Más de 15.000 personas se manifiestan en Euskal Herria contra los recortes en la reforma de las pensiones (Vídeo)

Más de 15.000 personas se han dado cita en las capitales vascas y en algunos pueblos, 10.000 de ellas en Bilbao, en defensa de un sistema público que garantice unas pensiones universales y dignas. Una movilización convocada por el Movimiento de Pensionistas, acompañados por la mayoría de los sindicatos vascos, entre ellos CGT-LKN, el movimiento feministas, juvenil y familiares y trabajadoras de las residencias, empresas en lucha como TUBACEX , entre otras asociaciones.

Una manifestación para exigir a las instituciones la retirada inmediata de “los recortes vigentes y los que se quieren imponer”, y contra los acuerdos que recientemente se han tomado entre el Gobierno, CCOO, UGT y CEOE de reforma del sistema de las pensiones donde  se promueve las jubilaciones tardías, mientras crece el desempleo juvenil.

La CEOE ha comunicado que “hay consenso en las líneas generales”, UGT afirma que “hay acuerdo” y por su parte CCOO celebra que “el pacto político está cerrado” a falta de la redacción definitiva,  prensa, sindicatos y patronal todos cierran filas en torno a una reforma que, contrariamente a las afirmaciones de El País, es todo un recorte a las condiciones de vida de los y las trabajadores, ya que no se promueve el reparto de las horas de trabajo sin reducción salarial entre ocupados y parados, con planes de empleo que sirvan para atajar el grave problema de paro juvenil mientras se mantienen sin derogar las Reformas Laborales causantes de la actual precariedad.

El ministro Escrivá ya propuso hace unos meses aumentar el periodo de cómputo hasta los 35 años cotizados en el cálculo de las pensiones, impulsa esta nueva reforma. Bajo el pretexto de la “sostenibilidad” del sistema de pensiones el ministro propone retrasar la edad real de jubilación, que se situaba en los 64,6 años, para acercarla a la edad legal.

Con el fin de retrasar la edad de jubilación el ministro propone una serie de incentivos como un cheque que oscilaría entre los 12.000 euros por año de demora para quienes tengan derecho a una pensión máxima (37.567 euros) y haya cotizado al menos 44,5 años; y los 4.786,27 euros en el caso de la pensión mínima (9,569 euros) con 44,5 años cotizados. Asimismo, se plantea elevar la pensión un 4% por cada año de demora.

Todo ello irá acompañado de un endurecimiento de las penalizaciones para todos aquellos trabajadores que recurran a la jubilación anticipada voluntaria, la cual hasta ahora permite retirarse dos años antes de lo que corresponde legalmente al trabajador. Este sistema que aplica una reducción creciente con cada trimestre de anticipo sería transformado para que la reducción se aplicase cada mes recrudeciendo la penalización entre los 24 meses previos.

En el Estado español a lo largo de 2020 la tasa de desempleo alcanzó el 16,1%, tasa que asciende al 40% de desempleo entre los menores de 25 años. El gasto en pensiones contributivas roza el 11% del PIB mientras incrementa el número de ancianos. El ministro de Seguridad Social considera que la mejor forma de asegurar la “sostenibilidad del sistema” es aumentar el tiempo de trabajo de quienes llevan toda la vida trabajando, mientras se mantienen niveles de paro juvenil del 40%, y el poco empleo al que acceden es mal pagado, precario e inestable. Es decir que nuestros mayores trabajen hasta que su cuerpo aguante y los jóvenes sigan viviendo en la precariedad.

Comparte:
Share