Actitud criminal del PNV y la patronal al lograr la flexibilidad del parón industrial

Miles de trabajadores y trabajadoras se han incorporado de nuevo a sus puestos de trabajo gracias a la intervención del Partido del Negocio Vasco, ante el Gobierno de Sánchez que de nuevo dando muestras de debilidad, se ha plegado a los intereses espurios de la patronal vasca.

Con el envío de una carta de Urkullu al presidente del Gobierno,  pidiendo flexibilidad del parón industrial, que se tenga en cuenta las “especificidades” de cada comunidad autónoma, y según  “los datos de reducción de movilidad” de las últimas semanas, que ya indican una reducción de la actividad de gran calado, y que frenarla aún más podría suponer una “dificultad” para las empresas, que compiten con otras empresas internacionales del  sectores de otros países, “que mantienen abierta su actividad”, el Gobierno de Sánchez ha cedido a la presión y al chantaje del PNV y Confebask, ya que el gobierno deberá ratificar los decretos Ley en el Congreso y necesita entre otros los votos del PNV.

Es por lo que bastantes  empresas industriales de Euskadi han reactivado parte de su actividad, después de que se haya flexibilizado el real decreto, que paralizaba toda la actividad no esencial, ya que la flexibilidad del real decreto ley permite; “cumplir compromisos ineludibles” con clientes internacionales o la  actividad “mínima indispensable” entre otras, por lo que es un coladero, que ha contentado a Confebask y su partido el PNV.

El Partido del Negocio Vasco no solo esta satisfecho, sino que ha orquestado todo una campaña de manipulación a través de sus medios de comunicación, sobre todo la televisión vasca donde ayer se ha lanzado a justificar esta medida, con intervenciones en directo en los alrededores de empresas como Irizar, justificando como esencial la terminación de autobuses contratados o la intervención de Erkoreka diciendo que: “Todos salimos ganando” y de remate  un médico del IMQ nos cuenta lo mucho que la sanidad privada está contribuyendo a la lucha contra el coronavirus.

También vimos las declaraciones de sindicatos como ELA y LAB o la EH Bildu y Podemos, posicionándose en contra de esta  medida por considerar que” los principales focos de infección en Euskadi están en los centros de trabajo”, o la tibia declaración de CC.OO. que dice que estarán “vigilantes”, cuando apenas se puede vigilar a la pequeña y mediana empresa que apenas tienen vida sindical, donde se da la circunstancia que muchos de los delegados sindicales son  nombrados y están al servicio de la patronal.

Las consecuencias de esta reactivación de la actividad industrial  no se conocen, pero en buena medida van a contribuir a la expansión del coronavirus, ya que las personas que se han incorporado a sus puestos de trabajo, no tienen garantías de que van a contar con el material adecuado para su protección personal, y sobre todo las pequeñas y medianas empresas, por lo no solo se expone a estas personas sino también a sus familias y de paso a toda la sociedad y es una irresponsabilidad criminal, ya que se prioriza de nuevo los beneficios a la salud social.

Comparte:
Share