El origen tenebroso del Concierto de Año Nuevo que transmite RTVE

El primer Concierto de Año Nuevo en Viena data del 31 de diciembre de 1939, poco más de un año después del ‘Anschluss’, la anexión de Austria a la Gran Alemania por parte de Adolf Hitler, y ya con la II Guerra Mundial iniciada. Es evidente que en aquellos años cualquier manifestación pública pasaba por las manos del Ministerio de Propaganda de Joseph Goebbels. Participó también su promoción el ‘Gauleiter’ (gobernador) de Viena, Baldur von Schirach, líder luego de las Juventudes Hitlerianas, y su recaudación se destinó a la Winterhilfe, campaña de asistencia a desfavorecidos liderada por el NSDAP.

Aunque había habido antecedentes de estos conciertos en Viena, este se presentó como ‘homenaje’ austríaco a la Gran Alemania. En 1966, tras estar encarcelado durante 20 años como criminal de guerra, Baldur Von Schirach fue condecorado por la orquesta, entregándole el Anillo de Honor Hermann Wobisch, que había sido colaborador de la Gestapo.

A diferencia del celo el expulsar a músicos judíos antes de la II Guerra Mundial después fueron escasos los apartados a causa de su pasado nazi. Muchos fueron desnazificados con éxito, como el director Herbert von Karajan, afiliado dos veces al NSDAP. Según investigaciones posteriores, varios miembros de la orquesta y sus familiares murieron en campos de exterminio y otros fueron forzados al exilio.

El tradicional cierre del concierto es la Marcha Radetzky, alegremente coreada con aplausos por el público presente (este año, sin público presente, estos aplausos serán virtuales). Bien. Se ha dicho que la «música militar es la música como la justicia militar a la justicia», pero esa frase obvia cosas como que Mozart compuso obras de inspiración militar o la misma Marcha Radetzky. Fue compuesta por Johan Strauss padre para celebrar el triunfo del mariscal de campo conde Joseph Wenzel Radetzky en la represion de las revueltas nacionales del Norte de Italia -entonces gobernada por el Imperio Austrohúngaro- en 1848-49.

Radetzky reprimió el levantamiento de Milán y derrotó al ejército del Piamonte en la batalla de Custozza. Strauss compuso la obra en conmemoración. No es motivo sin embargo para ‘despreciarla‘, pues cada obra debe ser entendida en su momento histórico. Sin embargo, cuando esta obra empezó a interpretarse en el Concierto de Año Nuevo lo hizo con unos arreglos del músico afiliado al NSDAP Leopold Weninger, que ampliaban la orquestación de la obra original y acentuaban su carácter militarista.

En el año 2020 los arreglos de Weinenger se modificaron, para dar la marcha un aire más festivo. Antes, Nicolás Hannoncourt había ofrecido en un concierto de Año Nuevo las dos versiones de la pieza: la original, y la de Weininger

Fuente

Comparte:
Share