¡¡ AFILIATE !!

Estatutos  -  Estatutoak
Estatutos CGT
Síguenos en
 

Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
  Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari






21 de octubre Huelga
Urriak 21 Greba


Manual emplead@s del hogar










Calendario Laboral




Rojo y Negro Televisión




Manual de lenguaje integrador no sexista

Detenidas y heridas manifestantes en concentración por la Sanidad Pública por cargas policiales en Vallecas

La carga de los antidisturbios se ha saldado con tres personas detenidas y seis heridas. La primera concentración se ha celebrado en torno a las 19.00 horas y han respondido a la convocatoria cientos de personas. Frente al centro de salud Ángela Uriarte se han manifestado contra los confinamientos selectivos y los recortes en el sistema público de salud. 

La concentración pretendía, como en otros barrios y pueblos de Madrid, denunciar el escándalo de la segregación a la que se somete a los barrios obreros para todo menos para ir a producir riqueza para el capital en transportes abarrotados, donde la distancia de seguridad es una broma macabra.

Los barrios obreros y populares de Madrid han salido a las calles para exigir el cese de los recortes en la Sanidad Pública, su derecho a la salud, y para protestar contra los confinamientos selectivos de los barrios más vulnerables de la capital madrileña. También para manifestar su repudio por la militarización de las calles. Y justamente para que no quedara duda,  la Policía Nacional ha respondido duramente hiriendo a varias personas y deteniendo a otras tantas.

 Todos los factores de riesgo para el Covid 19 definen la situación de quienes viven y trabajan en las condiciones de máxima explotación: hacinamiento en casas minúsculas, cortes de agua y de luz por impago, desahucios, aglomeración en los transportes, fracaso escolar, desesperación de la juventud, despidos masivos… Es decir, todo lo que coloca a la clase obrera ante una situación límite y sin esperanza de resolución.

A ello se une una sanidad pública desbordada, donde se trabaja en condiciones de precariedad y donde las consultas telefónicas están sirviendo para enmascarar la falta clamorosa de personal sanitario con consecuencias graves para los pacientes por la multiplicidad de diagnósticos erróneos de enfermedades graves.

Todo ello mientras se comprueba con rabia, cada vez más difícil de contener cómo los aplausos hipócritas a la sanidad pública se han convertido en un río de millones de euros para empresas privadas: Ribera Salud (PCRs), Indra y Telefónica (rastreadores) y el sin fin de empresas que como buitres acudirán a hacerse con el pedazo más grande posible de la gestión de los nuevos hospitales.

Varias personas se han hecho presentes en la comisaría de Numancia para preguntar por sus compañero/as detenidos/as.  En esa acción podrían haber sido detenidas otras dos personas,  y una tercera persona podrá haber sido herida al ser golpeada por la Policía.

Comparte:
Share

Comentarios cerrados