener el aumento de la deuda. ¿La receta? Eliminar tipos reducidos del IVA, crear impuestos especiales, revisar el gasto público y reformar la Seguridad Social. ¿Quién lo pagará? Los de siempre.

El producto interior bruto cayó entre un 5,2% entre enero y marzo, la mayor caída que se ha registrado nunca desde 1970, cuando comienza la serie estadística del INE. La única comparación posible es con los años posteriores a la Guerra Civil. Aún más duro será el dato de la caída en el segundo trimestre, ya en pleno confinamiento. El Banco de España calcula que la caída en este trimestre será del 20%, algo que se confirmará en unas semanas.

La caída se registra en todos los índices, ya que el consumo de los hogares se redujo un 6,6% y la inversión un 5,1%. Discriminado por sectores, el más golpeado fue el relacionado con el comercio, transporte y hostelería, con una caída del 11,1%, mientras que la construcción se retrajo en un 6,8% durante el primer trimestre.

Es el retroceso de la economía más importante desde el segundo trimestre de 2009, cuando el PIB retrocedió un 4,4% interanual. En cambio, desde 2013 los resultados habían sido positivos.

Hace unos días el FMI también hizo pronósticos catastróficos para el Estado español, anunciando que la economía se contraerá este año un 12,8 %, la mayor caída entre los países más avanzados, debido a la pandemia del coronavirus, mientras que el déficit español se disparará al 13,8 % este año y la deuda rozará el 124 %.

En este contexto, los pronósticos del Banco de España son que, sin un ajuste fiscal, la deuda pública alcanzará el 120% del PIB este año y se mantendrá por encima del 110% hasta 2030.

La lógica que recomiendan es “gastar ahora”, pero “ajustar después”. “En este momento no caben dudas: la política fiscal tiene que actuar de forma contundente para salvar empleos y empresas, y evitar así enormes costes sociales y económicos a medio y largo plazo”, afirma el gobernador del Banco de España, Hernández de Cos. “Pero una vez superada la crisis, nos encontraremos con el mayor nivel de deuda pública en muchas décadas. Tendremos entonces que embarcarnos en reformas presupuestarias profundas que reduzcan el endeudamiento y den margen para afrontar posibles dificultades futuras”.

En el recetario del Banco de España se encuentran otras recetas picantes, como aumentar la flexibilidad del mercado laboral (aumentar la precariedad) e implementar la mochila austríaca, para que sea el propio trabajador el que financia su despido por adelantado -una medida que también es del gusto de la ministra Nadia Calviño.

Todo apunta a que, aunque en lo inmediato el establishment deja de lado las políticas de recortes y ajustes directos que aplicaron después de la crisis del 2008, el momento del ajuste va a llegar. Y, mientras tanto, la situación es crítica para millones de trabajadores que están sin ingresos, en el paro, o con el temor a que los ERTEs se transformen en EREs.

Una vez más, será necesario oponer a estas recetas, un programa de salida obrera y popular a la crisis, apuntando a las ganancias de los grandes capitalistas, con impuestos a las grandes fortunas, reducción de la jornada laboral con igual salario, e inversión masiva en sanidad y educación para poder garantizar la salud de la población.

Fuente 

Comparte:
Share

Comentarios cerrados