La patronal contra la subida del 0,9% de pensiones y el salario de l@s funcionari@s

Al igual que defendió el gobernador del Banco de España la semana pasada, el presidente de la principal patronal de empresarios, Antonio Garamendi de la CEOE, ha criticado este martes la subida del 0,9% de los salarios de los empleados públicos y de las pensiones plasmada en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado de 2021,oponiendose a este aumento general y ha sostenido que se debería haber “discriminado” la subida para que beneficiara a algunos colectivos concretos, como “los sanitarios y policías” y, en el caso de las pensiones, solo a aquellas de cuantía más baja.

Antonio Garamendi y el Gobernador del Banco de España no han criticado que en estos presupuestos la partida para financiar el Fomento del Empleo, las llamadas “políticas activas de empleo”, se elevan a 7.405 millones de euros, con un crecimiento del 29,5% con respecto a 2020.

Las políticas activas de empleo, son subsidios de empleo donde se subvenciona a las empresas que contraten empleados adicionales, normalmente a determinados grupos en detrimento de otros, donde el principal beneficiado es la empresa. Son subsidios laborales con una licencia para la ineficacia. No hay presión para elevar la productividad. Se contrata a grupos con subsidios y se les echa cuando se acaba el contrato, para luego contratar a otras personas con subsidios.

Los subsidios laborales permiten que los políticos hagan discursos positivos, pero son invariablemente una pérdida de fondos públicos. Estas subvenciones, rebajas fiscales, prestamos con bajo o nulo interés, etc. son una lacra que van a parar a manos de empresas y propietarios que distorsionan el “libre mercado”, se orienta la actividad económica hacia determinados sectores o tipos de empresas amigas, en detrimento de las demás.

Los planes de subvenciones a la ocupación, el empleo o el consumo como los planes RENOVE, que solo acceden las personas de más nivel económico, son ineficaces y se ha demostrado que 9 de cada 10 empresas, habrían creado estos puestos de trabajo de todas las formas.

El presidente de CEOE ha criticado también otras partidas de los Presupuestos, como el incremento acordado para el impuesto de Patrimonio y otras subidas de impuestos para las rentas más altas. Garamendi ha insistido en que “no es el momento de subir impuestos”, pero además ha criticado el incremento de “impuestos ideológicos”, como ha calificado al Impuesto sobre Patrimonio y el Impuesto de Sucesiones, que en su opinión “no recaudan y solo ponen impedimentos al ahorro”.

Antonio Garamendi y gobernador del Banco de España no ha criticado que España tiene una de las tasas de recaudación fiscal en proporción a la renta nacional, más bajas de la UE. Así se estima que el 2015, el estado español perdió 40.000 millones de euros a consecuencia de la evasión fiscal un 4% de la renta nacional.

Tampoco  los empresarios se quejan cuando se les baja los impuestos, así el Impuesto de Sociedades, ha bajado en su tipo general del 28% al 24%, en Euskadi, por debajo del 25% del resto de España. El impuesto de sociedades es la gran bolsa del fraude fiscal. 

Los beneficios de las empresas antes de la pandemia, han aumentado cada año su disparidad con las rentas salariales. El aumento de los beneficios fiscales hace que de cada 100 euros que se espera recaudar en 2016 en Hego Euskal Herria solamente 8,3, fueron pagados por las empresas, frente al 14,45 de 2008″.

Comparte:
Share