La Fundación Sustrai hizo publica la sentencia por la que declaraba ilegales la obras de TAV en Nafarroa, al caducar la declaración de impacto ambiental, que tiene una validez de 5 años.  Lo novedoso de esta sentencia, es por un lado que se aplica por primera  vez a una administración publica, hasta ahora solo se le aplicaba a las entidades privadas. Por otro lado según explicaba el abogado Eduardo Santos, de Sustrai también se recoge que y esto es lo llamativo “una declaración de impacto ambiental no va solamente dirigida a la flora y la fauna”. Los seres humanos también formamos parte del ecosistema que queremos proteger, y por tanto al evaluar el impacto ambiental, también hay que tener en cuenta a las personas ” en que afecta a nuestras vidas los cambios que se producen tras una obra de gran envergadura, consecuencias económicas hábitat costumbres etc etc.

Pese a tener conocimiento de esta cuestión la gobierno foral prosiguió con las obras.  El ex-presidente  Miguel Sanz firmó un pacto con el ahora indultado Pp Blanco, por el que el gobierno navarro asumía una obra que no es de su competencia, y que esta siendo mantenida a base de créditos y recortes.

Ahora la cuestión es saber si se detendrán las obras en espera del pertinente recurso, o si por el contrario la justicia actuará como el caso del pantano de Itoitz en el que la justicia impuso una fianza multimillonaria a la parte demandante para que se pudieran parar unas obras en ese momento eran ilegales y siempre ilegitimas.

 

 

Comparte:
Share

Related Posts

Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari Aceptar Leer más