¡¡ AFILIATE !!

Estatutos  -  Estatutoak
Estatutos CGT
Síguenos en
 

Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari














Calendario Laboral




Rojo y Negro Televisión




Manual de lenguaje integrador no sexista

Más de 8.000 empleados accionistas del Banco Popular pierden su dinero y están a la espera de un ERE

En torno al 75% de los empleados del grupo es accionista de Popular, es decir, más de 8.000 personas de una plantilla de 11.000, ahora sus títulos del banco, valen cero euros como los 300.000 títulos en manos de los accionistas.

La presión que sufrieron las oficinas para colocar las dos ampliaciones, especialmente la última, fue muy fuerte. Tenía que cerrarse con éxito y era prioritario vender acciones a clientes y, por supuesto, entre los propios empleados.

El banco animó a la plantilla a comprar acciones en la ampliación de capital otorgando adelantos de sueldo a interés cero.

El fuerte sentimiento corporativo de los empleados y cierta presión por parte de la dirección del grupo han movido a la mayoría de ellos a respaldar las dos ampliaciones de capital por 5.000 millones de euros que Popular lanzó en 2008 y mayo del año pasado.

La integración de Popular en Santander puede suponer el despido de entre 4.500 y 5.000 personas más, equivalente a prácticamente el 50% de una plantilla actual, compuesta por en torno a 11.000 personas.

Al drama que viven los empleados del banco por haber perdidos sus ahorros, se suma que están expuestos a un nuevo ERE, cuando todavía no se ha cerrado el que fue aprobado en el mes de noviembre. El 30 de junio termina el ERE que ha supuesto la salida de 2.592 empleados, cerca del 20% de la plantilla. La reestructuración que Popular llevó a cabo a finales del año pasado conllevó el cierre de 300 oficinas.

El Popular lleva al Opus Dei en las venas desde hace casi 70 años. La presencia de miembros de la institución ultracatólica en el accionariado del banco se ha mantenido hasta nuestros días, condicionando, en la sombra, la estrategia de una entidad que históricamente ha financiado los proyectos de la Obra y ha servido como instrumento para entretejer relaciones e influencias al máximo nivel en las instituciones políticas, económicas y sociales de España.

Comparte:
Share

Comentarios cerrados