¡¡ AFILIATE !!

Estatutos  -  Estatutoak
Estatutos CGT
Síguenos en
 

Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
  Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari






21 de octubre Huelga
Urriak 21 Greba


Manual emplead@s del hogar










Calendario Laboral




Rojo y Negro Televisión




Manual de lenguaje integrador no sexista

Amianto en Volkswagen Navarra

Por ÓSCAR AÑORBE BAILOS Y ANTONIO GAYARRE GIL

Delegados de CGT en el Comité de Empresa de VW Navarra

Volkswagen Navarra S. A. vuelve a ser noticia en relación con el amianto. Esta vez, como consecuencia de la última Sentencia del Juzgado de lo Social nº 4 de Navarra, de fecha de 21 de marzo de 2020, por la que se declara como Enfermedad Profesional, el Mesotelioma Pleural que causó la muerte de un Compañero que trabajó en la fabricación de los conductos de calorifugación de la antigua nave de AUTHI.

Desgraciadamente, vamos a tener que acostumbrarnos a noticias de este tipo, porque se van a ir dando, cada vez, con una mayor frecuencia.

Una vez más hemos podido comprobar la mezquindad, la falsedad y la ruindad con la que los máximos representantes de Volkswagen Navarra S. A. están manejando el asunto del amianto, pues se ha demostrado que no es cierta la afirmación del el Sr. Galindo, actual Representante Legal de la empresa, cuando aseguró en el juicio que “Volkswagen Navarra siempre ha cumplido las medidas de seguridad que están legisladas”.

No es la primera vez que el Sr. Galindo asegura que VW NAVARRA ha cumplido todas las medidas de seguridad exigibles, sin que eso sea cierto. Anteriormente, cuando era el máximo responsable de la Prevención en Volkswagen Navarra S. A., hizo las mismas declaraciones cuando por parte del Comité de Empresa se le exigieron explicaciones al tener conocimiento del primer caso de fallecimiento de un compañero a causa del amianto.

¿Qué pretende Volkswagen Navarra con esta actitud, como decimos, mezquina y ruin? ¿Quizás eludir su responsabilidad por hechos que se sucedieron en un pasado, cuando en la fábrica de Landaben no figuraban las siglas de Volkswagen?

Si esto es así, nada debiera preocuparles a las diferentes Direcciones que ha tenido la fábrica desde que Volkswagen se hizo cargo de la fábrica, pues sería una responsabilidad heredada, siempre y cuando bajo la dirección de Volkswagen se estuviese cumpliendo escrupulosamente con “las medidas de seguridad que están legisladas”, como siempre ha afirmado el Sr. Galindo.

Que ello no es cierto se demuestra en un informe del Instituto Navarro de Salud Pública y Laboral de Navarra (ISPLN) realizado a solicitud de la Dirección Provincial de Navarra del Instituto Nacional de la Seguridad Social y remitido al Director Territorial – Jefe de Inspección Provincial de Trabajo y Seguridad Social. Un Informe realizado con muchísimo detalle que ha tenido un importantísimo peso específico en un posterior Informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social a solicitud del Juzgado, y en la propia Sentencia, hasta el punto de que la misma Jueza llega a calificarlo comocontundente”.

No es para menos, porque el Informe del ISPLN recoge y señala todos los incumplimientos de la diferente Legislación Vigente desde que en 1965 se comenzara con la construcción de la fábrica de Landaben. Y lo vergonzoso es que hay tantos incumplimientos como obligaciones tenían las diferentes Direcciones en base a su responsabilidad para con la sucesión de personal de la Plantilla. A lo largo de la historia de la fábrica y al menos hasta fechas bastante recientes NO SE HA CUMPLIDO CON NINGUNO DE LOS PRECEPTOS SEÑALADOS POR LA LEY.

Antes de entrar a hablar de los incumplimientos debemos hacer un mapa de situación acerca del tema. Todas las muertes, hasta la fecha, de quienes en su día fueron Trabajadores de la fábrica, han sido relacionados con la fabricación, montaje y mantenimiento de los conductos de calorifugación que partían desde la central térmica y servían tanto para alimentar de aire caliente a las cabinas de pintura como para la calefacción de las dependencias. Por tanto, partimos desde 1965, fecha en la que se comenzó con la construcción de las primeras naves de la fábrica.

Comenzamos este largo recorrido de los incumplimientos por los que nos parecen más flagrantes, como lo es la falta de formación, información e instrucción demostrada mediante examen a l@s Trabajadores. Resulta terrible conocer que una persona haya fallecido por causa del amianto y no haya tenido conocimiento de haber trabajado con esta sustancia hasta haber enfermado. ¿Por qué no se informó a los Trabajadores? ¿Trataban con ello de evitar poner en marcha las preceptivas medidas preventivas?

Pues algo así debieron pensar l@s irresponsables que tuvieron la obligación de velar por la Salud de la Plantilla, porque salvo unas mascarillas de papel que les entregaban y que nadie velaba para que hicieran uso de ellas, las medidas preventivas tampoco existieron.

No disponían de ropa especial, ni máscaras respiratorias, no había sistemas de aspiración y ventilación, la limpieza no se realizaba por aspiración sino por barrido, generando más polvo en suspensión, no se les lavaba la ropa, incluso se les permitía comer y beber expuestos a respirar e incluso ingerir polvo y fibras de amianto. No se realizaron mediciones de polvo en suspensión en el aire y por tanto no existe documentación al respecto como también es preceptivo.

Tampoco se llevó a cabo un registro de personal expuesto o posiblemente expuesto, ni se sometió al personal a la Vigilancia Específica de la Salud, tanto durante su pertenencia a la empresa como tras su salida de la misma.

Podríamos señalar algunos más, porque incumplimientos los ha habido todos. Todo esto respecto a la construcción de las naves y los conductos calorifugados.

Esto que hemos relatado, que figura en el informe del ISPLN, es de una gravedad extrema, hasta el punto de que la Sentencia cite el Informe de la Inspección de Trabajo y Seguridad Social de fecha de 26 de diciembre de 2019 que determina que “debe concluirse que todos los trabajadores que prestaron servicios en VW Navarra y sus predecesoras en el periodo de 1966-1967, periodo en el que se construyeron los conductos recubiertos de amianto, estuvieron expuestos a amianto”.

En CGT, el delimitar  a esos años al personal expuesto se nos antoja algo escaso y esto es así durante todo el tiempo en el que los conductos calorifugados estuvieron en funcionamiento, al menos hasta 1978, todo el personal que pasó por la fábrica pudo estar expuesta al amianto, ya que los conductos no disponían de un sistema de filtrado, y por tanto el polvo y las fibras de amianto que quedaban en dichos conductos bien por el proceso de fabricación o bien por tareas de mantenimiento, podían ser inhaladas tanto en las cabinas de pintura como en cualquiera de las dependencias que se calentaban con aire caliente que salía de los conductos domésticos. Ni que decir tiene que tampoco se hicieron mediciones de polvo en suspensión en el aire ni se tuvieron en cuenta otro tipo de medidas preventivas, porque sencillamente el riesgo no se contempló.

Pero, como hemos venido sosteniendo en CGT desde un principio, a pesar de que Volkswagen Navarra S. A. delimita la exposición al amianto a esta época y a posteriores tareas de mantenimiento en los que se ha manipulado amianto, la utilización del amianto también se produjo en el ámbito de la producción en relación con la actividad de la fábrica, es decir, en la fabricación de los coches.

En este sentido, el Informe del ISPLN corrobora lo que, a CGT, dentro de nuestra particular investigación, nos habían comentado varios Trabajadores que utilizaron amianto para proteger las carrocerías tanto a la hora de sacar bollos aplicando calor, como a la hora de tapar grietas fundiendo plomo.

Incluso colocando placas de amianto entre la carrocería y el tubo de escape para evitar que el calor se propagara hasta el depósito de combustible cuando se fabricaba el modelo 124, cuando la fábrica pertenecía a SEAT. Esto es algo que el entonces Responsable del Servicio de Prevención, junto con otro técnico y varios Delegados de Prevención pudieron comprobar durante una visita al Museo de la fábrica a instancia de CGT.

Estas mantas de amianto friable, se rompían con facilidad y se desprendían muchas fibras, generando mucho polvo que se limpiaba mediante barrido. No existían sistemas de ventilación y aspiración, aunque sí se les suministraba mascarillas que nadie utilizaba, quizás porque la formación e información y la instrucción, tampoco existieron, como tampoco los Protocolos Específicos de Vigilancia de la Salud, ni figuran en ningún listado de personas expuestas o posiblemente expuestas. Eso sí se realizaban horas extra, que estaban prohibidas por la Legislación Vigente en aquella época, aumentando la exposición al amianto.

¿Hasta dónde llega la responsabilidad de Volkswagen Navarra S. A. en todo esto? Nadie puede responsabilizar a Volkswagen de los incumplimientos que llevaron a cabo sus predecesoras, de ahí que el Sr. Galindo quiera eludir responsabilidades. Sin embargo, sí que Volkswagen Navarra S. A., al hacerse cargo de la fábrica, es la responsable subsidiaria de todo lo que pueda acarrear la negligente gestión preventiva de sus predecesoras, y entre las obligaciones exigibles está la de tener un registro de Trabajador@s expuest@s o posiblemente expuest@s al amianto y mantenerlo al menos durante 40 años. También entre sus obligaciones están la Vigilancia Específica de la Salud mientras dich@s Trabajador@s sigan ligados a la Empresa, y la de facilitar un listado al ISPLN de aquell@s Trabajador@ espuest@s o posiblemente expuest@s que ya no pertenecen a la Empresa, para que desde el propio ISPLN se les haga el seguimiento de su Salud. Y en esto Volkswagen “ha pecado” incumpliendo la Ley, porque los listados y la Vigilancia Específica de la Salud, comenzaron a llevarse a cabo a partir de 2015, Hasta entonces, a pesar de lo que diga el Sr. Galindo, nada.

Todo esto que hemos reflejado hasta ahora, puede parecer un terrorífico fantasma de un pasado muy lejano, pues si no tod@s, la gran mayoría de l@s Trabajador@s que vivieron aquella época, ya no están en la fábrica. No podemos caer en ese error porque, en contra de las afirmaciones del Sr. Galindo, los hechos demuestran que la exposición al amianto y, por tanto, los incumplimientos en materia preventiva se han seguido manteniendo desde aquellas épocas hasta al menos el año 2015, es decir cuando Volkswagen Navarra S. A. ha sido la responsable de nuestra Seguridad y nuestra Salud.

Desde que Volkswagen es la propietaria de la fábrica (año 1994), se han llevado a cabo numerosas actuaciones de mantenimiento de instalaciones en las que ha habido presencia de amianto. Estas actuaciones las ha venido realizando el personal de Mantenimiento de Volkswagen Navarra S. A. sin las correspondientes medidas preventivas necesarias. Es más, Volkswagen jamás ha considerado inscribirse en el Registro de Empresas por Riesgo de Amianto (RERA), una obligación que data desde 1986 para aquellas empresas en las que hay manipulación de amianto. ¿Por qué no lo ha hecho? Porque siempre han mantenido que en Volkswagen Navarra S. A. nunca ha habido amianto.

Por ello, y de la manera más negligente, se ha sometido al personal de Mantenimiento de Volkswagen Navarra S. A. a un riesgo que puede provocarles trágicas consecuencias, cuando dichos trabajos debieran haber sido realizados por empresas especializadas inscritas en el RERA, en unas condiciones de seguridad muy concretas y bajo la aprobación del correspondiente Plan de Trabajo con Amianto, por la autoridad competente.

Así mismo, se han llevado a cabo trabajos de desamiantado al sustituir piezas de uralita (amianto no friable) sin ninguna garantía de que se hubieran previsto y adoptado las oportunas medidas de prevención contra la generación, dispersión e inhalación de fibras de amianto.

Como ha quedado suficientemente demostrado, el Sr. Galindo, sin ningún tipo de vergüenza, miente cuando dice que en Volkswagen Navarra S. A. siempre han cumplido la Ley, y su desfachatez llega a tales límites, de que lo hace a sabiendas de que en 2016, siendo el máximo Responsable de la Prevención en la fábrica, la Inspección de Trabajo y Seguridad Social sancionó a la Empresa por infracción en materia de seguridad y salud, por situación de riesgo a que fueron sometidos los trabajadores de mantenimiento en el desmontaje de instalaciones que contenían amianto.

Todo el cúmulo de incumplimientos, incluidos los de la época Volkswagen Navarra S. A., indican de manera muy clara que la Seguridad de tod@s los Trabajador@s que, en alguna época de la historia de la fábrica, con sus diferentes razones sociales, hasta 2016, en mayor o en menor medida, hemos estado o hemos podido estar expuestos al amianto, y por tanto ha existido la posibilidad de inhalar fibras y poder desarrollar una enfermedad que nos quite la vida. Por ello, desde CGT entendemos que tod@s sin excepción debemos estar incluidos en los listados de trabajador@s expuest@s o posiblemente expuest@s al amianto y, por tanto, sometidos a la Vigilancia Específica de la Salud.

Además, otro incumplimiento legislativo que se ha dado desde 1995, por tanto, en la época Volkswagen Navarra S. A., es la de la Coordinación de Actividades Empresariales. En Volkswagen Navarra S. A. trabajan un gran número de trabajador@s que pertenecen a otras empresas y que a lo largo de su presencia en la fábrica de Landaben, al igual que nuestra Plantilla, han estado expuestos o podido estar expuestos al amianto y, por lo tanto, también deben incluirse en los listados de trabajador@s expuest@s o posiblemente expuest@s al amianto de sus empresas, y por tanto, sometidos a la Vigilancia Específica de la Salud.

Tampoco acaba aquí la cosa, porque también hemos tenido conocimiento de que familiares de trabajadores fallecidos por causa del amianto, también han desarrollado una enfermedad asociada a esta sustancia, siendo su única exposición al mismo, la limpieza de la ropa de trabajo de su familiar trabajador de la fábrica, y ello gracias a otro incumplimiento, como es la obligatoriedad de empresa de lavar la ropa de trabajo.

La terrorífica sombra de la tragedia planea sobre muchísima más gente de lo que en apariencia podría suponerse, por supuesto muchísima más gente que la que la Dirección de Volkswagen Navarra S. A., quiere admitir, impidiendo con su irresponsabilidad que todas estas personas puedan tener acceso a un control y a una detección precoz de posibles enfermedades.

Los personajes que han tenido la responsabilidad de nuestra Seguridad y nuestra Salud en sus manos, han cometido infracciones reiteradas de las normas de prevención de riesgos laborales estando legalmente obligados, no facilitando los medios necesarios para que los trabajadores desempeñáramos nuestra actividad con las medidas de seguridad e higiene adecuadas, poniendo así en peligro grave nuestra vida, salud o integridad física.

Para terminar, debemos concienciar a todas las personas que hayan trabajado en la fábrica, que ahora es Volkswagen Navarra S. A., independientemente de la empresa a la que pertenecieran o pertenezcan, que hasta 2016 han estado o podido estar expuestos al amianto, y por tanto, ante la aparición de algún síntoma de enfermedad que pueda relacionarse con la exposición al amianto, deben hacérselo saber a sus Médic@s, y si es su deseo, pueden ponerse en contacto con esta Sección Sindical para brindarles nuestro asesoramiento, totalmente desinteresado.                                    

Comparte:
Share

Comentarios cerrados