Recortes y malnutrición infantil en Barakaldo

Según algunos estudios cerca de 300 menores de Barakaldo podrían padecer malnutrición.

 

Hace un año el pleno del consistorio (con los votos del PNV) exigió la apertura de un recurso para dar respuesta a esta situación durante el verano; al estar cerrados los comedores escolares de los colegios.

 

Incumplimiento de promesa electoral. La actual alcaldesa, Amaia del Campo, en su programa recogía la apertura de un servicio de estas características. Pero un verano más se impide su puesta en marcha.

 

Mantenimiento de los criterios por los cuales se rigen las guarderías municipales que discriminan a las personas desempleadas restringiendo el horario de uso del servicio y se les niega el servicio de merienda.

 

Además, se conserva la política de recortes aprobados por el anterior equipo de gobierno municipal.

 

Por todos estos motivos, y coincidiendo con la apertura del curso escolar en Barakaldo, se instalará en el parque infantil existente junto al Ayuntamiento de Barakaldo una serie de pupitres, pizarras y sillas de estudio; en los cuales se colocarán cubiertos y platos vacíos como forma de visibilizar la situación que padecen estos 300 menores y cientos de sus familias.

 

Pupitres y platos vacíos

 

Estudios realizados por entidades como el Ararteko-Defensor del Pueblo han mostrado la realidad de pobreza que viven miles de niñas y niños. Concretamente se cifra en cerca 16.000 los menores de 15 años que tienen problemas de subnutrición en el País Vasco.

 

Realidad a la que no es ajena nuestra localidad. Así, 300 menores podrían tener problemas para acceder a una comida diaria y equilibrada. Situación que se ve agravada en verano coincidiendo con fin del curso y el cierre de los colegios y comedores escolares.

 

Por ello se viene exigiendo desde hace tiempo dar los pasos necesarios para poner a disposición de la infancia barakaldesa un servicio que garantice la alimentación adecuada durante las vacaciones de verano.

 

La no apertura de un recurso que dé respuesta a esta situación ha conllevado que nuevamente este verano decenas de niños y niñas hayan tenido problemas para poder alimentarse de forma adecuada. Situación que pueden paliarse fácilmente ampliando el periodo y servicios de las colonias urbanas; al igual que ocurre en municipios como Bilbao o Basauri.

 

En defensa de los derechos y los servicios sociales.

 

Por desgracia, habilitar un recurso que garantice la alimentación de la infancia no soluciona las dificultades que padecen buena parte de los vecinos y vecinas del municipio. Detrás de estos 300 menores existen familias y hogares con graves problemas para llegar a fin de mes.

 

Un avance significativo a este grave problemática pasaría por ampliar las partidas presupuestarias destinadas a las “Ayudas Económicas Municipales”. Congeladas desde hace 4 años en torno a los 800.000 euros para una población de más de 100.000 habitantes.

 

Además, de dar marcha atrás a los decretos de minoración y priorización que suponen un recorte del 50% en las cuantías de las prestaciones a las que tienen derecho las familias de la localidad para hacer frente a sus necesidades más básicas: vivienda, alimentación, vestuario, gastos de comunidad, atención sanitaria…

 

A la par que pasa por extender y reforzar los servicios sociales municipales. Esto conllevaría una mejora en la gestión y atender con celeridad las situaciones de emergencia social que se producen a diario en la localidad. Hay que tener en cuenta que en Barakaldo se tarda en abonar las prestaciones sociales más de 5 meses entre la solicitud de la cita, la tramitación, resolución del expediente y el abono de la misma.

logo berri 12bis web

Comparte:
Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.