Contra el terrorismo patronal, hay que nacionalizar las fábricas y la maquinaria de la Nissan

Hoy hemos conocido lo que ya se intuía, el grupo Nissan-Renault ha comunicado el cierre de las plantas de Nissan en Cataluña. Esta medida supone la destrucción de 3.000 puestos de trabajo directos y de 20.000 de empresas auxiliares.

El Secretariado Permanente de la CGT califica este acto como un nuevo caso de terrorismo patronal. Nuevamente, una multinacional prioriza su voluntad de incrementar beneficios y condena a 25.000 familias en paro ya la pobreza. Lo hace, además, de forma premeditada y calculada, después de años de chupar dinero de toda la ciudadanía en forma de ayudas y subvenciones directas e indirectas. Unas ayudas que los últimos 25 años han supuesto cientos de millones de euros pagados entre todos y todas nosotros.

Responder de forma decidida a este nuevo caso de terrorismo patronal. Llamamos al conjunto de la clase trabajadora a ser parte de la respuesta, porque luchando en apoyo a los trabajadores de Nissan afectados es luchar también por nosotros. Si las grandes empresas ven que este tipo de terrorismo les sale gratis, los próximos meses iremos sufriendo más casos aquí y allá.

Como trabajadoras y trabajadores podemos hacer muchas acciones.

La primera, acercarnos al sindicato y consolidar las redes de solidaridad.

La segunda es estar atentos y atentas a las convocatorias de los compañeros / as de la Nissan y empresas afectadas.

 También nos podemos plantear un BOICOT indefinido a los productos de Nissan y visibilizar de forma activa, en los diferentes puntos de venta, nuestra solidaridad con sus trabajadores / as.

Igualmente, interpelamos a las administraciones públicas. En las mismas administraciones que desde hace años han ido transfiriendo dinero de todos los contribuyentes a la Nissan, como apoyo a mantener una actividad que ahora han decidido suspender. Exigimos un posicionamiento y acciones claras a los gobiernos estatal y autonómico. Deben decidir si se sitúan junto a la estafa y del terrorismo empresarial o al costar de los trabajadores, que es estar al lado del conjunto de la población.

Requerimos la expropiación inmediata de las instalaciones y la maquinaria existente. Los millones de dinero público ya hace años que las han pagado. Ahora, unos trabajadores con conocimiento más que demostrado en la fabricación de vehículos eléctricos que marcan el futuro de esta industria.

Hay un plan industrial propio, pero es imperioso proceder a la expropiación de todas las instalaciones. El tiempo de las buenas palabras y los discrusos ha acabado. Ahora es el momento de los hechos.

SOLUCIÓN PARA NISSAN YA!

Secretariado Permanente CGT Catalunya

Comparte:
Share