Los Presupuestos de Nafarroa y de la CAV presentan bastantes limitaciones ante las necesidades sociales

El Parlamento de Nafarroa aprobó el martes los presupuestos presentados por el gobierno de Maria Chivite. Salieron adelante con los votos del PSN, Geroa Bai, Podemos- Ahal Dugu y I-E. EH Bildu se abstuvo y Navarra Suma votó en contra. Son unos presupuestos que presentan bastantes limitaciones ante las necesidades sociales de buena parte de la población y fueron criticados en una manifestación de 2.000 personas el sábado 28-N, en la que participaron la Carta de Derechos Sociales de Euskal Herria, diversas plataformas de pensionistas y Zainduz (Asociación de familiares de residentes).

El gobierno de Urkullu ha hecho público recientemente su proyecto de presupuestos, y según parece pretende negociarlos con los partidos de la oposición a partir del 11 de enero, para cerrarlos y aprobarlos el 11 de febrero. Los grupos de la oposición señalan que el gobierno no tiene ninguna voluntad seria de negociarlos, contando con que tiene la mayoría absoluta pasa sacarlos adelante. Por supuesto, si no quiere tratarlos con los partidos de oposición, mucho menos tiene la menor intención de escuchar e intercambiar propuestas sobre diversas partidas presupuestarias con los agentes sociales directamente interesados, por ejemplo, con el movimiento de pensionistas.

El movimiento de pensionistas considera necesario y  urgente dar respuestas y soluciones a los graves problemas del sistema sanitario y sociosanitario, ya que nos enfrentamos a unos retos difíciles, cuyas conclusiones van a determinar en los próximos años la vida del mundo pensionista, de los trabajadores y trabajadoras y de otros sectores sociales que conformamos la gran mayoría de la sociedad. Ante esta situación, se proponen las siguientes iniciativas:

  • Interpelar una vez más a los partidos para que asuman y defiendan sus reivindicaciones.
  • Destacar el 15 de enero, como símbolo de una movilización ininterrumpida que iniciaron en esa fecha hace tres años, gracias a la cual logramos que las pensiones no se deterioraran más y que están dispuestos y dispuestas a continuarlas hasta conseguir unas pensiones públicas y dignas.
  • Continuar los lunes, de un modo generalizado, a partir del 11 de enero, con las concentraciones en las cuatro capitales y en el máximo de pueblos. Impulsar alguna iniciativa ante el Parlamento o Gobierno de Gasteiz durante el mes de enero para que algunas de sus demandas, que forman parte de sus competencias, sean incorporadas a los presupuestos del 2021.
  • Preparar una movilización más potente a primeros o mediados de febrero lo más unitaria y masivamente posible, para poner freno a las medidas que seguramente van a intentar imponernos y exigir soluciones reales a las pensiones y otras necesidades sociales que demanda urgentemente la mayoría de la sociedad.
  • Asimismo, intentar, dentro de lo posible, buscar nuevas alianzas, iniciativas o apoyos mutuos, con las asociaciones de familiares, colectivos y sindicatos del sector sanitario y sociosanitario dispuestos a pelear por la salud y una atención sanitaria digna y de calidad a toda la sociedad, en especial a las personas mayores que son las más vulnerables.
Comparte:
Share