Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari


Calendario Laboral


cgt-lkn


Rojo y Negro Televisión





Manual de lenguaje integrador no sexista


Estatutos CGT


Miren Etxezarreta: “No quieren que el sistema público de pensiones sea viable”

Miren Etxezarreta es Doctora en economía por la London School of Economics y por la Universidad Autónoma de Barcelona. Catedrática Emérita de Economía Aplicada de la UAB. Escritora e integrante del Seminario de Economía Crítica Taifa, un espacio dedicado a la formación y divulgación crítica de la economía política. Entre sus publicaciones el libro “Qué pensiones, qué futuro “AA.VV. Editorial Icaria (2010).

Miren Etxezarreta desmonta a quienes atacan el sistema de pensiones públicas: “La llamada ‘crisis de las pensiones’ es un proyecto planificado por los grandes poderes financieros, especialmente por el Banco Mundial”.

En las últimas semanas tres medidas han acaparado la atención sobre las pensiones. La ampliación a toda la vida laboral del periodo para calcular las pensiones. La aprobación por el gobierno de un decreto para que se puedan rescatar los planes de pensiones privados a los 10 años y la propuesta del Círculo de Empresarios para subir la edad de jubilación a los 75 años. ¿Qué le sugieren estas medidas?, ¿qué podemos  ver detrás de ellas?

Creo que todo eso y muchas otras medidas hay que situarlas en el tema de las pensiones públicas en general. Para mí el tema de las pensiones es de mucha importancia no solo por los pensionistas sino por la economía que hay detrás.

Lo que quiero decir con esto es que fijarnos en estas pequeñas medidas nos ayuda a entender que algo está pasando, pero que lo importante es entender realmente lo que está pasando.

Todo el tema de las pensiones viene desde hace mucho tiempo, no surge ahora con la crisis, ni con que se haya terminado el fondo de pensiones. Esto viene desde 1988 por lo menos, y no solo en el Estado español; desde 1994 viene ya de la mano del Banco Mundial.

Porque estas medidas, insisto, no son nada más que indicadores de lo que quieren hacer con el sistema de pensiones. Y por eso a mí me parece mucho más importante profundizar en el sistema de pensiones en sí mismo que detenernos en  esas tres medidas, porque no indican nada más que lo que realmente quieren: gastar cada vez menos dinero en pensiones públicas y, por otra parte estimular las pensiones privadas.

Y para ello, por una parte bajan las pensiones públicas para que la gente se asuste y los que pueden empiecen a hacer pensiones privadas. Y por otra, dan facilidades a las pensiones privadas, como los diez años para que puedan sacar el dinero, lo que realmente rompe con todo el esquema de lo que es una pensión.

Son “golpes” para ir orientando a la ciudadanía que tiene un poco de capacidad de ahorro hacia las pensiones privadas. Y para eso tienen que asustar diciendo que no hay dinero para las pensiones, que tendremos que trabajar hasta los 75 años -¡que a lo peor sí que será verdad!- y nos obligarán a trabajar hasta los 75 porque no se podrá vivir de una pensión pública. Tal y como está planteado ahora no hay ningún interés en que el sistema público sea viable.

Es el modelo de EEUU. Allí vas a un supermercado y hay señoras y señores muy mayores empaquetando los productos en las bolsas por un salario mísero. Pues eso es lo que pretenden para nosotros.

Es decir, la dinámica es doble. Asustarnos rebajando las pensiones públicas y diciendo que las van a rebajar más y, por otro lado, estimular las pensiones privadas.

¿Estamos pues ante un un proyecto planificado?

Así es, el objetivo lo marcan, fundamentalmente los grandes poderes financieros, apoyados, sobre todo, por el Banco Mundial. El FMI o la OCDE tienen un papel más subordinado. También es entusiastamente apoyado por los gobiernos de todos los países occidentales que se dicen democráticos.

En España, desde 1988 en que en el Estado español se aprobó la primera ley de los planes de pensiones. Hasta esa fecha la gente que tenía dinero ahorraba en una cuenta o en un seguro de vida, pero no era un plan de pensiones. En 1988 se da entrada a la figura jurídica del plan de pensiones. Entonces no teníamos encima la crisis económica.

Realmente todo esto es un plan de mucha más envergadura y la prueba es que pasa en todos los países del mundo occidental. El sistema financiero global está detrás de la crisis de las pensiones.

A nivel económico qué interés hay detrás

El problema surge de que hay mucho dinero en pensiones. A cada pensionista le llega poco, pero como somos muchos hay mucho dinero en pensiones, tanto en España como en cualquier otro país.

El sistema financiero que está intentando buscar negocio por todas las esquinas quiere gestionar ese dinero. Y para gestionarlo tiene que quitárselo al Estado que es quien lo gestiona ahora. El objetivo es absorber esos fondos para la gestión privada de ese dinero, de esos 110.000 o 120.000 millones de euros anuales.

¿Se puede abrir camino este proyecto porque como dicen el sistema público es inviable porque no hay dinero o por el envejecimiento de la población?

Todo eso son mentiras de apaño. No es verdad. Son verdades a medias, parciales que son peores que las mentiras. Porque son vistas desde un prisma específico. Tienen que decir todas esas cosas para asustar a la gente.

Eso de que no hay dinero es falso. El dinero que hay en el país se tiene que repartir entre los que estamos en el país. Si no hay dinero para las pensiones depende de cómo se reparte. Porque vamos a ver: si se van a pagar pensiones privadas ¿no es dinero del país también?

Entonces qué quiere decir, ¿que quienes tengan pensiones gestionadas por el Estado no tendrán dinero pero los que tengan pensiones gestionadas por la banca privada sí tendrán dinero?

Es una crisis construida, una crisis elaborada. Tal como la plantean los medios de comunicación sí que es una crisis porque la plantean desde una óptica manipulada.

Ni es verdad que no hay dinero, ni es verdad que hay demasiada gente, porque entonces quiere decir que nos aconsejan lo que dijo el ministro japonés: “que nos muramos antes”. Que por lo menos tengan el valor de decirlo.

Si resulta que España, a pesar de las crisis tiene ahora el doble de producción o más que el año 1977, y la población no ha aumentado más que un 25% ¿por qué no hay dinero? Lo que tendríamos que preguntarnos es dónde está el dinero.

Usted dice que no hay un problema de pensiones, que lo que hay es interés porque el sistema público sea inviable.

El dinero es el mismo vaya al Estado o vaya al banco que sea. ¿Por qué si lo gestiona el Estado no hay dinero -para las pensiones- y si lo gestiona la banca sí?

Todo ello demuestra que la crisis es una crisis manipulada. ¿Qué quiero decir con eso? Pues que parten de unas premisas falsas, en el sentido siguiente.

En estos momentos en el Estado español las pensiones se pagan con las contribuciones de los trabajadores. Es decir las pensiones son solo, insisto solo, una transferencia de los trabajadores en activo a los trabajadores en pasivo. Pero eso no tiene por qué ser así. ¿Quién ha dicho que tiene que ser así? Hay una ley, pero las leyes se cambian.

Todos los demás gastos del Estado se financian con impuestos, pero las pensiones no. ¿Por qué? Porque históricamente en el Estado español se han pagado con los salarios de los trabajadores en activo, con las contribuciones, pero esa es una premisa de partida que es cambiable muy fácilmente. Y no se cambia porque no les conviene.

 En realidad las pensiones las pagamos los trabajadores solos, mientras que el sostenimiento de los ancianos tendría que ser una cuestión de todo el país, lo mismo que pagamos todos los demás gastos.

Por ejemplo quién paga el Ejército o la casa real, quién ha pagado el rescate bancario… Todo eso se está pagando con los ingresos colectivos a través de los impuestos.

Las cotizaciones son también impuestos proporcionales.

Resulta que en este país la riqueza que se genera -la distribución primaria- va aproximadamente un 54%-56% al capital y un 46%-48% al trabajo. Pero resulta que para mantener las pensiones solo se quita del trabajo.

Claro que esto es enormemente conveniente para el capital. Razón por la que ni se menciona que se pueda cambiar. Personalmente creo que las pensiones se tienen que pagar con las cotizaciones, y si no llegan con el fondo común que son los impuestos.

Claro que entonces me dirás, ¿y vamos a pagar todavía más impuestos?

No, lo que hay que hacer es una reforma fiscal, y que los paguen los que no pagan impuestos ahora, que son las empresas.

¿Una reforma fiscal progresiva? 

Debería, pero incluso con el sistema de ahora los impuestos podrían pagar las pensiones, porque estamos pagando mucho dinero incluso con el sistema de ahora para otras cosas. Por ejemplo encargamos submarinos, hacemos carreteras, aeropuertos, se rescata la banca, si todo eso se paga con los impuestos de ahora, ¿por qué las pensiones no? Lo que falta para completar las cotizaciones.

Es un problema de voluntad política.

Dinero hay, el que se produce en el país. Ahora, cómo se distribuye es la cuestión. El problema de fondo ese.

¿Qué pueden esperar los jóvenes si esto no se cambia?

Sólo pueden esperar pensiones de miseria. Ya están bajando y tienen que bajar aún más porque el proyecto debe llevarse adelante. Todas las estimaciones que hay son de por lo menos “ahorrar” unos 4.000 millones al año sobre lo que hay ahora… Pero es que si no mejoran los salarios, si no mejoran los contratos de trabajo y no se quieren utilizar los impuestos cada día las pensiones serán más bajas. Eso ya ha pasado en Inglaterra por ejemplo. Allí las pensiones eran decentes, hoy no puede  vivir nadie de una pensión pública.

Pero hay una cosa que yo quiero decir también; las pensiones no se han ganado sin lucha social, se han ganado siempre a través de las luchas de los trabajadores. Cuando los jóvenes dicen ahora “no tendremos pensiones”, yo siempre contesto: depende de vosotros, de lo que estéis dispuestos a luchar por ellas.

Este tiene que ser el mensaje: luchemos por las pensiones. Porque nunca ha habido dinero para el gasto social, para escuelas, la sanidad, para la dependencia. Lo que pasa es que las pensiones, además son muy buen negocio para el sector financiero.

¿Las pensiones hay que conquistarlas saliendo a la calle? ¿Qué le parece la iniciativa de la MERP (Mesa Estatal por el Blindaje de las Pensiones en la Constitución)?

Yo creo que hay varias líneas de lucha, pero sobre todo dos. Una salir a la calle, no sólo los pensionistas sino la gente joven también.

Y dos, jugar con los votos y decir: no votaremos a ningún gobierno que toque las pensiones. Hay nueve millones de pensionistas, y son muchos votos.

La iniciativa de la MERP me parece una de esas iniciativas de lucha.

Y quiero insistir, la lucha siempre sirve aunque no sea de inmediato. Porque ya vemos cómo están cambiando el discurso cuando hay cada vez más gente enfadada por las pensiones. Ahora no dicen que hay que sustituir las pensiones públicas sino que hay que complementarlas, o incluso hablan de pagarlas con deuda pública o impuestos.

Las pensiones privadas son un negocio ruinoso. La rentabilidad es baja y los bancos se llevan cuanto menos el 1% anual por la gestión (un 30% acumulado en un plan en 30 años).

A los jóvenes les digo, depende de vosotros. No es “lo que hay”, se lucha por lo que quieres.

Miren Etxezarreta: “No quieren que el sistema público de pensiones sea viable”

Comparte:
Share

Comentarios cerrados