¡¡ AFILIATE !!

Estatutos  -  Estatutoak
Estatutos CGT
Síguenos en
 

Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
  Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari














Calendario Laboral




Rojo y Negro Televisión




Manual de lenguaje integrador no sexista

“Billy el Niño” muere sin que tan siquiera se hiciera público su expediente criminal por el gobierno “progresista”

Artículo publicado en Memoria Libertaria

Esta pandemia está generando, desgraciadamente, muchos obituarios. Habitualmente son noticias que nos ponen tristes las que nos llegan. Pero no siempre pensamos que es tan injusta la vida con quien muere. Ayer ha muerto un torturador confeso y no arrepentido. Cientos de personas han atestado sobre las torturas que recibieron a manos de la policía franquista y bajo la dirección de este pistolero, por eso su apodo de “Billy el Niño”.

Se ha ido un ser gris y mediocre pero muy violento, que se dedicó como actividad profesional a torturar a quienes intentaban perforar el régimen franquista tras más de tres décadas de dictadura. Se ha ido alguien, que como se ha demostrado en la actualidad, estaba protegido por el Estado por los “buenos servicios” realizados. De ahí las medallas que engordaban su ego y su pensión de funcionario de las fuerzas represivas. Por eso, ni con un Gobierno “progresista” en el que se encuentran declarados enemigos la impunidad franquista, ha sido público el expediente de oro de este criminal ni retiradas las medallas que consiguió para torturar.

Hoy es un día muy triste para la justicia. Se ha muerto un imputado en un proceso de derechos humanos sin haberse realizado una búsqueda correcta sobre los delitos cometidos por González Pacheco y otros, por las trabas que ha puesto el mismo sistema judicial y el gobierno. Y así, las querellas interpuestas contra él también mueren al decaer la responsabilidad penal. Pero no así las causas contra el franquismo que mantienen vivas las víctimas. Primero, porque la estrategia de persecución a los antifranquistas no se le ocurrió a Antonio González Pacheco, por muy sádico y enfermo que estuviera. Las torturas infligidas a las personas que militaban en agrupaciones y asociaciones contra la dictadura y por la libertad estaban ordenadas por el sistema represivo del régimen franquista en un plan sistemático y organizado para debilitar la oposición al caudillo. 

Por ello, no pueden terminar los procesos abiertos en los que Billy el Niño sea uno de los acusados. Y, además, las víctimas de las torturas y los que los apoyamos en esta lucha no vamos a parar hasta que se haga Justicia y se declaren delitos de Estado aquellas torturas cometidas para blindar el régimen del dictador. A pesar de sus palizas, las ideas de quienes lucharon contra Franco no se han visto resentidas sino que han sido fortalecidas, y con la comunidad exitosa con la Querella Argentina la red se ha hecho más extensa.

CGT sólo lamenta que haya sido el Coronavirus y no los tribunales los que hayan hecho justicia con la vida de este lamentable sujeto que gozaba produciendo dolor físico y psíquico en sus víctimas, y que nunca ha mostrado el menor arrepentimiento por los crímenes cometidos. Pero lo más indignante es la impunidad que siguen disfrutando personajes como González Pacheco.

Sabemos que el franquismo no ha muerto.

Comparte:
Share

Comentarios cerrados