¡¡ AFILIATE !!

Estatutos  -  Estatutoak
Estatutos CGT
Síguenos en
 

Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari














Calendario Laboral




Rojo y Negro Televisión




Manual de lenguaje integrador no sexista

NUEVOS TOTALITARISMOS

La democracia actual poco tiene que ver con la res publica, es una democracia de libre mercado que se desdibuja a pasos agigantados frente a la burocracia global y que asume las funciones que los mercados le marcan. El mundo camina hacia la centralización, hacia la concentración del dinero y del poder, en definitiva, hacia nuevas formas de totalitarismo.

Seguramente el control no será idéntico al del siglo pasado y es posible que nos aguarde, como señala Imre Kertész, un fascismo discreto con abundante parafernalia biológica, supresión total de las libertades [por supuesto por nuestro bien, por nuestra seguridad] y relativo bienestar económico en el mundo rico. Tampoco es descartable una guerra mundial que no pocos sociólogos llevan tiempo anunciando aunque no pueda saberse aún quienes la librarán, quienes serán los principales oponentes.

Los rostros del odio, del racismo, del machismo, del nacionalismo exacerbado cobran delante de nuestros ojos expresiones terribles (leamos las palabras de furia del discurso de Donald Trump en su toma de posesión como presidente o de Marine Le Pen o de Benjamín Netanyahu o de cualquiera de los líderes de extrema derecha que avanzan posiciones en diversos países europeos) y vuelve a experimentarse la embriaguez colectiva que tanto nos recuerda a lo ocurrido en la década de 1930.

Quizás alguien pueda pensar que este panorama es exagerado y catastrofista, una reacción habitual que recuerda a otras muchas muy similares que se han dado en la larga historia de la humanidad; sin salirnos de nuestra tradición occidental, tenemos el apocalipsis cristiano, las reflexiones sobre la caída del Imperio Romano, los terrores del año 1000 y el Gran Miedo de 1789, por mencionar solo algunos.

La apocalíptica anunciando grandes catástrofes ha gozado de cierta aceptación, si bien en algunos casos no se ha limitado al anuncio negativo, sino que ha propuesto también soluciones nuevas a esos males. Este dossier de la Revista Libre Pensamiento incompleto, como no puede ser de otro modo puesto que las causas de los nuevos totalitarismos son múltiples, ha puesto la mirada en un viejo conocido, el nacionalismo, que se nutre continuamente de pretensiones de totalidad y hambre de trascendencia.

Nacionalismos de unión sagrada que igual afloran por la extrema derecha que por la extrema izquierda y que alimentan a sus seguidores/as con mitos que se aprovechan de la reserva emocional de personas afectadas por una grave crisis en Europa que está siendo desviada hacia el egoísmo de los ricos (personas o naciones con Estado o sin él), la insolidaridad, el racismo y el machismo, en definitiva contra los débiles.

También mira el dossier hacia el papel que desempeñan en esa evolución hacia el totalitarismo las nuevas tecnologías desarrolladas estos últimos años, y cómo se insertan (y posibilitan) un dispositivo de poder socio político que aúna la seguridad y la prevención en un escenario mundial de crecientes riesgos (supuestos o reales).

Los peligros totalitarios de los expertos y tecnócratas en las democracias europeas y el protagonismo económico y político del capital financiero, con una destacada capacidad para imponer sus intereses, son otros aspectos sobre los que se centra este dossier. Y es necesario reflexionar sobre la penetración de los dispositivos del dominio en cada uno de nosotros, un dominio que padecemos ya en el control del cuerpo, pero que terminamos también ejerciendo.

Eso es lo que explora otro de los artículos, señalando que es fundamental el rechazo del dominio desde nosotros mismo: decidirnos a no ejercer ni aceptar el dominio puede y debe ser la clave sobre la que pivote una alternativa revolucionaria. ¿Hay posibilidades de hacer frente a estos nuevos totalitarismos? Quién sabe.

En todo caso, un enfoque desde la anarquía hace posible otra mirada, quizás otro mundo, ya que lo que la caracteriza es justamente el rechazo de todo principio absoluto, la afirmación de lo múltiple, de la diversidad ilimitada de los seres y de su capacidad para pensar y construir un mundo sin jerarquías, sin dominación, sin mitos que supongan dependencias

http://librepensamiento.org/wp-content/uploads/2017/05/LP-89.pdf

Comparte:
Share

Comentarios cerrados