¡¡ AFILIATE !!

VEN A CONOCERNOS:
C/ Bailén 7-Entresuelo
Dptos 2,3 y 4 48003 Bilbao
Tf: 944169540, fax: 944165151

Email: gestamp@cgt-lkn.eus >


Estatutos  -  Estatutoak












Qué es realmente un plan de pensiones explicado para trabajadores

Resultado de imagen de cerdito pensiones

La primera en la frente:

Un plan de pensiones no es una pensión

 El nombre “pensión” lo pusieron ahí con calzador simplemente para vender la moto, es decir para que los trabajadores se crean que suscribiendo un plan de pensiones tendrán otra pensión de jubilación pero por lo privado en vez de por la SS. Pero sencillamente no es así por la misma razón que una guitarra no es lo mismo que una maceta.

Una pensión de jubilación de la SS es un pago mensual que te hará la SS cuando te jubiles durante un tiempo ilimitado y por un importe que dependerá de tus bases de cotización anteriores a la jubilación, es decir del dinero que tus empleadores y tú hayáis cotizado en el pasado para pagar las pensiones de jubilación de los que se jubilaron antes que tú y otras prestaciones de la SS como el paro. Es decir que incluso es posible que la SS acabe pagando una cantidad total mayor de la cotizada en algunos casos, porque el jubilado viviera muchos años e incluso porque existen las pensiones no contributivas y las de viudedad. Casos que obviamente se compensan con la mayoría de otros casos que no son así. En cambio, un plan de pensiones privado consiste en meter un dinero cada mes en un fondo de pensiones sin poder sacarlo antes de la jubilación salvo excepciones y después sacarlo de golpe o poco a poco hasta que se acabe

Es decir que el dinero que cobrarías de tu pensión de jubilación de la SS lo pondría la SS, no tú, sacándolo de las cotizaciones de los trabajadores futuros. En cambio el dinero que cobrarías del plan de pensiones privado no sería otro que el que tú mismo hubieras metido antes. Una guitarra es una cosa que suena. Una maceta es una cosa para poner plantas. Por eso el sistema público es un sistema de reparto, en el que entre todos los cotizantes pagan las pensiones de los jubilados y por eso se pueden pagar pensiones no contributivas y de viuedad, entre otras prestaciones de la SS. Por eso el sistema privado, que ni siquiera es un sistema de jubilación realmente, es un sistema de capitalización en el que cada uno se paga lo suyo. Por eso lo defienden los que lo defienden.

¿Entonces por qué lo llaman plan de pensiones? Nos ha fastidiado, porque nadie lo suscribiría si lo llamaran algo así como “plan de ahorro para la jubilación” pero sin poder sacar el dinero hasta dicha jubilación y metiéndolo en un fondo de inversión expuesto a riesgos. Además, al llamarlo plan de pensiones se establece una especie de vinculación psicológica con el sistema público de jubilaciones de la SS. El que suscribe un plan de pensiones puede creer que está algo así como ayudando o complementando al sistema público y puede que se haya creído todas las milongas esas de que el sistema no es sostenible. etc. etc. “Como ahora tengo dinero pago para luego me den una pensión mayor”. Cuando lo que realmente estaría haciendo en el fondo sería simplemente ahorrar en un fondo de inversiones.            Es decir, que no serán pocos los que realmente no tengan ni la más mínima puñetera idea de lo que hayan firmado porque solo habrán visto el folleto en el que salían dos abuelitos de esos guapos, modernos y descalzos, porque si vas descalzo es que molas un montón y tienes la vida asegurada porque confiaste en quien hace el folleto, que puede que te hable de las siguientes ventajas típicas de los planes de pensiones:

  • El dinero que se mete en ellos no paga IRPF. Es decir que si un año ganaras 20.000€ y hubieras pagado 2.000€ de plan de pensiones pagarías impuestos como si solo hubieras ganado 18.000€. Pero algunos de los que explican esto quizá olviden añadir que cuando saques el dinero después de la jubilación entonces sí que pagarás el IRPF. Es decir que meter una cantidad en un plan de pensiones no evita pagar impuestos de esa cantidad sino que solo retrasa la fecha en la que los pagarás. Con lo que podría pasar que pagaras menos pero también que pagaras más porque dependería de lo que ganaras en total cada año después de jubilarte comparado con lo que ganas ahora, de la “velocidad” a la que sacaras el dinero y de los tipos impositivos que hubiera en en futuro, que nadie conoce incluyendo los que venden planes de pensiones. Además de que actualmente puede que tengas causas de desgravación que después de jubilarte podrías no tener, como los hijos, los abuelos y la hipoteca. Es decir que este rollete del supuesto ahorro fiscal es una simple y típica patada hacia adelante, como el que no tiene dinero para pagar un crédito y entonces pide otro crédito.

 

  • La aportación mensual al plan de pensiones es flexible. Es decir que cada mes puedes meter el dinero que quieras o incluso no meter ninguno, por decirlo sencillamente. Puede que haya hasta alguno que se crea que eso es algo así como cotizar a la SS “a voluntad” pero luego cobrar igual. Pero como es obvio eso sencillamente significa que si metes menos luego cobras menos, porque lo que cobrarás después de jubilarte será lo que tú mismo hayas metido antes de jubilarte porque habitualmente el dinero no crece en los árboles. Además puede que alguno de los que venda planes de pensiones olvide comentar el curioso e insignificante detalle de que los precios tienen la mala costumbre de subir todos los años, por lo que no es igual cobrar hoy 2.000€ que cobrarlos dentro de 20 años.

 

  • Es una inversión, de forma que luego sacarás lo que hayas metido más los intereses que te haya generado. Entonces alguno incluso puede que se crea que cuando se jubile será millonario porque su dinero lo va a coger Richard Gere para construir barcos porque le ha dicho Julia Roberts que así mola más. Pero a lo mejor no le cuentan que como toda inversión un plan de pensiones está sujeto a riesgo. No solo riesgo de no ganar sino también riesgo de perder todo o parte de lo invertido. Claro que existen los planes de pensiones de bajo riesgo pero esos tampoco aseguran no solo rentabilidad alguna sino ni siquiera el capital inicial. Existen los llamados planes con garantía en los que el banco asegura una cantidad X a fecha Y, pero a cambio de un compromiso de permanencia. No cabe descartar que verbalmente alguien te repita una y mil veces que no hay riesgo con su “plan de pensiones tesientasenelsofaycobras”, pero a lo mejor en el folleto escrito pone por ahí aquello de “rentabilidades pasadas no aseguran rentabilidades futuras” debajo del gráfico supermolón de lineas de esas que suben que han hecho con el Excel con la opción de sombreado 3D o como se diga.

Por otro lado, no hay que olvidar que los planes de pensiones tienen comisiones sobre el capital depositado en el mismo. Por ejemplo meter dinero en un plan de pensiones con comisiones del 1,75% sería sencillamente meterlo en un curioso producto de inversión que no solo no garantiza ganancias sino que sí que garantiza pérdidas del 1,75% anual. Es decir “invertir” dinero al -1,75%, ni más ni menos. Si a eso le sumamos, por ejemplo, una subida media de los precios (IPC) del 2% anual tendremos el dinero a un tipo de interés inicial del -3,75%, con lo que la supuesta rentabilidad del plan tendría que superar ese porcentaje negativo para compensar… pero resulta que rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras, que lo pone en el folleto. Puede que también se olviden de decirte que probablemente el plan del folleto tenga comisiones sobre el capital pero no sobre las ganancias, lo que querría decir sencillamente que les daría lo mismo que ganaras o perdieras porque ellos cobrarían igual. Ya lo dijo Leonardo Dicaprio en la película esa del follarín de la bolsa, que el truco era cobrar comisión por comprar pero también por vender y así se gana siempre y el riesgo es de otro.

¿Todo esto quiere decir que de nada sirve ahorrar? Todo lo contrario. Pero una cosa es ahorrar y otra cosa es un plan de pensiones, por la misma razón que una guitarra tampoco es lo mismo que una paella.

El ahorro es lo mejor que puede hacer cualquier trabajador,  pero bajo su control. Por ejemplo el dinerito metido en un simple depósito o cuenta remunerada de libre disposición, que ahora rentan muy poco pero que en un pasado muy reciente no eran pocas las que estaban al 6% o incluso más. El futuro a medio y largo plazo de los tipos de interés de los depósitos no lo conoce tampoco nadie, incluyendo los que venden planes de pensiones. Por no hablar del dinerito en el colchón, que iría perdiendo valor poco a poco con la subida del IPC pero al menos el colchón no cobra comisiones. Por ejemplo, el trabajador que tenga ahorrado el salario de 2 años quizá se pueda permitir algo tan sencillo como mandar a su jefe a la mierda cuando lo considere necesario y conveniente y sobre todo permitirse no hacer lo que no tenga obligación de hacer y si no les gusta que le despidan pero pagando sin negociar rebajas en la indemnización

. Contra el trabajador con ahorros no cabe acoso laboral, ni pagarle menos del salario correcto ni imponerle horas extras ilegales

. Dicho sea al revés: contra el trabajador sin ahorros cabe todo eso y más. Por eso se inventó el sistema consumista, por el cual muchos trabajadores repiten cuñadeces tales como que “el dinero en el banco no sirve de nada” o “el dinero no sirve de nada si no te lo gastas”. Tíos y tías de 40 o 50 años “razonando” de la misma forma que el niño pequeño con las chuches.

Tienes a tu disposición el servicio profesional de consultas laborales privadas solo para trabajadores sin necesidad de decir en qué empresa trabajas y el libro “Tus Derechos en el Trabajo” (publicado y a la venta por la editorial Lulu). En Laboro se publican regularmente artículos sobre derechos de los trabajadores y puedes suscribirte gratis para recibirlos por email. En el menú principal al principio de la página tienes un listado de artículos ordenados por tema. Al final y al principio de este artículo tienes botones para compartirlo en las redes sociales.

 

Fuente de información: http://laboro-spain.blogspot.com.es

 

Share

Comentarios cerrados