Petronor y sus últimos proyectos: el hidrógeno “verde” y la pirólisis de basuras

Negocio con dinero público y que no deja de contaminar

1- Las refinerías fabrican hidrógeno, es un producto que utilizan en sus procesos de refino y para producir amoníaco, que a su vez se utiliza en la industria de los fertilizantes. Es lo que se llama hidrógeno gris, o sucio. En estos momentos se ha puesto de actualidad el llamado hidrógeno verde, porque usa en su fabricación energía eléctrica de fuentes exclusivamente renovables (eólica y solar). Para la fabricación de este hidrógeno es necesario romper la molécula de agua, H2O, mediante electrólisis, un proceso que consume gran cantidad de electricidad. En realidad, su interés energético solo se justifica en el marco de las medidas de restricción de uso los combustibles fósiles por su efecto invernadero y parece que pudiera ser interesante para los grandes vehículos y barcos puesto que para el transporte individual es más rentable el coche eléctrico como tal. Estamos hablando de una tecnología en desarrollo y que todavía habrá que esperar más de 10 años.

2- Petronor (REPSOL) llama hidrógeno verde a lo que es hidrógeno azul, que es lo que ellos llaman hidrógeno de baja huella de carbono, porque se genera a partir del vapor producido por combustibles fósiles, incorporando sistema de captura de CO2, así cómo también derivado del metano, CH4, de ahí el otro proyecto de hacer una planta de pirólisis (incineración) de residuos urbanos (papel, cartón, plástico y textiles), hablan de 10.000 tn/año al principio para subir a 100.000 tn/año. También fabricarán combustibles sintéticos, naftas y lubricantes.

3- Las cuentas del negocio: negocio con dinero público. REPSOL reclama un marco normativo adecuado a este hidrógeno “de baja huella de carbono» “para alcanzar rentabilidad». Sabemos que se está destinando cantidades ingentes de dinero en la UE para la investigación y desarrollo del hidrógeno verde. El Gobierno Español acaba de aprobar el 6 de octubre una hoja de ruta que permita alcanzar los umbrales de rentabilidad.

4- En el caso de Petronor, la Diputación de Bizkaia ha tomado la delantera, el 16 de julio firman un acuerdo Unai Rementeria y Emiliano Lopez Atxurra, presidente de Petronor, de colaboración e impulso del hidrógeno y la economía circular, Hub vasco de hidrógeno. Para ellos economía circular es incinerar los residuos urbanos, plástico entre otros, para obtener un gas, el metano. En diciembre del 2018, el Gobierno Vasco destina 60 millones de euros para la creación de un nuevo polígono industrial en Abanto-Zierbena, el 3º, para una única empresa interesada, Petronor. Llevamos todo el año con unas obras ingentes de acondicionamiento de los accesos a una de las pocas zonas verdes que quedaban, destruida por completo, una campa que acoge en su subsuelo restos de las víctimas de la última guerra carlista. Petronor va a instalar allí sus oficinas y un centro tecnológico. No se conocen más empresas interesadas en ese parque, que se anunció en su día como motor de generación de empleo, unos 2.000 empleos directos y medio centenar de empresas. Petronor no ha hablado para nada de generar empleos con estos nuevos proyectos.

Así que de momento tenemos 60 millones del Gobierno Vasco. De la Diputación de Bizkaia no se ha publicado el marco económico del acuerdo. Sabemos que el Gobierno Vasco ha pedido 330 millones para Petronor de los fondos europeos. Además, Petronor descontará emisiones de CO​2 a través de estos dos proyectos, por lo que reducirá sus costes en un 70% . Petronor habla de una inversión de 80 millones en ambos proyectos y que estarán operativas para el 2024. Por supuesto, la incineración de residuos es en sí misma un negocio.

5- Impactos locales: nadie habla de la contaminación que van a emitir estas plantas, solo hablan de descarbonizar, pero no sabemos sus emisiones contaminantes, sus emisiones de partículas, sus residuos a la tierra y al mar, su consumo de agua, sus efectos sobre la salud. Los vientos predominantes disiparán sus emisiones sobre ambas márgenes de la ría, las zonas más pobladas de Bizkaia. Por otro lado, se va a primar el modelo de incinerar los residuos frente al reciclaje, contamos con ambiciosos proyectos de aumentar Zabalgarbi y ahora la planta de Petronor se suma a un negocio que hay que alimentar, para ello es necesario disponer de basura en grandes cantidades, e incluso importarla de otras zonas o países. Es necesario recordar también, que estas instalaciones van a asentarse en el Puerto de Bilbao, sobre una superficie creada rellenando el Abra con arena de los fondos marinos de Punta Lucero, una extracción que ha tenido un impacto ambiental brutal, deteriorando la calidad de nuestras playas, haciendo desaparecer la arena y aumentando las piedras y el oleaje.

Sara Ibáñez, miembro de Meatzaldea Bizirik ekologista taldea..

vientosur.info/petronor-y-sus-ultimos-proyectos-el-hidrogeno-verde-y-la-pirolisis-de-basuras/

Comparte:
Share