Movilización en Bilbao contra los nuevos Muros del Odio y del Apartheid ( Vídeo)

Hoy se conmemora el Día Internacional contra los Muros. Un día para denunciar que 30 años después de la caída del muro de Berlín, los muros en el mundo se han multiplicado por cuatro.

Desde el muro del Apartheid de Israel en tierra palestina hasta el Muro de la Infamia de Estados Unidos en tierras indígenas en la frontera con México, o las vallas que rodearán la frontera de Ceuta y Melilla, 70 muros en todos los continentes están separando la vida y tierras de los pueblos ya que se erigen unilateralmente definiendo fronteras o límites de control estatal. Estos muros causan miles de muertes cada año y destruyen los medios de vida y esperanzas de miles de personas. Son monumentos de expulsión, exclusión, opresión, discriminación y explotación.

Estos muros impiden el derecho a la libertad de movimiento y autodeterminación. Se han convertido en los pétreos soportes de un mundo en el cual las guerras, la militarización y la exclusión son el sustituto de justicia, libertad e igualdad.

Los muros no sólo se han levantado para fortificar fronteras de control estatal, sino para establecer límites entre ricos, poderosos, lo socialmente aceptable y “los otros”. Dominan cada vez más nuestras urbes y sociedades. Decenas de miles de personas también permanecen entre muros como prisioneros de conciencia bajo condiciones ilegales e inhumanas. Los muros visibles e invisibles, como el caso del bloqueo a Cuba, nos impiden alcanzar justicia económica, política, social y ambiental.

Los gobiernos de los países en donde no se promueve abiertamente la existencia de estos muros, permiten su existencia en otros lados, mientras tanto una verdadera industria de los muros literalmente saca ventaja de esto vendiendo su ideología, metodología y tecnología al unirse en ferias de venta de armas, licitaciones y seminarios para obtener ganancias económicas por la construcción de estos muros.

Además de los muros, tambien existen infraestructuras permanentes que cumplen la función de obstaculizar el libre movimiento de las personas. Como las carreteras de uso exclusivo de colonos israelíes en los territorios ocupados o el tranvía que están construyendo la empresa vasca CAF en los Territorios Ocupados de Palestina. Una infraestructura que para unir Jerusalén con las colonias ilegales confiscará tierras palestinas y significará una frontera más que no podrán atrvesar ni utilizar, dividiendo a la población palestina y el acceso a las tierras agrícolas.

Por eso, más de 70 organizaciones sociales de Eukal Herria, han lanzado una campaña para pedir a CAF que no construya este tranvía. El próximo 28 de Noviembre se realizará una movilización nacional para exigirle a la dirección que escuche a sus trabajadores, al comité de empresa, a lo sociedad vasca y a las organizaciones palestinas y no antepongan sus ganancias al respeto de los derechos humanos, renunciando a participar en este proyecto.

Comparte:
Share