Vídeo SOBRE LAS MÚTUAS












¡¡ SUSCRIBETE !!

Album Fotos Beltza
Multimedia CGT-LKN







Asociación Germinal


A 30 años inicio campaña insumisión contra el militarismo

BREVE REPASO HISTÓRICO DE LA INSUMISIÓN

Este próximo miércoles 20 de febrero se conmemora el 30 Aniversario de la Insumisión. El 20 de febrero de 1989 se produjeron las primeras presentaciones de insumisos al Servicio Militar Obligatorio, en concreto en esa ocasión se presentaron ante diferentes Gobiernos Militares del Estado Español 57 jóvenes insumisos; de los cuales once resultaron detenidos e ingresaron en diversas prisiones militares. En abril tuvo lugar una segunda presentación de sesenta insumisos, con sólo dos detenciones; y una tercera en junio, con la presentación de setenta y cinco, de los cuales sólo cuatro resultaron detenidos.

Debemos destacar que 1.670 insumisos terminaron en la cárcel a lo largo de los 12 años que duró esta iniciativa de Desobediencia Civil.

Esta forma de protesta se desarrolló desde febrero del 89 hasta el 31 de diciembre del año 2001 -fecha en que se abolió el Servicio Militar Obligatorio-. A lo largo de estos 12 años 25.000 jóvenes del Estado Español -12.000 en Euskal Herria- se declararon insumisos como forma de apostar por una sociedad con unos valores diferentes a los que imperan en cualquier institución militar: jerarquías, pensamiento acrítico y la resolución de los conflictos por la vía de la violencia.

Nuestro colectivo, Kakitzat, es una coordinadora antimilitarista surgida tras los primeros escarceos de objetores que se negaban a realizar el servicio militar obligatorio allá en los años 80 y que consiguió su consolidación y despliegue por toda Euskal Herria tras ponerse en marcha la campaña contra el servicio militar obligatorio y la PSS, más conocida como insumisión.

Nuestros instrumentos han sido –y son- la desobediencia civil y la movilización social. La realidad de estos últimos años nos ha demostrado que el ejército profesional es una lacra social que denunciamos en su momento a través de la INSUMISIÓN y seguimos denunciando en la actualidad; y al igual que hace 30 años- seguimos apostando por una sociedad desmilitarizada donde no tengan cabida Campos de Tiro de la OTAN, Acuartelamientos e Instalaciones Militares, Fábricas de Armas, Maniobras del Ejército, Aumento de los Gastos Militares…

Cuando el 31 de diciembre del 2001 desapareció el Servicio Militar Obligatorio, y se dio paso a un ejército profesional, el movimiento insumiso y antimilitarista remarcamos que este hecho no fue fruto de la casualidad; fue un éxito de la población civil y de la movilización, la cual consiguió desacreditar el orden militar fruto de una concienciación propiciada por las antimilitaristas.

Un ejército profesional como el actual sólo ha supuesto un incremento de la fabricación y exportación de armas; un mayor control social; un aumento de la participación en la OTAN. En definitiva, se ha dado un mayor incremento del gasto militar: dinero que ha ido al militarismo y las guerras y no a paliar problemas sociales tan graves como el paro, la pobreza y la carestía de la vivienda.

INTSUMISIOA,BORROKA ANTIMILITARISTAREN LABURPENA.

Hurrengo asteazkenean, hilak 20, Intsumisioaren 30 urtemuga ospatuko da. 1989 urteko otsailaren 20an, espainiar estatuko hainbat gobernu militarren aurrean, 57 gazte aurkeztu ziren publikoki Derrigorrezko Zerbitzu Militarrari ezetz esateko. Gazte horiek lehenengo intsumituak izan ziren, horietatik 11 atxilotuak izan ziren eta  espetxe militar desberdinetan sartu zituzten. Bi hilabete beranduago, apirilean, beste 60 intsumitu gehiago aurkeztu ziren, eta horietatik bi baino ez ziren atxilotuak. Ekainean, berriro, beste 75 intsumitu gehiago aurkeztu ziren eta kasu honetan horietatik 4 atxilotuak izan ziren.

Desobedientzia zibilaren aldeko ekimen honek 12 urte iraun zuen. Garai horretan 1670 intsumitu espetxeratuak izan ziren.

Aipatu dugun bezala, protesta hau 1989ko otsailean hasi zen eta 2001eko abenduaren 31an bukatu zen, egun horretan Derrigorrezko Zerbitzu Militarra abolitua izan zen. 12 urte horietan espainiar estatuko 25000 gazte inguru intsumituak deklaratu ziren, horietatik 12.000 inguru Euskal Herrikoak. Gazte hauek ejerzitoen eta militarren baloreak eta jokabideak ozenki salatu zituzten: jerarkiak, pentsamendu akritikoa, biolentzia erabiltzea gatazkak konpontzeko, eta abar.

Intsumisioa jaio baino lehen, 80 hamarkadan,  bazeuden Derrigorrezko Zerbitzu Militarrari uko egiten zioten hainbat objektore eta horietatik batzuek Kakitzat Koordinakunde Antimilitarista sortu zuten. Gobernuak objektore hauei Ordezko Gizarte Prestazioa egitera behartu zuenean Intsumisioa estrategia jaio zen eta honek antimilitarismoaren zabalkuntza ekarri zuen.

Gure baliabideak desobedientzia zibila eta gizarte mobilizazioa izan eta izaten dira. Gaur egun ez daukagu soldadutza baina ejerzito profesionala pairatzen segitzen dugu, gizarte-gaitza berbera da, eta intsumisioarekin salatzen genituen balore eta jokabide berberak gaur egun salatzen segitzen dugu. Duela 30 urte bezala, gizartearen desmilitarizazioaren alde borrokatzen segitzen dugu. Ez ditugu nahi NATOren tiraketa guneak, ezta koartel militarrik, ez dugu nahi armagintza eta ez ditugu nahi militarrak gure errepidetatik ikusi euren maniobrak egiten. Gastu militarra gero eta handigagoa dela salatzen segitzen dugu.

2001 urteko abenduaren 31an Derrigorrezko Zerbitzu Militarra desagertu zen, baina ez zen izan kasualitatez. Erabaki honen atzean Intsumisioaren estrategiaren eta antimilitarismoaren garaipena egon zen, antolatutako mobilizazioek fruitua eman zuten. Soldadutzarekin amaitzea lortu genuen bai, baina antimilitarismoa zabaltzea izan zen gure garaipenik handiena.

Gaur egun daukagun ejerzito profesionalak ondorio txarrak ditu: armagintza haundiagoa, gizarte kontrola estuagoa, NATOn parte hartzea zabalagoa, eta abar. Azken urte hauetan gobernuek langabezia, pobrezia eta etxebizitzaren arazoari aurre egiteko dirurik ez dagoela esaten diguten bitartean, gastu militarra handitu egin dute.

Antecedentes.

Los primeros objetores de conciencia que sufrieron represión y prisión en el Estado Español fueron los Testigos de Jehová, en la posguerra franquista. Se trataba de una objeción de conciencia de motivaciones exclusivamente religiosas. Entre 1958 y 1976 fueron encarcelados 285 Testigos de Jehová; y el total de sus condenas sumó 3.218 años.

  1. La objeción de conciencia por razones anti-militaristas.

El primer objetor de conciencia que fundamentó su desobediencia en razones  antimilitaristas, y no solamente religiosas, fue Pepe Beúnza; que se declaró objetor/insumiso en el año 1971. Estuvo preso hasta 1974. La Ley de Amnistía de 1977 benefició también a los objetores, siendo excarcelados los 220 que se encontraban presos en aquel año.

Desde entonces, y hasta la aprobación de la “Ley de Objeción de Conciencia” -en diciembre de 1984, existió un vacío legislativo sobre esta materia. Durante este período no se produjo encarcelamiento alguno.

A partir de su aprobación desde los colectivos antimilitaristas desarrollamos la campaña denominada “Declaración Colectiva de Objeción” donde manifestábamos nuestro rechazo a esta ley que no abolía el Servicio Militar sino que creaba la figura de la Prestación Social Sustitutoria (PSS); a la vez que se criticaba la creación de un tribunal -el “Consejo Nacional de Objeción de Conciencia (CNOC)”-, que valoraba los argumentos que presentaban los objetores para rechazar la realización de la mili. Este tribunal militar podía rechazar los argumentos de los objetores y obligarles a realizar el servicio militar.

Durante todo este tiempo los únicos objetores de conciencia encarcelados fueron los objetores sobrevenidos, jóvenes que declararon su objeción mientras se encontraban realizando el servicio militar –figura que tampoco reconocía la Ley de Objeción de Conciencia-, y que fueron reconocidos como presos de conciencia por Amnistía Internacional.

En concreto, 21.490 personas optaron por esta forma de desobediencia –las cuales fueron amnistiadas cuando la “Ley de Objeción de Conciencia” se puso en marcha en el año 1989-.

  1. Comienzo oficial de la campaña de insumisión al servicio militar y a la prestación sustitutoria.

Tuvo lugar el 20 de Febrero de 1989 como respuesta a dos hechos principales: la puesta en marcha de la prestación sustitutoria -ante la cual los colectivos antimilitaristas ya habían anunciado su desobediencia mediante la llamada “Declaración Colectiva de Objeción”- y el cambio de actitud del Consejo Nacional de Objeción de Conciencia (CNOC).

Este había dejado de reconocer como objetores a quienes venían presentando la Declaración Colectiva; de este modo, numerosos objetores empezaron a ser llamados a realizar el servicio militar; mientras que otros, los legales, recibían órdenes de incorporación al servicio sustitutorio. El primer llamamiento a realizar la prestación sustitutoria (PSS) tuvo lugar en abril del 89. Varios días después se presentaron los primeros insumisos a la PSS, en Barcelona.

Un elemento innovador fue el de las autoinculpaciones: por cada insumiso 4 personas se auto acusaban de haber provocado ó incitado al delito, lo que también es un delito. A lo largo de estos 12 años ninguna persona llegó a ser encarcelada por este apoyo explícito a la Desobediencia Civil.

  1. Primeros juicios a insumisos.

El primer juicio militar contra insumisos se celebró el 16 de noviembre de 1989; Carlos Hinojosa y Josep Maria Moragriega fueron condenados a 13 meses de prisión cada uno. Ante el profundo desprestigio que estaba sufriendo la institución del ejército el Ministerio de Defensa optó por la represión selectiva: hasta diciembre de 1991 solamente se celebraron 13 consejos de guerra en total, cuando por esas fechas ya se habían declarado 1.200 insumisos al servicio militar. En 1989 tan sólo 31 insumisos (el 8.5%) resultaron detenidos, y su estancia media en prisión -preventiva- se redujo a 18 días.

Entre los encarcelamientos en prisión militar -régimen de preventiva- que se produjeron varios correspondieron a los desertores de la Guerra del Golfo –invasión de Irak- del año 1991. Éste fue el caso del vecino de Santurtzi Asier Sánchez, desertor de una las corbetas enviadas al conflicto bélico.

En total, y hasta 1991, poco más de un centenar de insumisos pasó por las cárceles militares en régimen de prisión preventiva.

El primer juicio contra un insumiso a la prestación sustitutoria al servicio militar (PSS) se celebró el 21 de enero de 1991, en Albacete, contra seis insumisos. El proceso de judicialización se ponía así en marcha -aunque también de forma limitada y selectiva-: durante el año 1991 solamente fueron juzgados quince insumisos a la PSS.

  1. Cambio de la jurisdicción militar a la civil. El ejército se lava las manos.

Por medio de “La ley de Servicio Militar” de diciembre de 1991, los casos de insumisión al servicio militar pasaron a la jurisdicción civil. Si el Código Penal Militar fijaba la pena mínima para los insumisos a la mili en un año de prisión, el Código Civil establecía unas penas más altas para los dos tipos de insumisión (a la mili y la PSS): en dos años, cuatro meses y un día. Las mismas penas fijadas en la Ley de Objeción de Conciencia de 1984 para los insumisos a la PSS. De esta forma el ejército se lavaba las manos, pretendiendo aparecer ante la opinión pública como espectador inocente de la represión contra los insumisos.

Esta nueva estrategia por parte del Ministerio de Defensa supuso que aumentara el número de insumisos encarcelados. Así, el número de insumisos presos era de 58 en 1993; 188 en 1994; 269 en 1995; 303 en 1995; 348 en 1996; 300 en 1997 y en marzo de 1998 Instituciones Penitenciarias daba la cifra de 70 insumisos encarcelados.

  1. Inhabilitaciones absolutas y multas: un nuevo aspecto de la represión.

Con la aprobación a finales de 1995 del nuevo Código Penal, el llamado “Código de la Democracia”, la represión contra los insumisos adoptó un carácter más sutil -para reducir su coste político-, y la vez más efectivo: atentar directamente contra los medios de vida, trabajo y estudios, de los disidentes antimilitaristas. Se trataba de marginarlos de manera oficial recurriendo a escandalosas penas de inhabilitación absoluta: de 10 a 14 años para los insumisos a la mili, con mantenimiento de las penas de cárcel; y de 8 a 12 años para los insumisos a la prestación sustitutoria, más cuantiosas multas que podrían llegar hasta los… ¡35 millones de las antiguas pesetas!: 200.000 euros.

Por las fechas en que se aprobó en el Congreso el proyecto del nuevo Código Penal, gozó de cierta popularidad el término “muerte civil”, que ilustraba perfectamente el tipo de represión que el Ministerio de Justicia e Interior había concebido para los insumisos. Como curiosidad, señalaremos aquí que no fueron los colectivos antimilitaristas quienes se lo inventaron; apareció por primera vez en un documento interno del mencionado Ministerio que fue filtrado a la prensa.

  1. Insumisión en los Cuarteles. Otra forma de desobediencia.

La insumisión en los cuarteles devuelve la responsabilidad de la represión de los antimilitaristas a los propios militares: éstos la depositaron en manos de la jurisdicción civil. Estos nuevos insumisos se enfrentaron nuevamente a consejos de guerra, y a penas de cárcel por deserción -de veintiocho meses a seis años- a cumplir en establecimientos militares.

Nuevamente estos jóvenes se declaraban objetores/insumisos durante su incorporación al ejército. Esta nueva forma de desobediencia comienza en  1997 y desarrolla hasta el año 2002 –momento que abandona la Prisión Militar de Alcalá de Henares el último “insumiso en los cuarteles”-; en ella participaron 30 personas de las que 20 terminaron con sus huesos en la cárcel militar de Alcalá.

Abiaburu.

Hasiera batean, espainar estatuan errepresioa jaso zuten lehenengo objetoreak “Testigos de Jehova” delakoak ziren, frankoren garaian. Erlijio zergatiak zeuden eragozpen hauen atzean. 1958 eta 1976 urte artean 285 objetore espetxeratuak izan ziren, eta haien zigorrak guztira 3218 urtekoak izan ziren.

  1. Kontzientzi eragozpen antimilitarista

Pepe Beunza izan zen zergati politiko eta antimilitaristak erabili zituen lehenengo objetoreak. 1971 urtean eraagozpena egin zuen eta 1974 urtera arte presoa izan zen. 1977 urteko amnistia objetoreentzako ere izan zen, eta garai hartan kartzeletan zeuden 220 presoak libre geratu ziren.

Ordutik eta kontzientzia eragozpen legea agertu arte (1985 urtean) hutsaldi legislatibo bat egon zen. Garai hartan ez zegoen atxiloketarik

Antimilitaristok kanpaina bat martxan jarri genuen, “Declaración colectiva de obeción” delakoa. Kanpaina honetan lege berri honek sortzen zituen figura berriak gaitzezteko, besteak beste sortu berria “Prestacion social sustitutoria” zelakoa (PSS) Horrekin batera tribunal berezi bat ere sortu zen: “Consejo Naional de Objecion de Conciencia” (CNOC) zelakoa. Tribunal honek epaitzen zituen objetore izateko arrazoiak, eta batzutan arrozoi hoiek atzera bota zituzten.  Antimilitaristok bai soldaduzka, bai ordezko zerbitzuari, baita tribunal hauen kontrako jarrera hartu genuen, eta 21490 lagun kontzientzi eragozpena egitea erabaki zuten. 1989. urtean Kontzientzia Eragozpen legea martxan jarri zenean,  amnistiatuak izan ziren.

  1. Soldaduzka eta “PSS” ren kontrako intsumisio kanpaina hasten da..

1989 urteko otsailaren 20an hasten da Insumisioa, “PSS” martxan jarri zenean. Garai hartan CNOCek ez zituen onartzen taldeko eragozpenak, eta horregatik objetore asko soldaduzka egiteko deialdia jaso zuten. Honi ezker, intsumituen kopurua haunditu zen. PSS egiteko lehenengo deialdia apirilean izan zen, eta pixka bat beranduago PSSari lehenengo intsumituak ere aurkeztu ziren Bartzelonan

Autoinkulpazio figura ere agertu zen. Garai hartan insumiso bakoitzarekin batera beste 4 autoinkulpatuak aurkezten ziren. Nahiz eta hau delito bat izan, ez ziren atxilotuak izaten.

  1. Intsumituen kontrako lehenengo epaiketak

1989 urteko azaroan intsumituen kontrako lehenengo epaiketa militarra burutu zen. Carlos Hinojosa eta Josep Maria Maragriega 13 hilbaeteko kartzel zigorrak jaso zituzten. Baina joera honekin ejerzitoen itxura zikindu zen, eta errepresio selektibaren aldeko jarrera hartu zuten estatuak eta defentsa ministeritzak. 1991 abenduaren arte 13 guda kontseiluak baino ez ziren burutu, 1200 intsumitu baino gehiago zegoenenan. 1989 urtean 31 intsumitu baino ez ziren atxilotuak izan, ehuneko 8.5a . Eta kartzelan pasatutako egunak batez bestekoak 18 egun besterik ez ziren.

Atxiloketak artean, batzuk izan ziren Golkoko gerrara joateko behartuta ziren soldaduen artekoak, 1991 urtean. Besteak beste Santurtziko Asier Sanchez, hara bidalitako itsasontzi baten soldadua. Guztira, 1991 urte arte, 100 intsumitu inguru pasatu ziren militar espetxeetatik, prebentziozko egoeran.

Eta “PSS”ari intsumituen kontrako lehenengo epaiketa Albaceten ospatu zen, 6 intsumituen aurka, 1991 urtarrilaren 21an. Kasu hauetan ere errepresioa selektiba erabili zuen estatuak, eta 15 lagun baino ez ziren epaituak izan.

  1. Jurisdizio militarretik zibilera. Ejerzitoek eskuak garbitu.

1991 abeduan, Soldaduzkaren legeari ezker, soldaduzkaren kontrako intsumituak zibil jurisdiziopean epaituak izango ziren.  Soldaduzkaren aurkako intsumituentzako zigorra urte batetik 2 urte, 4 hilabete eta egun batera haunditu zuten, hau da, pss eta soldaduzkaren kontrako intsumituak zigor berbera.

Ejerzitoak, aldaketa honekin, intsumituen kontrako errepresioa epaitegi zibileen eskuetan utzi zuen. Defentsa ministeritzaren estrategia berri honekin intsumitu presoen kopurua haunditu egin zen, eta 1993 urtean 58 ziren, 1994 urtean 188, 1995 urtean 269, 1995 urtean 303, 1996 urtean 348 1997 urtean 300 eta 1998 urtean 70 (instituzio penitenzialak emandako datuen arabera)

5   Inahabilitazio osoak eta isunak: errepresio berria

1995 urte amaieran kode penal berria aprobatu zuten, eta itsumituen kontrako errepresioa zorrotzago bihurtu zen, Gobernuaren koste politiko leuntzeko asmoz, eta eragingarriago izateko intenzioarekin.  Errepresio berri honek bizimoduak, ikasketak eta ogibidearen kontrako joera zuen. Intsumituen giza bazterketa saiatu zen: 10 eta 14 urtetako inabilitazio osoa soldaduzkari intsumituentzako eta 8 eta 12 urtetako inabilitazioa “PSS” kontrako intsumituentzako, baita itzelazko isunak.

Garai hartan errepresio honi  “Zibil heriotza”  izena jarri zioten. Izen honek argi ta garbi erakusten zuen ze motatako zigorra zen Justizia ta Barne Ministeritzak aukeratutako errepresio berria. Ministeri hau izan zen izen hau lehengo aldiz aipatu zuena, agertutako barneko agiri batean

  1. Intsumisio koarteletan. Desobedientzia berria.

Koarteletan insumisioa militarren eskuetara bueltatzen zuen intsumituen kontrako errepresioa.  Guda kontseiluak berriro protagonistak ziren, eta intsumituek deserzioaz leporatutako zigorrak jaso behar izan zituzten, 28 hilabete eta 6 urte tarteko zigorrak., militar espetxeetan betetzeko. Gazte hauek ejerzitoan bertan objezioa/insumisioa aldarrikatzen zuten. Estrategia berri hau 1997 urtean hasten da eta 2002 urte arte mantentzen da. 30 intsumitu inguru aukeratu zuten estrategia hau, eta haietik 20 lagun inguru Alkalako expetxean bukatu ziren.

Comparte:
Share

Comentarios cerrados