¡¡ AFILIATE !!

Estatutos  -  Estatutoak
Estatutos CGT
Síguenos en
 

Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
  Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari














Calendario Laboral




Rojo y Negro Televisión




Manual de lenguaje integrador no sexista

(Vídeo) Movilizaciones en Basauri y en otras 36 ciudades de toda España en contra de la privatización de la sanidad pública

Convocadas por la Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad (CAS) y apoyadas por los sindicatos CGT, CNT y ESK exigen la reversión de las leyes que propician la entrada de empresas privadas en el sistema sanitario público. Con la aprobación de la ley 15/97 y el artículo 90 de la Ley General de Sanidad, se abrió la puerta a que las empresas privadas se beneficiaran de lo público.

La Coordinadora Antiprivatización de la Sanidad (CAS) y los sindicatos convocantes lleva años proclamando la derogación de estas normas y se han movilizado o van a movilizarse en 12 comunidades autónomas diferentes, demandando la necesidad de invertir en atención primaria, además de denunciar el alto incremento y negocio que los seguros privados están llevando a cabo a causa de la pandemia.

Estas tas leyes permiten que el dinero público no se utilice de forma eficaz porque los gestores y los políticos hacen una mala gestión de los recursos y externalizan servicios a entidades privadas. El debate sobre la derogación de las leyes que impulsan la privatización de la sanidad pública no está encima de la mesa. Se trata de una interpretación interesada de los artículos porque sus enunciados recogen que se puede derivar a corporaciones privadas ciertas intervenciones médicas pero siempre y cuando se maximice el funcionamiento y los recursos públicos, y esto no es así.

Ha habido mucha ligereza y equipos muy caros de la pública que están infrautilizados o que no funcionan por la tarde cuando podrían hacerlo perfectamente, mientras algunas salas de hospitales se cierran para derivar a sus pacientes a hospitales concertados.

Otra consecuencia directa del desmantelamiento de la sanidad pública, es lo que viene sucediendo desde hace años en España, es el aumento de los seguros privados por las listas de espera interminables Según las cifras que aportan los seguros privados, superarían los 10 millones en todo el país, pero resulta que los privados atienden dependiendo de lo que se pague. Siempre que alguien tenga que recibir una intervención algo más costosa, la derivan a la pública porque estas empresas solo quieren hacer negocio.

La privatización de la sanidad: un negocio redondo

Para la CAS las listas de espera matan y si dejamos que avance la privada nos echaremos las manos a la cabeza en el momento en que tengamos una patología seria y nos veamos obligados a pedir un crédito a un banco para poder sobrevivir. Además hay que tener en cuenta lo que sucedió al principio de la pandemia en España, cuando toda la manufactura de mascarillas y respiradores se ubicaba incluso fuera de la Unión Europea, por lo que es necesario que la industria farmacéutica y sanitaria en general también tendría que ser pública. Si no, llega una pandemia y la vida de la gente depende de empresas que se encuentran a miles de kilómetros y su único interés es el negocio.

Las leyes que permitieron la entrada de las empresas privadas en la sanidad pública no se tiene intención de derogarlas, ya que suponen miles de millones de euros para las entidades que se benefician de ello. Puedes hacer negocio a dos bandas: por un lado deterioras la pública y externalizar servicios a la privada; y por el otro, dada la situación de la pública aumenta la contratación de pólizas de seguro y mutuas, incrementando la desigualdad entre la ciudadanía, constituyendo un negocio es redondo

Comparte:
Share

Comentarios cerrados