Pedaleando por la conversión de la industria militar en civil y contra el tráfico de armas

Con esta iniciativa han exigido “el fin del gasto militar, el tráfico de armas y la conversión de la producción de las empresas armamentísticas vascas en civil”. Asimismo, han criticado la “creciente implicación institucional con las fábricas de armas vascas y la ampliación de los recursos destinados al militarismo frente a la actual realidad de recortes en sanidad, pensiones, políticas de igualdad, prestaciones sociales o acceso a una vivienda digna”.

Ejemplos de la complicidad institucional en el negocio de la guerra son los 3.090 millones euros designados a los “Planes de modernización e investigación y desarrollo” militar, los 2.341 millones para la adquisición y gasto en los “Programas Especiales de Armamento” que ha destinado el gobierno de Pedro Sánchez, o el aumento del 6,5% (664 millones) en gasto que ha experimentado el Ministerio de Defensa bajo su mandato este año respecto a 2020, alcanzando los 10.863 millones de euros.

A  todo esto, habría que añadir la deuda de 21.000 millones de euros contraída en el anterior ciclo armamentístico para la adquisición de 1.500 tanques Leopard y Pizarro, cazas Eurofighter, submarinos, helicópteros de ataque Tigre y NH-90 o misiles, entre otros.

El Gobierno vasco tampoco se queda al margen, pues subvenciona con cerca de 100 millones de euros la industria militar ligada principalmente al sector aeronáutico.

 Por este motivo, en su recorrido, la marcha ciclista se ha concentrado frente a la empresa de armas vasca ITP Aero de Barakaldo (antigua Precicast PCB), la cual fabrica componentes del Avión de Transporte Militar Airbus A400M y del Avión de Combate Europeo

ITP Aero figura en el sexto puesto entre las 10 empresas del Estado español con mayor facturación de material militar y reconoce que el sector bélico representa el 29% de su negocio debido a su participación en la fabricación del Avión de Combate Europeo Eurofighter y al mantenimiento de las aeronaves del Ejército del Aire, con el que posee un contrato de 111,5 millones de euros.

Tras llegar a Portugalete y cruzar el Puente colgante, el pelotón ha finalizado su recorrido frente a la empresa SENER, ubicada en Getxo; una empresa líder a nivel europeo en “Sistemas de Actuación y Control (SAC)” y en aplicaciones de “Inteligencia, Vigilancia, Reconocimiento y Sistemas Integrados” para los misiles TAURUS KEPD 350, IRIS-T, RBS 70 NG, METEOR y NSM.

SENER es la segunda empresa del Estado Español en el sector “misiles”, la  sexta en el sector “aeroespacial” militar y la decimosegunda en el segmento de armamento. Además, colabora con la empresa de armamento israelí “Israel Aircraft Industries LTD” a través del programa “VULCAN” para el “diseño de nuevos materiales aeronáuticos”.

Los colectivos convocantes han recordado que “Euskadi factura 600 millones de euros por la producción de material militar, siendo la tercera comunidad autónoma del Estado que más factura tras Madrid y Andalucía”.

Asimismo, han declarado que “en la industria militar vasca participan un centenar de empresas, las cuales venden el 80% de su producción a Ministerios de Defensa y Fuerzas Armadas de países como España, Estados Unidos, México, Brasil, Israel, Marruecos o Arabia Saudí, obteniendo unos beneficios cercanos a los 150 millones de euros”.

“Importantes compañías vascas que participan de la industria militar y que han quedado fuera de nuestro recorrido son SAPA, ubicada en Andoain (Gipuzkoa) o Aernnova, en Vitoria. SAPA ocupa el sexto lugar a nivel estatal en el subsector de “armamento” y Aernnova es la octava empresa del estado que más factura por producción militar”.

 Aernnova e ITP Aero están directamente implicadas en la fabricación del avión de combate Eurofighter Tifón y de los misiles Iris-T: armas con las que Arabia Saudí bombardea a la población civil de Yemen.

En definitiva, a través de esta marcha ciclista exigen la conversión de la industria militar en civil, tal y como Orbea lo hizo en un pasado cercano; la empresa que en su día se dedicó a la fabricación de pistolas, revólveres y todo tipo de armas cortas que segaron vidas, actualmente fabrica bicicletas, fomentando un estilo de vida saludable y amigable con el medio ambiente.

Comparte:
Share