ESTÁ CLARO; NOS HA SALIDO BOCAZAS

Ya se está convirtiendo en un clásico. Como con el paso de los años se ha convertido en un clásico comer las doce uvas en Nochevieja para dar la entrada del nuevo año, o que en la Semana Santa Leonesa, celebren San Genarín en honor a Genaro, un paisano aficionado al orujo y los burdeles, en el sector del auto ya se está convirtiendo en un clásico que José Vicente de los Mozos, presidente de ANFAC y presidente de Renault España, cada ciertos meses, lance por su boca una nueva estupidez en forma de amenaza y con aires de “tengo razón, porque soy Dios”.

Estamos investigando si es que el “bueno” de De Los Mozos ha caído en los mismos vicios que su vecino Leonés, o es que simplemente este Señor (por llamarle de alguna forma) no tiene ningún tipo de escrúpulos y es capaz de hacer este tipo de declaraciones en mitad de la mayor crisis sanitaria y económica que ha vivido el planeta en los últimos cien años, en la que recordamos que sólo en el estado español, han fallecido más de

30.000 personas, sin olvidarnos de la situación por la que están pasando las 25.000 familias afectadas por el anuncio de cierre de Nissan, precisamente una multinacional del sector que este personaje representa.

Como nos decantamos más por la segunda opción que por la primera (aunque no la descartamos), vamos a dejarnos de bromitas al respecto y vamos a exponer lo que para la CGT supone esta nueva amenaza al sector. Y por supuesto, vamos a dejar bien claro que se va a encontrar de frente con la CGT.

Estas declaraciones, sumadas a las que ya soltó De Los Mozos por la boca al inicio de la pandemia del COVID-19 y que vaticinaban lo que está pasando en Nissan; no son más que parte del circo que desde el capitalismo y las grandes multinacionales están montando de cara a las negociaciones de los nuevos convenios, o como ellos denominan ahora “planes industriales”.

Si hasta hace unos años usaban la amenaza de deslocalizar los productos que se fabrican para que sus sindicatos domesticados firmaran cuantos recortes les pusieran encima de la mesa, en esta ocasión no les va hacer falta ni eso, ya que la falta de escrúpulos y el cinismo de estas multinacionales, las están llevando a aprovecharse de la crisis del COVID-19, para intentar recortar derechos laborales a unas plantillas que llevan décadas ya perdiéndolos.

Esto por desgracia se veía venir; sabemos de lo que son capaces y sabemos hasta dónde pueden llegar. Por eso, nos preguntamos: ¿Qué va hacer la clase trabajadora frente a esto? ¿Cuál va a ser la postura de los sindicatos que han firmados recortes, convenio tras convenio?

Por parte de la CGT la postura es clara y no es nueva. Es más, esta crisis nos está dando aún más la razón. Es más necesario que nunca el reparto equitativo de la riqueza, la reducción de la jornada a 30h semanales con el mismo salario, la implantación de impuestos a las nuevas tecnologías, la bajada de los ritmos de trabajo y la eliminación por completo de la subcontratación.

Si esta crisis nos está enseñando algo, es que la clase trabajadora debe de luchar para conseguir que trabajemos para vivir y no vivamos para trabajar.

Señor de los Mozos, a la CGT la va a tener de frente, pero no sentada en una mesa dispuesta a firmar lo que la patronal convenga; si no detrás de una barricada defendiendo los derechos de la clase obrera.

Afiliate, 

Comparte:
Share