Inicio Laboral Un nuevo crimen patronal se ha cobrado la vida de un trabajador del sector forestal de Güeñes

Un nuevo crimen patronal se ha cobrado la vida de un trabajador del sector forestal de Güeñes

por CGT-LKN EuskaL Herria

Un trabajador del sector forestal de Güeñes ha fallecido en Ugao mientras realizaba labores de limpieza y tala en el monte. Se le ha caído un árbol encima, causándole la muerte. Los accidentes de trabajo con baja en el sector forestal se han disparado un 70,8% en los últimos 8 años. Este es 7º accidente laboral mortal en Euskal Herria.

Este nuevo crimen, que se describe en un lenguaje anestésico como “accidente laboral“, seguramente como la inmensa mayoría quedará impune, porque rara vez ocurre que los accidentes laborales sean simples “accidentes”, pues sus causas suelen ser: la presión ejercida por los mandos de la empresa sobre los empleados por las restricciones horarias o de recursos, el mal diseño o mantenimiento precario de los equipos, la ausencia o falta de solidez de las medidas básicas de seguridad o la precaria situación y baja cualificación del trabajo.

Estos crímenes son una de las consecuencias del actual sistema laboral precarizado a raíz de las reformas laborales, casi nunca se nos invita a pensar en las actividades criminales de las empresas como verdaderos crímenes. La capacidad de la empresa para causar daño y cometer crímenes con relativa impunidad es apuntalada por el estado y por el derecho, que configuran un marco legal que refuerza económica y socialmente el poder de la patronal.

 Los trabajadores dedicados a la repoblación y explotación forestal forman parte de un subsector agrario que está expuesto a riesgos muy dispares. Tareas de plantación, reforestación, mantenimiento, protección y aprovechamiento de la madera llevan aparejados peligros como la exposición a agentes físicos y químicos, a riesgos ergonómicos y de naturaleza psicosocial, que deben ser prevenidos y dotar a persona trabajadora de los medios necesarios para su total protección.

En los últimos años la evolución de los accidentes de trabajo con baja en jornada se ha visto disparada (excluye los accidentes in itinere), pasando de 2.132 accidentes en 2012 hasta los 3.642 en 2019 según datos del Ministerio de Trabajo y Economía Social.

Según las mismas fuentes, durante la última década la incidencia del sector (el número de accidentes con baja sucedidos durante la jornada de trabajo por cada 100.000 trabajadores) ha sido 4,5 veces superior a la media española y 2,7 veces superior a la del sector agrario. Además, los accidentes mortales en el sector en el primer cuatrimestre de 2020 se han incrementado un 150% respecto al mismo periodo del año anterior.

Los accidentes vienen producidos mayoritariamente por choques o golpes, sobreesfuerzos, cortes por motosierras o similar, vuelcos de tractores, caídas desde altura, aplastamientos por caída de árboles o ramas en talas o contacto con líneas de alta tensión.

Comparte:
Share

Related Posts

Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación. Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari Aceptar Leer más