Los trabajadores no se resignan al cierre de la planta de Airbus en Puerto Real

El cierre de la planta de Airbus en Puerto Real parece irreversible. Pese a las movilizaciones de los trabajadores en los últimos meses y de que los sindicatos no se rinden ni dan aún la batalla por perdida, la empresa no parece dispuesta a cambiar de opinión. 

Pese a ello, los trabajadores de Airbus acudieron este pasado miércoles a la puerta del Parlamento andaluz, convocados por el sindicato CGT, para exigir el mantenimiento de la planta de Airbus Puerto Real y mostraron su rechazo a la instalación de la industria 4.0 porque “hay que remitirse a la historia” y pusieron el ejemplo de que “cuando cerraron Delphi aquello era 2.0, y luego están los Astilleros dentro de Navantia Puerto Real, donde está el CFA, que no funciona y está vacío, hay fotos muy bonitas en los periódicos pero está vacío”.

En declaraciones a los periodistas, Juan Antonio Guerrero, miembro del comité de empresa en Airbus Puerto Real y miembro del Comité Interempresas en Airbus España, lamentó que “vender otra industria 4.0 en la Bahía después de la experiencia que hay da la sensación de que quieren tomar el pelo”. “Parece que son chiringuitos para seguir robando de subvenciones, y los compañeros no quieren eso, quieren trabajo”, concluyó Guerrero.

Sobre el motivo de la concentración, Guerrero explicó que “se está aquí porque no se entiende que Airbus Puerto Real sea la única planta de Operaciones que hay en Andalucía y que pretendan cerrar una de las 11 que hay en todo el mundo y que sea precisamente en Andalucía donde se cierre una planta de Airbus Operaciones”.

Según informa El País, “la compañía prepara ya la hoja de ruta de una larga mudanza que culminará con el traslado de toda la actividad de la fábrica puertorrealeña a la factoría dedicada hasta ahora a la división militar que tiene en el municipio vecino del Puerto de Santa María. Se hará con dos directrices: que la carga de trabajo se quede en Cádiz y que el empleo se mantenga, según aseguran fuentes de la empresa. La medida garantiza el empleo para los 300 trabajadores directos de la firma en este centro, pero deja en el limbo a unos 200 de subcontratas y auxiliares, según ya estimaron los sindicatos”.

“La empresa planteó para negociar un todo, donde puso el convenio, el problema que hay en la Bahía de Cádiz con Puerto Real, los excedentes y los ERTEs de larga duración. Como no se ha llegado a un acuerdo con los cinco sindicatos, lo que hace es fragmentar las mesas de negociación”, explicó Guerrero el miércoles a la prensa.

Por este motivo, Guerrero ha desarrollado que “ahora mismo se negocia el ERTE de negociaciones y el convenio, que se va a empezar a negociar el jueves”, terminó Guerrero.

Fuente

 

Comparte:
Share