Concentración contra la represión policial y el abuso patronal de la empresa Limpiezas Arana de Uribarri (Vídeo)

Convocada por Langile Autodefentsa Sarea (LAS) y con el apoyo de diversos colectivos y sindicatos, entre ellos CGT-LKN de Bizkaia, se han concentrado más de un centenar de personas, frente al palacio de justicia de la calle Buenos Aires de Bilbao, en solidaridad con las 7 personas que fueron detenidas y han sido llamadas a declarar  acusadas de un delito de extorsión.

Los hechos se remiten a finales del mes de Noviembre, a raíz de la denuncia de una trabajadora migrada, sin contrato y en situación de máxima vulnerabilidad, se inicia un conflicto laboral en la empresa Limpiezas Arana. Esta empresa situada en el barrio Uribarri (Bilbao) mantiene en condiciones de semi-esclavitud a numerosas trabajadoras. Para iniciar dicho conflicto, como en otras ocasiones, se realizaron unas peticiones legítimas concretas al dueño. Después se visibilizaron los sistemáticos abusos de la empresa, realizando movilizaciones en apoyo a la trabajadora, difundiendo el caso, organizando mesas informativas en el barrio, etc. Todas estas acciones están enmarcadas dentro de la lucha sindical, que es el trabajo que LAS realiza.

Tras varios meses de conflicto, a raíz de la denuncia que realiza el dueño, llegan los primeros golpes represivos por parte de la Ertzaintza. Se da un gran despliegue policial en una de las movilizaciones frente a la empresa que culmina con varias identificaciones por hechos como: hablar con un megáfono, repartir panfletos…posteriormente varias compañeras reciben citaciones judiciales por haber realizado entrevistas en medios de comunicación o haber llamado a las movilizaciones públicas. Semanas más tarde, la Policía española detiene a seis militantes en sus propias casas, incluida la propia trabajadora. La acusación: extorsión continuada. Delito con penas de hasta cinco años de prisión.

Langile Autodefentsa Sarea considera el grave precedente que puede significar, que la legítima defensa de los derechos en un conflicto laboral y la respuesta auto-organizada de las trabajadoras, acabe siendo juzgada por extorsión. Queda bien reflejado que la represión es un arma indispensable para perpetuar el poder de la clase dirigente, debilitar y criminalizar las luchas. Mientras tanto, ocultan las verdaderas acciones violentas como las que de manera impune pone en práctica esta empresa, imponiendo a las trabajadoras semejantes condiciones de vida.

Así mismo consideran que gracias al aparato policial que sirve exclusivamente a los intereses de la burguesía, utilizando todos sus medios para reprimir, las expresiones de lucha que visibilizan los atropellos que cometen y por el simple hecho de decir no, ante tanto abuso y de organizar respuestas solidarias con aquellas personas que se encuentran aisladas y empobrecidas por este sistema, se reprime  el derecho legítimo de defendernos ante los ataques de la patronal.

Esta red de autodefensa de la clase trabajadora se presenta como herramienta de lucha, construyéndose paso a paso pero con determinación. Tiene como objetivo promover la autoorganización de las trabajadoras, luchando en contra de abusos laborales que se sufren en los puestos de trabajo, para defender y mejorar las condiciones de trabajo, salariales y vitales.

Comparte:
Share