(Vídeo) El documental «La cruda realidad» y su absoluta vigencia

Entrevistamos a Aitor Iruzkieta Ortuzarque, el director del documental «La cruda realidad» sobre el problema del “Peak Oil” (el cenit de la producción de petróleo) y del “Peak Everything” (agotamiento de todos los recursos estratégicos) y unas consecuencias que, junto con las del cambio climático y el crecimiento exponencial de nuestra sociedad, nos están llevando a un posible colapso.

Kaosenlared: Mucha gente se preguntará por qué elegimos en este momento desde Kaosenlared difundir este documental del año 2016…  y justo a 48 horas de que se ha hecho público el informe del IPCC

Aitor Iruzkieta Ortuzar: “La Cruda Realidad” es un documental que cumple 5 años desde el día de su estreno, con esto no queremos decir que sea un documental desfasado, más bien todo lo contrario, ya que los problemas que expone se van acrecentando día a día, la idea de realizar este documental me vino a la mente cuando me fui enterando en varios foros de redes sociales de la auténtica magnitud del problema, donde científicos y gente con altos conocimientos del tema debatían con argumentos científicos los distintos puntos donde la física y la economía colisionaban, y obviamente es la economía la que está sujeta a la física y a las leyes de la termodinámica, no al revés.

Kaosenlared: ¿Cómo analizas la situación actual a nivel planetario?

Aitor Iruzkieta Ortuzar: El mundo se enfrenta a un punto crítico, donde el crecimiento exponencial de nuestra economía choca con los límites biofísicos del planeta, el pico del petróleo (peak oil) y el de todos los recursos (peak everything) es una realidad contrastada por científicos de todo el mundo, en este documental tratamos de explicar sus consecuencias que junto con el cambio climático y depredación del medio natural nos pueden llevar a un colapso de la sociedad tal y cual la conocemos ahora.

Kaosenlared: Hay puntos realmente críticos en el consumo energético y pese a que hay sectores que niegan el agotamiento de los recursos, la comunidad científica y los activistas y movimientos ecologistas hablan de que ese momento no está tan lejos…

Aitor Iruzkieta Ortuzar: Una sociedad capitalista como la nuestra necesita de energía creciente y constante para mantener nuestro nivel de vida, hasta ahora hemos dispuesto de millones de toneladas de energía fósil con una densidad energética enorme y con una capacidad de transporte y almacenaje óptimos, pero desde hace unos años estamos viendo como países exportadores están dejando de serlo y se unen a la enorme lista de países importadores haciendo crecer más la demanda que la oferta, muchos países como EEUU están recurriendo a pozos de fracking (fractura hidráulica) o incluso a arenas bituminosas en un signo de desesperación para poder dar a basto su economía petrodependiente, todo esto inflado con subvenciones estatales, ya que el fracking y técnicas como las de las arenas bituminosas tienen un alto coste energético, un coste que muchas veces es negativo en términos energéticos.

Kaosenlared: También se detecta un cierto optimismo en lo que hace a la posibilidad de reemplazar los combustibles fósiles por energías renovables o biocombustibles. Esto en vista de ciertas evidencias parece un tanto dudoso. ¿Cuál es tu opinión?

Aitor Iruzkieta Ortuzar: No hay alternativas energéticas que puedan suplantar la densidad de los combustibles fósiles, de hecho, las energías renovables son grandes subsidiarias de las fósiles en su manufacturación, transporte, mantenimiento, etc…, sin duda serán las energías del futuro, pero la energía que podrán aportarnos no llegará a un 30% de la energía que consumimos actualmente, y el problema con los hidrocarburos no sólo es a nivel energético, ya que se utilizan para hacer todo tipo de objetos, plásticos, gomas, pinturas, cosméticos, y una larga lista de objetos cotidianos, de hecho, cuando yo miro a mi alrededor, solo veo petróleo por todas partes, cuando miro desde una calle de una ciudad, veo un montón de asfalto puesto ahí por maquinaria pesada que necesita de la densidad del diesel, veo enormes bloques de cemento fabricado gracias a energías fósiles desde su extracción de las canteras, pasando por su fabricación y acabando en su transporte, colocación y mantenimiento. Todo esto ha sido posible gracias a la fácil disponibilidad de estas fuentes energéticas que junto con la disponibilidad de materia prima nos han dado 200 años de lujuria extractivista.

Kaosenlared: Cuando escuchamos (y decimos) «no hay tiempo» surgen las críticas peyorativas y los calificativos de «alarmistas. ¿Hay tiempo, Aitor?

Aitor Iruzkieta Ortuzar: Quiero poner el acento en la necesidad de que la gente entienda la urgencia de una respuesta inmediata a este problema, no solo se trata del cambio climático, que ya solo por ello deberíamos de estar en una economía de guerra luchando para poder… no frenarlo, ya que con la inercia que tiene es imposible pararlo, sino más bien en mitigarlo lo máximo posible o atrasarlo, se trata de comprender que si a esto le sumamos la falta de energía y materiales tan necesarios para esta transición como el cobre, cobalto, neodimio, etc… que ya empiezan a escasear también, nuestra economía y por lo tanto nuestras sociedades con casi 8.000 millones de habitantes colapsarán.

Kaosenlared: La pregunta de rigor, Aitor, creo que la esperabas. ¿Hay salida?

Aitor Iruzkieta Ortuzar: La solución no es nada fácil en una sociedad tan compleja, pero desde aquí vemos necesario que la gente se vaya concienciando en que cada día dispondrá de menos “de todo”, y que solo hay dos opciones de salida, un ecofascismo donde los ricos sigan viviendo y consumiendo lo que quede aún en pié a costa del sufrimiento de la población o un decrecimiento ordenado y equitativo donde todos trabajemos para afrontar los grandes cambios que están a la vuelta de la esquina, si no optamos por una de estas 2 opciones, y seguimos con nuestras políticas de patada hacia adelante, el colapso de la sociedad como la conocemos ahora será inminente.

Fuente

Comparte:
Share