1.500 pensionistas vascos llevarán a la EPSV Geroa Pentsioak a los tribunales

“Ya hemos tomado la decisión y vamos a llevar a Geroa Pentsioak [sistema vasco complementario de pensiones] a los tribunales. Queremos cobrar el dinero como nosotros decidamos porque es nuestro. ¿Por qué no nos deja Geroa cobrar el dinero que hemos aportado durante nuestra vida laboral en forma de capital y todo de una vez y solo tenemos la posibilidad de cobrar 180 euros mensuales como renta durante 25 años? ¿Qué esconde Geroa? ¿Falta de liquidez? Si no es un corralito, el ‘Euskorralito’, se le parece mucho. Ya estamos buscando abogados que nos lleven el caso”. 

Las palabras de José Mari Lazkano, jubilado guipuzcoano y uno de los socios de la Entidad de Previsión Social Voluntaria (EPSV), que fundó hace ya más de un año la ‘Plataforma de Agraviados por Geroa’ y que aglutina a más de 1.500 personas, no dejan lugar a dudas y, curiosamente, se producen la misma semana que el Pacto de Toledo, en una de sus 20 recomendaciones, y el propio ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, ‘adoptan’ el modelo vasco para toda España. 

Ahora precisamente que en Euskadi, y entre los propios trabajadores, el modelo está más discutido que nunca. ‘Agraviados por Geroa’ nació para dar a conocer a socios trabajadores afiliados en Guipuzcoa la “discriminación existente de Geroa EPSV, que impide hacer el rescate en forma de capital, si el ahorro supera 45.120 euros”, explica la plataforma, desde la que esta misma semana, al conocerse las recomendaciones del Pacto de Toledo, acordadas por todos los partidos con representación parlamentaria con el solo voto en contra de Vox, dicen que “los trabajadores de este país serán engañados nuevamente por el modelo Geroa con la connivencia de empresarios y centrales sindicales.

El modelo Geroa es obligatorio en Guipúzcoa, nada de voluntario, y no permite el rescate a la jubilación en forma de capital si el ahorrador supera la cifra de 45.120 euros. Estaría bien que el ministro Escrivá y la presidenta de la Comisión del Pacto de ToledoMagdalena Valerio, se informaran sobre las demandas que los socios, viudos, viudas, herederos, representados por la plataforma Agraviados por Geroa, hacen a Geroa EPSV”, aseguran estos jubilados y trabajadores guipuzcoanos.

Las EPSV de empleo son entidades que solo existen en el País Vasco. En su día fueron impulsadas por el Ejecutivo autonómico, al que corresponde su supervisión y control, como complemento para la pensión pública del trabajador. En la actualidad existen cuatro que engloban a más de 450.000 trabajadores: la citada Geroa, creada por la patronal guipuzcoana Adegi y los sindicatos LAB, ELA, UGT y CCOO, que la gobiernan de forma paritaria; Lagun Aro, donde están incluidos los cerca de 45.000 trabajadores del Grupo Mondragón; Hazia Elkarkidetza, que agrupa a los funcionarios y trabajadores de las tres diputaciones vascas y los ayuntamientos; e Itzarri, para trabajadores del Gobierno vasco, donde están incluidos por ejemplo la Ertzaintza y los trabajadores del Servicio Vasco de Salud, Osakidetza.

Una de sus singularidades es que el trabajador y su empresa abonan a partes iguales una cantidad mensual que va engordando la ‘bolsa’ para cuando este empleado se jubile. En el caso de Geroa, creada en 1996, cuenta con 113.000 socios de 20 sectores de actividad (de la construcción al textil, pasando por el metal, el comercio o incluso el deporte) y no son voluntarias: si el trabajador realiza su actividad en alguno de los veinte sectores adheridos queda incluido de forma obligatoria en este ‘sui generis’ plan de pensiones privado. Según datos del Gobierno vasco de 2018, en Euskadi hay un total de 77 EPSV, de las que 44 son de empleo y el resto, individuales, con un patrimonio total de casi 13.500 millones, el 32,3% del PIB vasco (casi el cuádruple de lo que que representa el sistema complementario en el conjunto de España, en torno al 9% del PIB). En total, 282.965 trabajadores del País Vasco, el 31% del total, son socios de una EPSV, aunque el porcentaje llega en Guipúzcoa al 61%. 

Los trabajadores afectados, que organizaron una asamblea el pasado 9 de febrero, han llevado a cabo numerosas concentraciones, enviado cartas a la propia Geroa e incluso se han reunido con su presidenta, Nerea Zamacola, representante de la patronal guipuzcoana Adegui, o su vicepresidente, Joseba Villareal, de ELA. Y siempre la respuesta ha sido la misma: si se tienen más de 45.120 euros de capital no se puede cobrar todo el dinero de una vez. Incluso, la gerente de la entidad, Virginia Oregui, declaraba recientemente que ellos “no” son un producto financiero, al no tener ánimo de lucro y son un complemento de la pensión. “El dinero de Geroa, de nuestro fondo de pensiones, no es para pagar la boda de un hijo”, sentenciaba. 

“El dinero que tenemos en Geroa será para pagar lo que nosotros queramos porque es nuestro”, aseguran los socios de la EPSV. “Está a punto de destaparse la mayor estafa o fraude piramidal realizada en el País Vasco… El caso Fórum Filatélico se va a quedar pequeño en comparación con la envergadura de este caso….. Ya solo el nombre de la entidad da lugar a confusión. EPSV, plan de previsión social voluntario… Y resulta que es de obligado cumplimiento… Les he pedido en numerosas ocasiones, que me entreguen la cantidad, que tengo para que pueda gestionarla yo…. Lo único que hacen es especular con nuestro dinero en los mercados financieros”, asegura el socio de Geroa, Ernesto González.

“Lo que ha hecho Geroa es instaurar un ‘corralito’ porque durante 25 años después de jubilarnos nos limitan a una pequeña pensión”, ha explicado a La Información otro de los fundadores de la Plataforma Agraviados por Geroa, Mitxel Piedrafita. “Exigimos a los órganos de gobierno de Geroa (Adegi, ELA, LAB, UGT y CCOO) la modificación urgente de sus estatutos para que cada trabajador pueda elegir libremente la forma de rescatar sus aportaciones, en forma de renta o capital, según le interese, tal y como lo vienen haciendo los trabajadores con una aportación inferior a los 45.120 euros. Hay que acabar con la discriminación que supone para los trabajadores que, con las mismas obligaciones contractuales, les son negados los mismos derechos prestacionales. Por idéntica razón deben de reconducirse situaciones generadas por trabajadores jubilados, incapacitados y viudas que se vieron forzados al rescate en forma de renta sin otra opción posible”, dicen desde la Plataforma.

Mientras, desde Geroa se exhibe músculo financiero cuando hablan de un patrimonio gestionado de más de 2.000 millones de euros y una rentabilidad media anual desde su creación en 1996 del 6,21% anual, aunque este año de la pandemia creada por la SARS-CoV-2 las cosas no van tan bien y la rentabilidad de su fondo el pasado 20 de octubre era del -3,93% en lo que va de año. Incluso, algunas grandes empresas, como ArcelorMittal, ya han ‘amagado’ con suspender las aportaciones a Geroa tal y como refleja la propuesta que realizó la multinacional a los trabajadores en las negociaciones del convenio colectivo de sus plantas de Olaberria y Bergara, el pasado 5 de noviembre de 2019, aunque finalmente la ‘sangre no llegó al río’. 

Para finalizar, un dato: ¿saben cuál es una de las firmas de abogados que ha llamado a la Plataforma de Agraviados por Geroa para interesarse por su situación y se ha ofrecido para llevarles el caso? Martínez-Echevarría & Rivera Abogados. Sí, el mismo, el bufete del que es presidente ejecutivo Albert Rivera, el que fuera líder y fundador de Ciudadanos.

Fuente

Comparte:
Share