¡¡ AFILIATE !!

Estatutos  -  Estatutoak
Estatutos CGT
Síguenos en
 

Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
  Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari






21 de octubre Huelga
Urriak 21 Greba


Manual emplead@s del hogar










Calendario Laboral




Rojo y Negro Televisión




Manual de lenguaje integrador no sexista

Una investigación independiente denuncia que los grandes bancos mundiales lavan cantidades inmensas de dinero sucio

Se trata de los grandes bancos del sistema financiero mundial, según la investigación del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés), que ha hecho público un informe en que muestra cómo los grandes bancos han hecho transacciones con recursos de procedencia ilícita por un valor que supera los dos billones de dólares entre 1999 y 2017.

Los periodistas han denunciado el blanqueo de billones de dólares que facilita «el trabajo de terroristas, cleptócratas y capos del narcotráfico» y señalan que la filtración «ofrece una visión sin precedentes de la corrupción financiera mundial, con los bancos haciéndola posible y las agencias gubernamentales viendo cómo florece».

El informe se basa en los llamados Archivos FinCEN (Red de Control de Delitos Financieros del Departamento del Tesoro de EEUU), documentos secretos del Gobierno estadounidense que comprenden miles de «reportes sobre actividades sospechosas» y otros papeles proporcionados por los bancos que fueron compartidos por la red de periodistas BuzzFeed News con el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), quien tras su propia investigación, llegaron a conclusiones similares.

En el informe aparecen implicados el Deustsche Bank con 1,3 billones de dólares, el JPMorgan con unos 514.000 millones de dólares, además del HSBC, Standard Chartered Bank y Bank of New York Mellon, que siguieron moviendo dinero incluso después de ser procesados o multados.

Tal y como ha detallado el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación, los bancos han llevado a cabo transacciones, que consideraban sospechosas, sin identificar a las partes saltándose así las normas básicas para luchar contra el blanqueo del dinero: «se permitió que los beneficios de las mortíferas guerras de las drogas, las fortunas malversadas de los países en desarrollo y los ahorros ganados duramente que fueron robados en un esquema Ponzi entraran y salieran de estas instituciones financieras, a pesar de las advertencias de los propios empleados de los bancos». También señalan que el Gobierno de EE. UU. raramente toma duras medidas contra los bancos, «a menudo se basa en tratos ventajistas llamados acuerdos de enjuiciamiento diferido, que incluyen multas pero no arrestos de alto nivel».

La divulgación sin permiso de reportes de transacciones sospechosas es un «delito que puede causar impacto en la seguridad nacional de Estados Unidos, comprometer las investigaciones policiales y amenazar la seguridad de las instituciones y las personas que presentan esos informes», indicó la FinCEN, que remitió el caso al Departamento de Justicia y a la Oficina del Inspector General del Departamento del Tesoro.

La filtración de los documentos FinCEN sigue a otras como los Papeles del Paraíso del 2017, los Papeles de Panamá de 2016 o la Lista Falciani del 2015, con la diferencia de que en este caso afecta a multitud de entidades.

Fuente

Comparte:
Share

Comentarios cerrados