Inicio Laboral CGT/LKN Bizkaia convoca concentración por la derogación de la Reforma Laboral: Jueves, 22 de Abril, 11:00 h. Plaza Moyua

CGT/LKN Bizkaia convoca concentración por la derogación de la Reforma Laboral: Jueves, 22 de Abril, 11:00 h. Plaza Moyua

por Colaboraciones

Sigue pasando el tiempo y las reformas laborales de los gobiernos de Rajoy y Zapatero no han sido derogadas ni modificadas sustancialmente y son un ataque al conjunto de la clase trabajadora que ha permitido avanzar a pasos agigantados hacia la precarización del mercado laboral, los bajos salarios y el empeoramiento de la calidad de vida de las personas trabajadoras. Las reformas laborales han configurado un mercado laboral basado en el abuso de la subcontratación, la especulación y la temporalidad, donde el trabajo estable es ya casi una quimera. Un gran éxito de la patronal que consiguió gracias al papel han jugado CC.OO. y UGT que nunca se han planteado en serio su derogación.

El acuerdo de gobierno PSOE-Unidas Podemos incluía la derogación de la Reforma Laboral. Sin embargo, a los pocos días de ese acuerdo el PSOE dejó claro que no era posible derogarla y empezaron ha hablar de los “aspectos más lesivos” de esta ley. Desde el punto de vista de la CGT, de nada sirven modificaciones puntuales a las Reformas Laborales de las eras Zapatero-Rajoy. Las pocas que se han realizado se han demostrado insuficientes. Por eso entendemos que es necesario derogarlas al completo cuyas partes más lesivas son las siguientes:

  • Libertad absoluta para despedir al objetivar por ley el despido procedente y eliminar la autorización administrativa en los despidos colectivos (ERE).
  • Rebaja sustancial de la indemnización por despido, generalizando la de 20 días, con un máximo de 12 mensualidades y, dejar el despido improcedente en 33 días con un máximo de 24 mensualidades como norma general para todos los contratos a partir del 12 de febrero y, como residuo los 45 días hasta esta fecha de febrero.
  • Despido absolutamente gratuito para las empresas de menos de 25 trabajadores/as, al permitirles contratos con un período de prueba de 1 año y de ser despedidos durante el periodo de prueba, la indemnización es 0.
  • Eliminación de la fuerza normativa del Convenio Colectivo por dos vías, una, permitiendo que el empresario se descuelgue de la aplicación de las condiciones salariales y de las condiciones de trabajo: jornada, sistemas de retribución, sistemas de turnos, movilidad funcional y geográfica y, la otra, terminando con la ultraactividad de los convenios fijando un tiempo máximo de 24 meses. Se tiende a la negociación individual y al convenio de empresa.
  • Prioridad aplicativa de los convenios de empresa sobre los convenios sectoriales o provinciales.
  • Instauración de los contratos precarios como la norma de contratación (contratos muy baratos que el trabajador, si quiere, complementa con sus prestaciones de desempleo) y, a la vez, contratación incentivada y subvencionada, para el empresario.
  • Eliminación de la fuerza de las y los trabajadores al dejar sin contenido efectivo el derecho fundamental de los sindicatos a la defensa de los derechos colectivos, otorgando al empresario toda la capacidad de decisión a la hora de cumplir o no las condiciones colectivas pactadas en los convenios.
  • Modificación del contrato a tiempo parcial para compatiblizarlo con las horas extraordinarias, lo que sin duda favorecerá el fraude en la contratación y la consiguiente reducción de cotizaciones a la Seguridad Social.
  • Reducción de las y los empleados públicos igualando sus condiciones a las de la empresa privada y permitiendo que las personas que cobran el desempleo desarrollen trabajos de los servicios públicos.

Para poder echar abajo las reformas laborales no basta con los amagos de la Ministra, las negociaciones en un despacho con la patronal y los discursos de CC.OO. y UGT en contra de esta ley. Lo que realmente es necesario es un plan de lucha en los centros de trabajo que culmine de una gran movilización obrera y popular, continua y sostenida hasta su derogación. Por eso es imprescindible que volvamos a tomar las calles, que lancemos un mensaje claro y rotundo y que demostremos que, la clase trabajadora de este país, no se pliega ni a las promesas incumplidas de unos ni a las amenazas de otros.

Comparte:
Share

Related Posts

Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari Aceptar Leer más