Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari










Guía Rápida Laboral
frente a la crisis
del coronavirus


Calendario Laboral


cgt-lkn


Rojo y Negro Televisión





Manual de lenguaje integrador no sexista


Estatutos CGT


Dinero barato sin precedentes para la banca española: Piden 175.000 millones al BCE

Las entidades acudirán en bloque a la inyección de la autoridad esta semana, una operación con la que pueden ganar un 1% sólo por pedir el dinero prestado.

La banca española se frota las manos ante su cita con el Banco Central Europeo (BCE) de mañana. La institución monetaria dará los resultados de su gran inyección de liquidez dentro del programa TLTRO III (tercera edición del programa de préstamos a largo plazo condicionados a la concesión de crédito). Con este dinero, las entidades tendrán inagotables recursos para asegurarse de que pueden seguir financiando a la economía real en condiciones extraordinarias pese al repunte del riesgo por impago por la crisis del coronavirus.

Según aseguran fuentes financieras, los bancos españoles apelarán al BCE para captar alrededor de 175.000 millones de euros de una sola tacada. Será la mayor petición de liquidez a la institución europea por parte de los bancos españoles en una única cita. De hecho, la cifra está en línea con toda la deuda que ahora mantiene el sector con el BCE y que se situó en 176.042 millones a cierre de mayo. Eso sí, parte de los nuevos fondos servirán para refinanciar deuda antigua que estaba en peores condiciones.

Santander es, de largo, el banco que más liquidez solicitará al BCE, con una cifra que supera los 55.000 millones de euros. Por volumen de su masa crediticia, el banco que preside Ana Botín es el que más capacidad tiene para endeudarse con la institución europea, pudiendo llegar hasta casi los 90.000 millones de euros, según fuentes del mercado.

CaixaBank ocupa la segunda posición y solicitará 37.000 millones de euros. Con esta operación cubre la totalidad de la liquidez que puede solicitar al supervisor en el marco de este programa, pues mantiene ya 8.000 millones procedentes de subastas anteriores, para un total de 45.000 millones.

Sabadell cierra el podio con su petición por 27.000 millones, de los que 13.500 se destinarán a refinanciar deuda de anteriores programas con peores condiciones.

El resto de entidades mueve cifras menores que van desde los 21.000 millones de euros que solicitará BBVA hasta llegar a los 3.500 millones de Cajamar, y algo menos Bankinter más cerca de los 3.000 millones. Pese a ello, en todos los casos el apetito ha sido máximo y sin comparación con citas anteriores.

Condiciones inmejorables

La clave del apetito de la banca por la liquidez del BCE está en las condiciones tan extraordinarias que ha fijado el banco central. Para incentivar el flujo del crédito en plena crisis del coronavirus, el BCE ha mejorado sustancialmente las condiciones de sus subastas de liquidez hasta el punto de que los bancos pueden ganar un 1% (el tipo de interés máximo de estas operaciones es el -1%) sólo por el hecho de solicitar dinero en la ventanilla de Fráncfort. El margen final para la banca puede ser mucho mayor, pues esta ganancia se produce de forma independiente al tipo de interés que luego fije la entidad a las familias o empresas para la concesión del préstamo.

Como condición para lograr ese 1%, las entidades que pidan prestado al BCE sólo tienen que mantener su masa crediticia, es decir, el volumen total de créditos concedidos a la economía real, en los niveles de marzo. Se trata, según los expertos, de un requisito muy asumible teniendo en cuenta que la demanda de financiación bancaria se ha disparado como consecuencia del parón de la actividad económica por la pandemia y que parte del riesgo está cubierto por los diferentes sistemas de avales públicos que han puesto en marcha los Estados.

Pero incluso si no logran cumplir los objetivos el dinero del BCE ofrece una significativa recompensa. Estas entidades podrán acceder a un interés del 0,5% sólo por el hecho de pedir prestado (sin ponderar el crédito dado), lo que supone contrarrestar la penalización que la autoridad monetaria impone a los bancos que dejan su exceso de liquidez aparcado en Fráncfort. Los préstamos concedidos por el BCE en el marco de esta operación tienen vencimiento a tres años.

Las TLTRO III se lanzaron en septiembre de 2019 para estimular el crédito y, desde entonces, se han celebrado de forma trimestral. Sin embargo, ha sido en la crisis del coronavirus cuando la autoridad monetaria ha mejorado sus condiciones hasta hacerlas irresistibles. Hoy será la primera vez en la que los bancos podrán captar dinero del supervisor con un tipo del -1%. Tan atractiva es la operación que se espera que la banca europea solicite ente 1 y 1,4 billones de euros. A la avalancha de peticiones prevista también contribuye el hecho de que hace tiempo que los inversores no penalizan a las entidades por solicitar dinero al BCE. En lugar de verse como un estigma (en general las entidades no tienen problemas de liquidez), se ve como la operativa más rentable.

https://www.expansion.com/empresas/banca/2020/06/17/5ee9d25f468aeb540a8b4639.html

Comparte:
Share

Comentarios cerrados