Inicio Ekologia En la Cumbre de Glasgow (COP26) se esconde que la tecnología digital, cada vez más contribuyente al calentamiento global

En la Cumbre de Glasgow (COP26) se esconde que la tecnología digital, cada vez más contribuyente al calentamiento global

por CGT-LKN EuskaL Herria

Ante la emergencia climática nos están haciendo creer que no será posible controlar el calentamiento global sin recurrir masivamente a la tecnología digital. Se promueve que la solución está en el desarrollo de “ciudades inteligentes”, repletas de sensores y vehículos eléctricos autónomos.

Así, varios lobby empresariales con sede en Bruselas afirman que las emisiones que se evitan con las tecnologías de la información y la comunicación son diez veces menos.

Pero, ¿Cuál es el impacto medioambiental de las herramientas digitales? ¿Son compatibles estas nuevas redes de comunicación con la “transición ecológica”.

El daño causado al medio ambiente proviene en primer lugar de los miles de millones de distintos dispositivos (tabletas, ordenadores, teléfonos inteligentes) y de los datos que originamos, que son transportados, almacenados y procesados en vastas infraestructura que consumen recursos y energía, información que permite crear nuevos contenidos digitales, para llevar a cabo nuevos mensajes, como enviar correos electrónicos, WhatsApp, Facebook, etc., una infraestructura según Greenpeace, en breve será la más grande construida por la especie humana.

La industria digital mundial consume tanta agua, materiales y energía que su huella es tres veces mayor que la de países como Francia o Reino Unido. La tecnología digital utiliza ya el 10% de la electricidad mundial y se calcula que emite casi el 4% de las emisiones mundiales de CO2, casi el doble que el sector de la aviación mundial.
Además las empresas digitales son tan poderosas, que los Estados no se atreven a regular su huella y por lo tanto controlar su impacto ecológico.

La recogida de datos sistemática y global en centros de procesamiento y almacenamiento son grandes consumidores de agua y electricidad. El mayor centro de datos del mundo se encuentra en la ciudad de Langfang, cerca de Pekín y se extiende sobre casi 600.000 metros cuadrados o la superficie de 110 campos de fútbol.

Estos centros incluyen torres de refrigeración de agua para el aire acondicionado, depósitos de agua en caso y apagón, grúas para subir los generadores de diésel, … .Los sótanos están plagados de cables y equipados con depósitos de fuel de varios cientos de miles de litros para alimentar a los generadores.

En cuanto a Amazon, en proceso de expansión en Francia ha firmado un contrato de suministro de 155 megavatios de electricidad, equivalente a lo necesidades de una ciudad de varios millones de habitantes. Se calcula que el sector consume entre el 1% y el 3% del consumo mundial de electricidad, una cifra que por el ritmo de crecimiento de la nube, podría multiplicarse por cuatro o cinco en 2030.

En el sector financiero, la especulación automática representa el 70% de las transacciones mundiales y hasta un 40% del valor de los títulos negociados. Las inversiones realizadas por los fondos pasivos superan ya las realizadas por la gestión activa en Estados Unidos. Así es como el conjunto de las finanzas se convierte cada vez más en una cuestión de líneas de código, algoritmo y ordenadores.

Los fondos pasivos gestionados por BlackRock en 2018 habían registrado una intensidad de carbono de 650 toneladas por millón de dólares, mientras sus fondos activos presentan una intensidad mucho menor, alrededor de 300 toneladas por millón de dólares.

Por primera vez en la historia una generación se pone en pie para salvar al planeta, llevar a los Estados ante los tribunales por inacción climática y replantar árboles, contra el consumo de carne , el plástico y los viajes por avión, al mismo tiempo es más propensa que las demás a utilizar sitios de comercio electrónico. Les chiflan los videos en streaming y no conoce otro mundo que la alta tecnología.

La tecnología digital, tal como se está desarrollando, no se está poniendo, en su inmensa mayoría, al servicio del planeta y del clima por lo que tiene un exorbitantes coste medioambiental que deliberadamente está siendo ignorado por los poderes fácticos.

Comparte:
Share

Related Posts

Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari Aceptar Leer más