¡¡ AFILIATE !!

Estatutos  -  Estatutoak
Estatutos CGT
Síguenos en
 

Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
  Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari














Calendario Laboral




Rojo y Negro Televisión




Manual de lenguaje integrador no sexista

Lunes negro: miles de trabajadores entran en Fase 1 sin haber cobrado los ERTEs

El Gobierno deja a miles de trabajadores en la estacada. Algunos han cobrado parcialmente, aunque miles de ERTEs de marzo y abril siguen sin cobrarse. A 11 de mayo miles de trabajadores entran en la fase 1 y vuelven a trabajar sin haber cobrado los dos meses.

Cuando estalló la pandemia el Ejecutivo de Sánchez e Iglesias marcaron unas coordenadas claras en materia económica. Salvaguardar los intereses empresariales, bien por vías de financiación, bien flexibilizando las políticas laborales.

Especialmente en el segundo campo, política laboral, el gobierno “progresista” se mostró especialmente ágil. Abrazó la flexibilización de los ERTEs (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo) que desde la patronal, con el beneplácito de las burocracias sindicales de las organizaciones mayoritarias, solicitaron desde el primer día. Y que por supuesto la ministra de Trabajo, Yolanda Díaz de Unidas Podemos, no dudo en aplicar. Y como ya se sabe, de aquellos barros, estos lodos.

La avalancha de ERTEs por parte de las empresas fue, y sigue siendo, tal que la administración pública no ha podido gestionarlos colapsando sus servicios. En declaraciones recogidas por el diario 20 Minutos, desde el Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) aseguran que que tan solo entre el 24 y 25 de abril de este 2020 se tramitaron más de 600 mil expedientes, mientras que en todo el mes de abril del 2019 fueron 500 mil. A 11 de mayo miles de trabajadores vuelven al trabajo con los dos meses de ERTEs sin cobrar.

Hay que recordar en estas líneas que desde que se iniciara la crisis provocada por el coronavirus se han solicitado más de 4 millones de ERTEs. Entre los que se encuentran, y no es una mala broma, trabajadores de UGT Catalunya.

Esta situación ha provocado la indignación de cientos de miles de trabajadores y trabajadoras en las redes sociales. Incluso más de 20.000 forman parte de un grupo de Whatsapp. Así lo cuenta Laura, trabajadora del sector de la hostelería en Barcelona, al diario 20 Minutos e impulsora de dicho grupo; “Decidí movilizarme porque la situación es indignante, hay que denunciar lo que está pasando porque parece que todo vaya bien y es mentira.”

Tal y como explica Laura, la indefensión frente al SEPE es absoluta. Este atribuye el problema a la avalancha de casos y a un error informático “en el sistema de gestión central”. Desde el Gobierno tampoco son mucho más claros, más bien todo lo contrario.

El Secretario de Estado de Empleo, Joaquín Pérez Rey ha explicado que están “acelerando los trámites” mientras se busca un acuerdo con la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), para realizar los pagos por adelantado a principio de mes, es decir, para el próximo junio. Una situación que deja a miles de familias trabajadoras al borde del abismo tras más de dos meses y medio sin percibir ningún tipo de ingreso y ante la imposibilidad de hacerse cargo de las facturas.

Así lo denunciaba en el mismo diario Cristina, trabajadora del sector comercio; “En mi caso solo me han pagado 300 euros porque incluso me han descontado los fines de semana, estoy preocupada, nadie nos da ninguna explicación”.
Además de estos problemas materiales, muchos de los afectados están empezando a tener problemas psicológicos propiciados por la ansiedad frente a la falta de respuestas y soluciones potenciados por el confinamiento.

Esta situación límite es la consecuencia de la política del gobierno de coalición del PSOE y Unidas Podemos y su constante intento por salvaguardar los beneficios de las grandes patronales. A estos datos habría que sumarle la cantidad de autónomos y pequeños propietarios de comercios, así como de los miles de trabajadores y trabajadoras en negro a los que la política del gobierno ha dejado en un auténtica situación de crisis social y económica.

Esta es la gestión del capitalismo que hace el gobierno progresista de Sánchez e Iglesias, esa que el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique define como “muro de contención social”. Nada más alejado de la realidad. Gestión pura y dura de los intereses de la patronal que deja en la estacada a millones de trabajadores y trabajadoras y con los peores azotes de la crisis aún por venir.

Fuente

Comparte:
Share

Comentarios cerrados