Los despidos laborales cuestan hoy a las empresas la mitad que en 2013

Las reformas laborales de 2010 y 2012 están resultando más dañinas para el trabajador de lo que parecía en un principio tras analizar detenidamente los datos que reflejan diferentes informes obtenidos de los sindicatos. Los despidos son los “aspectos más lesivos” de la reforma laboral de 2012, cuya derogación negocian los sindicatos y la patronal con el Gobierno.

El abaratamiento de estos despidos es uno de los puntos más polémicos en la reforma del PP, también la del PSOE en 2010. La cuantía media conseguida por los trabajadores que denuncian su despido ante los tribunales se ha visto reducida sustancialmente en los últimos 10 años . Su punto máximo lo alcanzó en 2013, en lo peor de la anterior crisis, cuando la destrucción de empleo fue mayor, rozando los 15.000 euros, se redujo a 9.583,4 euros en el atípico año de la pandemia. Ahora ha caído hasta los 8.580,6 euros en el primer trimestre de este año: un 45,4%.

No importa que esta indemnización por despido la fijase el juez en una sentencia o que se negociase en la conciliación previa entre las partes, el abaratamiento es común en todos los casos: la cuantía media por trabajador ha descendido un 44,6%, si éste concilió con la empresa y evitó el juicio, y un 36,9% para los casos en que se tuvo que llegar a juicio.  También con las cuantías concedidas por los jueces se ha visto perjudicado el trabajador tras reclamar cantidades adeudadas por las empresas, ya que la reducción equivale a un 35% desde 2013.

1.445,3 millones de euros en compensaciones en 2013

2013 también fue el año en el que más indemnizaciones por despido se pagaron en conjunto en las empresas a los trabajadores que las reclamaron: 1.445,3 millones de euros. En 2020 no llegaron a 753,4 millones, un 47,8% menos, y en el primer trimestre de este año se han concedido compensaciones por importe de 242,1 millones de euros.

Las caídas de la indemnizaciones se siguen sucediendo a pesar de que el número de trabajadores que denuncian y acuden a tribunales ha crecido con la pandemia. Desde octubre de 2020 hay más de 40.000 casos trimestrales. En los últimos tres meses de 2020 los despidos judicializados alcanzaron los 42.635 y en el comienzo de 2021 son ya 41.087.

De 45 días de indemnización a 20

Sin embargo, la principal causa de la rebaja de las indemnizaciones está en los cambios introducidos en las reformas de 2010 y 2012, donde se amplió el contrato de fomento del empleo, que en caso de despido improcedente daba derecho a una indemnización de 33 días por año trabajado. Se redujo con ambas reformas el número de despedidos que hasta ese momento habrían sido compensados con los 45 días en que estaba tasado el despido improcedente hasta esa fecha.

No fue lo único: el despido objetivo por causas económicas se rebajó también de 45 días a 20, y las empresas podían alegar simplemente que no sólo pérdidas actuales sino también las “previstas” e incluso una “disminución persistente del nivel de ingresos”.

Asimismo, existieron diferentes medidas lesivas que dañaron laboralmente al trabajador a la hora de despedirlo: se eliminó la necesidad de la autorización administrativa para ejecutar en Expediente de Regulación de Empleo (ERE), se redujo la capacidad de negociación con los sindicatos, y se permitió despedir con 20 días de indemnización a los trabajadores que rechacen una modificación sustancial de sus condiciones laborales o no quieran un traslado.

https://contrainformacion.es/los-daninos-ecos-de-la-reformas-laborales-de-2010-y-2012-los-despidos-cuestan-hoy-a-las-empresas-la-mitad-que-en-2013/

Comparte:
Share