La otra cara de la planta de coke de PETRONOR inaugurada ayer en Muskiz.

CokeEn Muskiz, se encuentra una de las mayores refinerías de la península: PETRONOR, propiedad de Repsol. Construida sobre unas marismas, desde la concesión firmada por Franco, poco a poco e ilegalmente, ha ido ocupando el pueblo con la complicidad directa de los sucesivos gobiernos y el interés lucrativo de la BBK – importante accionista de la misma.

Paradójicamente, mientras la empresa utiliza el chantaje de los puestos de trabajo para meter miedo a los trabajadores y la población, el paro en Muskiz se ha triplicado durante la construcción de la planta y el aire que respiran los vecinos del municipio registra unos “picos anormales de benceno, tolueno y xileno, además de tener una mortalidad general y por cáncer superior a la media del País Vasco”.

 Desde hace años, Muskiz lucha contra la ampliación de la refinería con una planta de Coke (carbón de petróleo), o lo que es lo mismo: más lluvia ácida, más dióxido de carbono, más polvo de cloro, más enfermedades respiratorias, más cáncer, más alergias.

En 2012 venció la concesión de los terrenos de Dominio Público que ocupa Petronor. Lo “curioso” es que la instalación se inaugure un mes después de que “el Tribunal Contencioso Administrativo declarara no ajustadas a derecho las licencias de actividad y de obra concedidas por el Ayuntamiento para su construcción, con argumentos como la ausencia de autorización del Departamento de Costas a una edificación en dominio público marítimo terrestre”.

Comparte:
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.