¡¡ AFILIATE !!

Estatutos  -  Estatutoak
Estatutos CGT
Síguenos en
 

Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari














Calendario Laboral




Rojo y Negro Televisión




Manual de lenguaje integrador no sexista

Decepción sindical con Ada Colau por la privatización y precarización del Metro

Sobre los llamados Ayuntamientos del cambio se vienen produciendo movimientos de trabajadores, sociales o vecinales que chocan abiertamente con su política en cuestiones como la privatización de los servicios públicos o la precariedad laboral.

El sindicato mayoritario en comité de empresa, la CGT, denuncia la “incompetencia evidente” del Ayuntamiento de Barcelona para encontrar una solución al conflicto, que mantiene la huelga indefinida cada lunes desde el 24 de abril

El equipo de Ada Colau en el Ayuntamiento de Barcelona estaría actuando en TMB en sentido inverso a sus promesas electorales. Al menos así lo perciben sindicalistas implicados en las negociaciones actuales por el convenio colectivo, motivo de fondo de una huelga indefinida que se convoca cada lunes y que empezó el 24 de abril.

La privatización de las tareas de mantenimiento del Metro y un proceso acelerado de precarización laboral de los trabajadores son, según explican fuentes sindicales, el principal escollo que bloquea las negociaciones. Este miércoles se ha celebrado una reunión más entre trabajadores y la empresa en el Departament de Treball, y se mantienen las conversaciones.

Las demandas de los trabajadores se centran, en general, sobre el redactado de muchos puntos del convenio colectivo que se está negociando. Son quizás temas menores, pero trabajadores y empresa no acaban de encontrar la entente en estos flecos. Sin embargo, los dos puntos centrales que generan el enroque de las dos partes —y dónde hay la principal diferencia de posiciones— es la externalización del mantenimiento de vías, un negocio jugoso y millonario que, según explican los sindicalistas, se reparten principalmente las empresas Comsa y Cobra.

“Desde hace cuatro o cinco años no se han reemplazado las plazas que se han ido dando [en el departamento de mantenimiento] y se intenta vaciar el departamento de contenido para que las tareas las hagan las dos empresas privadas, Comsa o Cobra, las dos dedicadas a hacer cambios de vías y de catenarias”, explica Toni Edo, delegado el Comité de empresa del Metro por la CGT, el sindicato con más representación en el Metro. “Desde principios de la negociación, el octubre del 2015, estamos pidiendo que se internalicen las tareas de mantenimiento porque vemos que la voluntad de la empresa es externalizarlas”, asegura.

Esta voluntad, según el sindicalista, se puede explicar por el hecho que hay un negocio interesante detrás. “Siempre que gestionas dinero público se acaba repercutiendo en beneficios para una tercera persona. Cuando externalizas una tarea, además, no tienes responsabilidades sobre el resultado de los trabajos y sobre la calidad laboral de los trabajadores”, dice Edo.

Niegan que busquen cobrar más

A pesar de la demanda de la internalización del mantenimiento, en la opinión pública se ha instalado la idea que los trabajadores del metro buscan sólo cobrar más. Toni Edo dice sobre este punto que “esto no es en absoluto correcto”. Por otra parte, añade que desde el 2011 tenían los sueldos congelados, que se pidió que se descongelaran y que este tema “ya está más o menos orientado”. Reitera que “esto no es un impedimento para echar el convenio adelante”, pero denuncia que TMB “lo usa como arma arrojadiza”, lamenta el sindicalista.

La precarización laboral, además de la privatización, es también uno de los puntos principales de conflicto. En este punto, aseguran que la empresa quiere crear un nuevo turno de trabajo que sólo sea para personas que trabajan a tiempo parcial. “La voluntad es hacer oficial que haya un grupo de personas que trabajan al 75%, cuando lo que quieren es trabajar al 100%”. Los trabajadores piden que la empresa recupere un sistema de incorporación gradual a la plantilla (que denominan la “n invertida”) que permite la integración de los trabajadores de forma escalonada en el equipo. En las negociaciones se está presionando para que se recupere este sistema para la incorporación de nuevos trabajadores a tiempo completo.

La privatización y precarización de los servicios y las condiciones laborales son factores que para los sindicatos representan un peligro en cuanto a cuestiones de seguridad y calidad del servicio de metro. De hecho, según Edo, ya se han producido algunos accidentes “por trabajo mal hecho por parte de empresas externas” que han originado paradas parciales del servicio. Es por eso que los sindicatos recuerdan que esta gestión de TMB tiene “una repercusión directa sobre el usuario”.

Promesas incumplidas de Barcelona en Comú

Los trabajadores manifiestan estar sorprendidos con la actitud del Ayuntamiento de Barcelona en este conflicto. El delegado de la CGT en el comité de empresa del Metro habla “a nivel personal” a la hora de valorar el papel de los negociadores del equipo de Colau en el conflicto. “Como trabajadores con el equipo de Trias no teníamos ninguna esperanza de nada, pero es que tampoco teníamos ninguna promesa de nada ni especial”, asegura Edo. Es más, el sindicalista reconoce que con el gobierno de Trias se encontró una solución —“que hubiera podido ser mejor”— en el cobro de la paga extra que se les había retirado. “Ahora que tenemos un ayuntamiento que en el programa electoral promete evitar las externalizaciones y la precarización, no entendemos que prometa una cosa y defienda otra”, explica Edo.

El sindicalista cree que la situación actual de las negociaciones pone en evidencia que “hay una incompetencia evidente” por parte de la presidenta de TMB, Mercedes Vidal, de quien además dice que “no está capacitada para hacer el trabajo que está haciendo” y por lo tanto encontrar una solución al conflicto actual. “Es una pena que Barcelona en Comú no sepa ver esto y que no tome las medidas que tocan”, concluye Edo. Tanto los sindicatos como la CUP ya han pedido la dimisión de Vidal.

Comparte:
Share

Comentarios cerrados