Inicio SocialEnseñanza Un fortín del Opus con cargo al Estado: La Obra domina la concertada que separa por sexos con 62 de 69 centros en su órbita

Un fortín del Opus con cargo al Estado: La Obra domina la concertada que separa por sexos con 62 de 69 centros en su órbita

por Colaboraciones

Por Ángel Munárriz en infoLibre

Católica y, muy especialmente, del Opus Dei. Así la escuela concertada que separa en España a niños y niñas, un modelo con cuya financiación pública quiere acabar el Gobierno alegando que es contraria a la igualdad. infoLibre ha elaborado, a partir de los datos recabados de las 17 comunidades, un listado de 69 centros. Todos son religiosos, como ha comprobado este periódico a partir de la información facilitada por las autonomías entre el 24 de noviembre y el 7 de diciembre. 62 de ellos están vinculados al Opus, que tiene en la concertada segregadora por sexos un foco de poder e influencia subvencionado por el Estado. Sus defensores alegan que separar a niños y niñas puede tener ventajas pedagógicas y desechan los tópicos según los cuales allí se educan “monjitas y costureras”. El Opus, en declaración por escrito, señala que “la libertad” es “un valor incuestionable que se debe respetar”. 

Este es el mapa de la concertada segregadora.

Un modelo en el punto de mira

La educación que segrega por sexo, un abanico en el que caben desde los centros sólo de ellos o ellas hasta los mixtos que separan a alumnos y alumnos en algunas clases o algunos cursos, lleva en el punto de mira desde el arranque de la legislatura. El acuerdo de gobierno de PSOE y Unidas Podemos de diciembre de 2019 recogía la eliminación de los conciertos en centros con “segregación educativa por razón de sexo”.

Era en parte una reacción a la Lomce, la conocida también como Ley Wert, que ante los crecientes cuestionamientos había introducido en 2013 una mención expresa en defensa de este modelo. “En ningún caso la elección de la educación diferenciada por sexos podrá implicar para las familias, alumnos y alumnas y centros correspondientes un trato menos favorable, ni una desventaja, a la hora de suscribir conciertos”, establecía.

La Lomloe, impulsada por el ministerio de Educación que dirige Isabel Celaá, ya aprobada por el Congreso y el Senado, recoge que “con el fin de favorecer la igualdad de derechos y oportunidades y fomentar la igualdad efectiva entre hombres y mujeres, los centros sostenidos parcial o totalmente con fondos públicos […] no separarán al alumnado por su género”, medida sustentada en Ley de Igualdad de 2007.
 

69 concertados

Esto afecta de lleno a la concertada que segrega por sexos, sea en todo caso o en determinadas circunstancias. El Ministerio de Educación afirma desconocer el número de centros con “educación diferenciada”, ni los privados ni los concertados. El departamento de Celaá asegura que, una vez aprobada la ley, el ministerio sí deberá recabar esa información, ahora en manos de las comunidades autónomas.

El número total de centros, incluyendo privados-privados y privados financiados con fondos públicos, ronda los 150, según la Confederación Española de Centros de Enseñanza (CECE), hoy uno de los puntales de la campaña de la concertada contra la Ley Celaá. La CECE no detalle el dato según titularidad. 150 es un número que baja con respecto al que hizo público, durante la tramitación de la Lomce, la European Association Single-Sex Education (Easse), que cifró en 219 los centros con educación diferenciada en España, 109 de ellas con concierto educativo y por tanto con fondos públicos. Este periódico intentó sin éxito actualizar este dato a través de Easee. Tomando como referencia la cifra ofrecida por Easse y la CECE, el número global ha caído de 219 a 150.

No obstante, la pregunta clave es: ¿Cuántos concertados con educación diferenciada hay actualmente en España? ¿Cuántos centros que separan a niños y niñas, en todo momento o en determinadas circunstancias, son financiados con dinero público? infoLibre ha preguntado a las consejerías de Educación de las 17 comunidades, hasta recabar un dato global: 69. Al menos 36 de estos centros, es decir, más de la mitad, tienen una fecha de inicio de su actividad anterior a la democracia.

El reparto por autonomías es: Madrid, 17; Cataluña, 11: Comunidad Valenciana, 10; Andalucía, 9; País Vasco, 6; Galicia, 3; Castilla y León, 3; Asturias, 2; Navarra, 2; Baleares, 2; La Rioja, 2 –que el Gobierno local contabiliza como un centro dividido en dos sedes, una para chicos y otra para chicas–; Cantabria, 1; y Murcia, 1.

Canarias, Extremadura, Aragón y Castilla La Mancha no tienen centros de este tipo financiados con fondos públicos.

Opus Dei

De estos 69 centros concertados con educación diferenciada en alguna de sus etapas, incluyendo aquellos que impiden la formación a personas de uno u otro género y la limitan al otro, un total de 62 tienen relación con el Opus Dei, tal y como se puede comprobar a través de la propia información corporativa de los centros y los grupos a los que pertenecen. Se trata de una organización cuya visión de la mujer es controvertida. En el Opus existe la figura femenina de las numerarias auxiliares, cuyo rol es específicamente la tarea en la casa para hacer de la misma un hogar en Cristo, un rol en sintonía con la división de papeles sociales hombre-mujer de la España católica tradicional.

“Pretendo que quien sale de casa a trabajar por la mañana, al regresar por la noche se encuentre un hogar cuidado, en donde se le espera; y que lo noten en pequeños, o no tan pequeños, detalles: desde poner un centro de flores en un rincón hasta dejar una cena preparada para que vean el partido de fútbol, estén a gusto y disfruten estos días del Mundial. Y así sientan, a través del cariño que intentamos transmitir, cómo Dios les quiere”, recoge uno de los testimonios de numeraria auxiliar recogidos en la web del Opus Dei, una organización que propugna la extensión de su influencia, a través de sus miembros, en todas las esferas de la sociedad, especialmente en aquellas determinantes para fijar su rumbo. “Un hilo y otro y muchos, bien trenzados, forman esa maroma capaz de alzar pesos enormes”, dejó escrito el fundador, Josemaría Escrivá de Balaguer.

Fomento de Centros de Enseñanza

Hay muchos y fuertes hilos del Opus en la educación española. También en la sufragada con fondos públicos. La organización con mayor número de concertados con educación diferenciada es Fomento de Centros de Enseñanza, empresa próxima a La Obra cuyo director general es Juan Curcó. Suma un total de 19 centros de este tipo con financiación pública, según la información facilitada por las comunidades.

“Los colegios de Fomento han optado por la educación diferenciada, que también es una realidad en otros países de nuestro entorno sociocultural”, señala Fomento en su web. Se trata de una institución, en forma de sociedad anónima, impulsada originalmente por padres y educadores. Integra en total 35 colegios en once comunidades, con unos 24.000 alumnos y 2.500 profesionales, según su información corporativa. Eso además de 21 kid’s gardens y el Centro Universitario Villanueva en Madrid.

El primer colegio de Fomento, el Ahlzahir, en Córdoba, abrió sus puertas en 1963. En 2007 lo hizo el último hasta ahora, Las Tablas-Valverde. Los dos tienen educación diferenciada, pero el primero es privado-privado y el segundo es concertado. Fomento juega a dos barajas. La enseñanza se desarrolla “de acuerdo con los principios de la doctrina católica” y “la prelatura del Opus Dei ayuda a mantener viva la identidad cristiana”.

Fomento tiene su principal bastión en la Comunidad Valenciana, con seis centros concertados con educación diferenciada. Aitana, fundado en 1965 y ubicado en Torrellano (Alicante), es el más antiguo. Lo sigue El Vedat, de 1967, en Torrent (Valencia). El resto abren en los años 80 y 90: Altozano (provincia de Alicante), Miralvent, Torrenova (Castellón) y Vilavella (Valencia).

Fomento controla en Galicia los tres centros concertados con educación diferenciada que hay: Peñarredonda, fundado en 1965, en A Coruña; Las Acacias-Montecastelo, de 1966, en Vigo; y Montespiño, de 1974, en A Coruña.

Además de en Galicia, el grupo dirigido por Curcó es responsable de todos los centros de este tipo con financiación pública en otras tres comunidades. Asturias, Murcia y Cantabria. En la primera, controla Los Robles (1975, Pruvia) y Peñamayor (2006, La Barganiza). En la segunda, Murcia, de Fomento es el único concertado diferenciado: Monteagudo-Nelva, fundado en 1969. Y en la tercera también: Torrevelo (1991, Mogro).

Dos de los tres colegios concertados con separación por sexos en Castilla y León también son de Fomento, concretamente Peñalba y Pinoalbar, ambos abiertos en 1978 en la provincia de Valladolid, concretamente en la capital y Simancas.

Menos fuerza, en relación con el conjunto, tiene Fomento en las dos comunidades donde mayor número de concertados separadores hay, Madrid y Cataluña. En Madrid tiene dos de los 17 que hay, Los Olmos y Las Tablas Valverde, el primero abierto en 1974 y el segundo en 2007. En Barcelona está el centro Canigó, que empezó a funcionar en 1964. Y en Pamplona está Miravalles-El Redín, que abrió sus dos sedes en 1965 y 1974.

Institució Familiar d’Educació

También está vinculada al Opus Dei la Institutució Familiar D’Educació, que suma siete centros concertados con educación diferenciada. Es un grupo formado a finales de los 60 que hoy en día cuenta con 13 centros en Cataluña y Baleares, con unos 8.000 alumnos. Se presenta como una iniciativa de padres preocupados por la formación de sus hijos, que parten de la idea de que “es la familia quien genuinamente educa”. En octubre de 1969 abre su primer colegio, La Farga, en Sant Cugat del Vallès, con educación diferenciada y actualmente concertado. A lo largo de los años 70, 80 y 90 se van incorporando nuevos centros. En su “propuesta educativa”, que “se inspira en un sentido cristiano de la persona”, está formar a niños y niñas por separado. “Una de las herramientas que nos ha dado buenos resultados y nos ayuda en esta personalización es la educación diferenciada”, señala la Institució.

Su vínculo con el Opus es obvio: “Los padres y las madres de familia que promovieron nuestros colegios, lo hicieron recogiendo la propuesta de San Josemaría: que fuesen las familias los que liderasen la educación de los hijos. Estas familias han querido que el mensaje del Opus Dei fuera un rasgo nuclear de la identidad de Institució Familiar d’Educació y que la prelatura del Opus Dei diese asistencia espiritual […]”.

El Estado, a través de conciertos en Cataluña y Baleares, paga a Institució para que desarrolle este modelo en centros con separación de niños y niñas. En Cataluña son cinco centros: La Farga, fundado en 1969, en San Cugat; Institució Tarragona, de 1970; La Vall, de 1972 en Bellaterra (Barcelona), Les Alzines, de 1976 en Creu de Palau (Girona), e Institució Lleida, de 1999. En Baleares los dos centros de este tipo son de Institució, ambos en Palma de Mallorca y abiertos en 2007, Aixa y Llaüt.

COAS

El tercer grupo por número de centros concertados que separan a niños y niñas, con un total de seis, es COAS. Estas organización concentra sus 11 concertados entre Vizcaya, Gipuzkoa y La Rioja. El primero nació en 1971 por la iniciativa de un conjunto de familias que, “alentadas por San Josemaría”, explica la información corporativa. La titularidad de los centros es de “sociedades pedagógicas sin ánimo de lucro”, señala la web de COAS, que presume de una “gestión empresarial” de los centros. Y añade: “En algunas etapas optamos por la educación diferenciada porque creemos que así es más fácil que cada alumna y cada alumno alcance el máximo desarrollo de sus capacidades”.

En cuanto a educación diferenciada concertada, COAS es mayoritario en el País Vasco y hegemónico en La Rioja. En esta comunidad los dos centros de este tipo son suyos, Alcaste, promovido en 1978 en Logroño, y Las Fuentes, en 2003 en Nalda. La Consejería de Educación se refiere a ambos como un solo centro con dos sedes separadas, Alcaste para las alumnas y Nalda para los alumnos. En Euskadi COAS concentra cuatro de los seis centros de estas características financiados con fondos públicos: todos ellos abiertos entre 1971 y 1975: Se trata de Erain y Eskibel en Gipuzkoa, concretamente en Irún y San Sebastián, y Munabe y Ayalde en Vizcaya, ambos en Loiu.

Arenales

Arenales Red Educativa totaliza cinco centros con concierto en los que se produce separación entre alumnos y alumnas. En conjunto, suma al menos 25 centros, todos ellos a partir de 2009, aunque a su red hay incorporados centros anteriores, incluso con origen a finales del siglo XIX, caso de uno de Teruel. “Las diferencias entre los sexos son enriquecedoras y que la igualdad no es la eliminación de las diferencias, sino la eliminación de toda discriminación y desigualdad”, señala el plan de igualdad de Arenales. Su presidente es Alfonso Aguiló, figura reconocible del Opus Dei en España, en cuyo gobierno trabajó entre 1990 y 2002. Arenales aclara sobre su relación con el Opus: “En nuestra red hay personas que son del Opus Dei, otras que son del Camino Neocatecumenal, o que pertenecen a otras instituciones católicas, o a ninguna en particular. Pero institucionalmente no hay vinculación con ninguna de ellas. Cada uno actúa en nombre propio, no en representación de nadie”.

Arenales centra su actividad en Madrid y Castilla y León. En la primera comunidad tiene cuatro centros concertados con educación diferenciada, todos abiertos entre 2009 y 2013: María Teresa (Alcobendas), Alborada, (Alcalá de Henares), Arroyomolinos (en el municipio del mismo nombre) y Carabanchel (Madrid). En la segunda, Castilla y León hay uno concertado diferenciado, Montessori, en Salamanca. Arenales, en comunicación a este periódico, recalcó que sus centros son mixtos, aunque existen “aulas diferenciadas”. “Todos nuestros centros educativos son de educación mixta”, subrayó. Ante posibles cambios legales, Arenales expone: “Nuestros colegios siempre cumplirán la normativa”.

Unefa

Hay cinco concertados con educación diferenciada que pertenecen a la Unión de Escuelas Familiares Agrarias (Unefa), centros que fueron iniciativa original “un grupo de profesionales que recibieron el impulso inicial del santo aragonés Josemaría Escrivá”. Las EFAS, como son conocidos estos centros, solicitan a la Prelatura del Opus Dei que nombre sacerdotes para la atención espiritual de los alumnos.

Hay conciertos con EFAS que separan a sus alumnos por sexo en Andalucía y la Comunidad Valenciana. En la comunidad del sur son tres: Torrealba, centro abierto en 1962 en Almodóvar del Río (Córdoba), Yucatal, en 1969 en Posadas, en la misma provincia, y Elcható, en el 1962 en Brenes (Sevilla).

“A petición de la Federación de las Escuelas Familiares Agrarias, el Opus Dei, como institución católica, garantiza la formación en valores cristianos y la atención espiritual a través de los sacerdotes que atienden a quien lo desee libremente”, explica Yucatal, un tipo de fórmula repetida con pequeñas variaciones en multitud de centros. A saber: unos padres o promotores del colegio le piden al Opus que se implique en el centro, de forma que La Obra no es la que monta el colegio, sino que se limita a presentarse donde se la reclama, sin relación orgánica. Las dos EFAS de la Comunidad Valenciana son El Campico, de Jacarilla (Alicante), y Torrealedua, de Llombai (Valencia).

Obra corporativa

Repartidos por Madrid, Cataluña, Andalucía, País Vasco y Navarra, hay otros 20 concertados con educación diferenciada vinculados estrechamente al Opus Dei, además de los ya vistos que forman parte de Fomento, Institució, COAS, Arenales y Unefa. Sus nexos con la obra son variados. Destaca una fórmula por la que el centro es una “obra corporativa” del Opus Dei. Así ocurre por ejemplo en Senara, un colegio de 1964 de Madrid. Mucho más reciente, de 2005, Andel, en Alcorcón, también es una “obra corporativa” del Opus Dei. Esto significa que el Opus “asume la responsabilidad de la orientación cristiana de todas sus actividades”. Fuenllana, en Alcorcón, está directamente “promovido” por el Opus. Los Tilos, en Madrid, empezó su historia en 1967 “bajo el impulso personal de Sanjosemaría”. Tajamar, del que fue director Aguiló, presidente de Arenales, nació en 1958 en Madrid por deseo expreso de Escrivá, como destaca su web.

Casos en Cataluña. En Sant Cugat, Viaró encomienda desde 1960 al Opus la atención espiritual. Pineda, L’Hospitalet de Llobregat, está directamente vinculado al Opus Dei, “institución de la Iglesia Católica que difunde la llamada universal a la santidad ayudando a encontrar a Cristo en el trabajo, la vida”. Xaloc, de 1964, también en L’Hospitalet, otorga al Opus la dirección de las actividades de formación cristiana. Igual hace Bell-lloc del Pla, en Gerona. Y Campjoliu, L’Arboç (Tarragona).

Los capellanes de Altaviana, en Valencia, fundado en 1974, son sacerdotes del Opus. Guadalaviar, nacido en 1959 en Valencia, es una “obra corporativa” del Opus. En Andalucía hay tres centros, fundados entre mediados de los 50 y de los 60, que son “obra corporativa” del Opus, concretamente Zalima (Córdoba), Albaydar y Altair (Sevilla). En cuanto a Ribamar, también en Sevilla, nació en 1968 “bajo el impulso de San Josemaría”. En el País Vasco, Gaztelueta, nacido en 1951 en (Leioa, Vizcaya), es una obra corporativa Opus Dei. Arangoya, un centro de 1974, en Bilbao, ofrece una formación “de acuerdo con el espíritu del Opus Dei”. Irabia-Izaga, en Pamplona, es obra corporativa del Opus.

Hay otro grupo ligado al Opus que enseña con separación de niños y niñas, Attendis. Pero ninguno de sus 20 centros están entre los 69 concertados de este tipo que comunican a infoLibre las comunidades autónomas. El Opus, además de la carta concertada, juega la privada-privada. Y no sólo con Attendis, también con otros grupos como Fomento. En total, según datos de CECE –no detallados– hay 150 centros con educación diferenciada, privados y concertados. Los concertados, según la información facilitada por las 17 comunidades, son 69. Un total de 62 son del Opus Dei. Los otros siete también tienen filiación católica.
 

Escala europea

Los grupos educativos del Opus gozan de una posición prominente en la European Association Single-Sex Education (Easse). Gemma Arasanz, que figura como directora ejecutiva, es a su vez directora del centro La Farga, de Institució. Joan Curcó, presidente de la junta directa, es director general de Fomento. Teresa Martínez, vicepresidenta primera, es consejera delegada de Institució. Alfonso Aguiló, presidente de Fundación Arenales, Fernando García, director general de COAS, Sandra Pérez, directora general de Attendis, y Roser Farrús, subdirectora de La Vall (Institució), forman parte de la dirección de Easse.

Otros grupos religiosos

No todo en la concertada católica que separa a alumnos y alumnos, o que es exclusiva para chicos o chicas, es del Opus o tiene vínculos con la obra. Hay cinco grupos más, que completan los siete centros que faltan hasta el total de 69. Todos son católicos.

Educatio Servanda es una fundación católica que no pertenece a ningún movimiento, ni congregación religiosa, ni parroquia concreta. Tiene, afirma en su web, “vocación de trabajo de identidad nacional articulado a través de las diócesis”. Para atraer alumnos a sus centros, se promociona con mensajes favorables de obispos y de periodistas como Cristina López Schlichting, Isabel San Sebastián, Luis del Pino y José Javier Esparza (Intereconomía), así como de políticos o ex políticos como Jaime Mayor Oreja, Esperanza Aguirre y Emiliano García Page. “Sin perder el carácter mixto del centro, en algunos centros, atendemos las diferencias existentes entre chicos y chicas en determinadas edades, para un mejor rendimiento académico de ambos”, explica Educatio Servana. El grupo defiende una “educación mixta con atención a la diferencia”, porque “varón y mujer tenemos modos diversos de vivir una idéntica y única dignidad personal”. Los dos centros concertados que educación diferenciada son Juan Pablo II en Alcorcón y Juan Pablo II en Parla, ambos en Madrid.

Las Hermanas de la Compañía de la Cruz, fundada por Santa Ángela de la Cruz en 1875, tiene dos centros en Sevilla, uno en la capital, Ángela Guerrero, y otro en Carmona, Nuestra Señora de Lourdes.

Movimiento Apostólico de Schoenstatt, organización católica nacida a principios del siglo XX en Alemania, tiene un centro concertado con separación entre niños niñas, concretamente Monte Tabor, en Pozuelo de Alarcón (Madrid). Otro posee el Grupo Chesterton, llamado Edith Stein, en la capital de España. El objetivo del grupo, “sin adscripción a ningún movimiento religioso concreto”, es “ofrecer a la sociedad una educación integral de sus alumnos desde una clara identidad cristiana vivida en el seno de la Iglesia”.

Los Discípulos de los Corazones de Jesús y María, un Instituto religioso constituido en su 1987 y erigido canónicamente en la diócesis de Cuenca, tienen un concertado que hace educación diferenciada: Stella Maris La Gavia, en Madrid.

De Madrid a Canarias

Todas las comunidades han respondido con el número de concertados con educación diferenciada. No se puede decir lo mismo de la cuantía de dichos conciertos. Ahí han ofrecido el dato preciso anual la Comunidad Valenciana, con 14 de millones de euros, Navarra, con 13,1 millones “incluyendo gastos covid”, y Baleares, con algo más de 2 millones.

La que más centros concertados que separan por sexo tiene es Madrid, con 17. La Consejería de Educación recalca que de los 560 centros concertados, 17 ofertan proyectos de educación diferenciada, con 13.585 alumnos, que representan el 1% del total de alumnos de la región. En número sigue Cataluña, con 11, que ha sido recientemente obligada por la Justicia a seguir financiando las escuelas que segregan por sexo. No es descartable que la anunciada batalla legal contra la Ley Celaá se extienda a la limitación de la financiación pública de este tipo de centros. Ya en 2018 el Tribunal Constitucional avaló la financiación pública de colegios de este tipo, en una sentencia en la que votó a favor Andrés Ollero, de conocida afiliación al Opus Dei.

La Comunidad Valenciana, con diez centros de este tipo, acompaña sus datos de una valoración. “Desde la Generalitat siempre hemos mostrado nuestra oposición más absoluta a la segregación por sexos en los centros educativos. La Lomce blinda los centros educativos que segregan y no sólo esto, favorece que se tengan que concertar este tipo de centros, pagados de los bolsillos de todos los contribuyentes”. Andalucía subraya que los centros que separan a niños y niñas son 9 de 1.948 concertados.

En Canarias, Extremadura, Aragón y Castilla La Mancha no hay, según sus departamentos de Educación, centros concertados que separen a niños y niñas. En Extremadura y Aragón sí los hay de estas características educativas, pero netamente privados. Canarias y Castilla La Mancha no tienen de ninguna titularidad, ni privado, ni concertado, ni por supuesto público. Sí hay segregación, aclara el departamento educativo manchego, en los seminarios religiosos, pero estos tienen un régimen especial y no son centros ordinarios. Quedan fuera de este repaso. 

Defensores del modelo

infoLibre trasladó al Opus Dei este dato: 62 de los 69 centros concertados con educación diferenciada tienen relación con su organización. Y esta pregunta: ¿por qué el Opus presenta tanto interés en este modelo? “El Opus Dei apoya moral y espiritualmente a determinadas labores asistenciales, entre otras las de enseñanza, que redundan en un beneficio para la sociedad. Los métodos técnicos que elijan los responsables de esas actividades para su desarrollo son responsabilidad suya”, señala la Oficina de Información de La Obra. La respuesta del Opus elude entrar en las ventajas o inconvenientes del modelo, así como en la valoración de la Lomloe. Sí hace una observación: “Consideramos la libertad un valor incuestionable que se debe respetar, sin ella es difícil trabajar”.

El Opus desconoce la financiación pública que corresponde a los concertados con los que colabora. “Parece un buen deseo lograr un marco legal estable en el que todos pudieran trabajar a gusto y se garantizasen los derechos de todos, en especial de los padres para elegir la educación que desean para sus hijos”, concluye el Opus en su respuesta.

María Calvo, profesora titular de Derecho Administrativo en la Universidad Carlos III de Madrid y defensora de la educación diferenciada frente a las críticas que suele recibir de quienes entienden que se trata de un modelo que atenta contra la igualdad, afirma que la idea de una enseñanza “discriminadora o segregadora” está desfasada. “Algo así podía colar en los 60, pero ya no. Puede sonar retrógrado hablar de educación diferenciada en el siglo XXI, pero es uno de los sistemas más innovadores. Pretende no radicalizar los estereotipos, sino acabar con ellos”, explica Calvo, que afirma que se ha demostrado que las niñas ofrecen mejor comportamiento en matemáticas cuando están entre ellas, sintiéndose con mayor “confianza”, apartándose de una idea perniciosa según las cual las matemáticas son cosa de chicos. Calvo afirma que el hecho de que los colegios sean religiosos se debe a que “no nos dejan tener públicos laicos” con educación diferenciada. Afirma que muchos padres llevan a sus hijos e hijas a estos centros no “porque son religiosos”, sino “a pesar” de ello. Y niega que estos centros abunden en versiones estereotípicas: “Los padres no quieren monjitas y costureras. Eso es algo del pasado”.

https://www.infolibre.es/noticias/politica/2020/12/04/el_opus_domina_concertada_que_separa_chicos_chicas_con_centros_114119_1012.html

Comparte:
Share

Related Posts

Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari Aceptar Leer más