¡¡ AFILIATE !!

Estatutos  -  Estatutoak
Estatutos CGT
Síguenos en
 

Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
  Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari














Calendario Laboral




Rojo y Negro Televisión




Manual de lenguaje integrador no sexista

Muere el activista y antropólogo anarquista David Graeber (1961-2020)

Lo tremendo es que David Graeber,  activista, antropólogo anarquista,  autor de varios ensayos importantes sobre la deuda, la burocracia y los trabajos de mierda y uno de los protagonistas de Occupy Wall Street, está muerto. Una noticia tan sorprendente como dolorosa para quienes le seguíamos y compartíamos su activismo y sus ideas.

David era considerado, y así lo creemos,  como uno de los antropólogos más brillantes de su generación. Su carrera, fue abrevando entre el mundo académico y el compromiso del activismo. En 2005, la Universidad de Yale donde él trabajaba como profesor, lo penalizó, y por «motivos confusos»  le ofreció un año sabático, luego de una campaña de apoyo organizada por estudiantes y profesores. Después de este episodio abandonó los Estados Unidos para establecerse en Londres, donde se convirtió en profesor de antropología en la London School of Economics.

En 2011, fue uno de los impulsores de Occupy Wall Street, el movimiento de protesta pacífica que denunció los abusos de la mafia bankaria.  Según la revista Rolling Stone , fue él quien le dio al movimiento su lema, «Somos el 99%» , en referencia a la concentración de riqueza en manos del 1% de los hogares con mayores ingresos observados en Estados Unidos.

«Autor, activista y antropólogo»

Si bien se sabe que su ideología anarquista tenían mucho que ver con su salida de Yale, David Graeber explicó lo siguiente en una entrevista que publicó Le Monde en el año 2015:

“Indudablemente existe una antropología marxista, que se esfuerza por emplear conceptos marxistas en esta área del conocimiento. Yo no hago nada de eso. Me contento con practicar la antropología, entendida en el sentido clásico del término, al igual que mi mentor Marshall Sahlins. Comencé mi carrera de una manera bastante convencional con trabajo de campo en Madagascar, donde estudié el legado de la esclavitud en una pequeña comunidad rural. En cierto modo, tengo dos carreras al mismo tiempo: autor, activista y antropólogo. A veces se superponen, pero siguen siendo autónomos. «

Su trabajo como investigador tiene, sin embargo, una dimensión política:

“Nosotros [los antropólogos] estudiamos cómo funcionaban otras sociedades; somos los guardianes de un tesoro de posibilidades que debemos compartir para recordar a nuestros contemporáneos que nuestro modelo de sociedad no es el único. Es posible vivir de otra manera. «

Tras varios libros dedicados a la antropología, publicó, en 2011, el ensayo Debt: 5.000 años de historia en Estados Unidos, donde fue un rotundo éxito. Publicado en Francia, el libro también es un éxito de ventas en Alemania, donde vendió 100.000 copias en unas pocas semanas. El autor desmonta muchas ideas establecidas:  como por ejemplo que las sociedades tradicionales nunca habían practicado el trueque y ya se regían por relaciones crediticias.

«Una terrible falta de significado»

En 2015, publicó Bureaucratie, que mira detrás de la escena de la sociedad neoliberal y la burocracia, que él ve como la mejor manera de ilustrar el control del liberalismo en nuestras vidas. “¿Alguien ha llenado tantos formularios en la historia? Se preguntó a sí mismo.

En 2018 publicó el ensayo  Bullshit Jobs (Trabajos de mierda) dedicado a los empleados y empleadas del sector de las finanzas, el marketing o la información convencidos de tener trabajos inútiles, absurdos o incluso perjudiciales para el sociedad. Describió estos «trabajos estúpidos» como «una forma de empleo remunerado que es tan totalmente innecesario, superfluo o dañino que incluso el empleado o la empleada no logra justificar su existencia, aunque se siente obligado, a honrar el términos de su contrato, para hacer creer que no es así ”.

Fuente

Comparte:
Share

Comentarios cerrados