El dinero manda. La próxima semana nos hacen volver a trabajar

La próxima semana millones de trabajadoras y trabajadores nos veremos obligados a volver al trabajo. Volveremos al trabajo que los que mandan de verdad le han dicho al gobierno español que no puede detener de manera indefinida la maquinaria de producir dinero y beneficios. Alguien hace años dijo “Es la economía, imbécil”. En realidad debería haber cambiado la palabra economía por “capitalismo”, pero razón no le faltaba. Hemos escuchado como los grandes empresarios y las grandes corporaciones mundiales han dicho claramente a Estados Unidos y el Reino Unido que si era necesario, quedaba plenamente justificado sacrificar unos cuantos miles de vidas para no afectar negativamente la economía. Con un cinismo inimaginable añadían que, además, gran parte de estas vidas son de personas mayores y, por tanto, poco productivas en términos capitalistas.

En nuestras latitudes ningún responsable político ni ningún empresario ha tenido el atrevimiento de decir lo mismo. Sin embargo, a veces quienes hablan son los hechos y no tanto las palabras . Hace semanas vimos como desde el gobierno se orientaba a Inspección de Trabajo para que fijara unos criterios muy permisivos a la hora de requerir medidas de protección contra el contagio del COVID19 muchos centros de trabajo. Más recientemente hemos visto como se indicaba en la misma Inspección de Trabajoque el COVID19 es una enfermedad presente en el ambiente y que, por tanto, no se podría cerrar un centro productivo por riesgo de contagio de sus trabajadores / as. Y finalmente ayer hemos leído nuevamente que el gobierno requiere que probamos que nos hemos contagiado al trabajo para que se considere el COVI19 de un trabajador como accidente laboral. Y saben perfectamente que aunque los factores / as, los y las sanitarias o el personal de limpieza tengan altas tasas de contagio y mortalidad, es casi imposible demostrar donde hemos cogido la enfermedad . Se trata de blindar que vamos a trabajar.

La próxima semana el gobierno nos volverá a enviar a trabajar. Mientras no se deja que los niños jueguen en los parques, se impone que los trabajadores volvamos a acumular a los transportes públicos y en los centros de trabajo . En la mayoría de casos sin EPIs. En la gran mayoría de casos sin que se obligue a los empresarios a tomar medidas reales de producción. Y al terminar la jornada laboral nos volverán a enviar a casa donde seremos un factor de contagio hacia las personas con las que convivimos.

La reanudación de las actividades económicas no esenciales pone en peligro a muchas personas y, en definitiva, a la lucha contra el COVID19. Una enfermedad que, además, ya estamos viendo cómo afecta mucho más a la clase trabajadora que en la parte de la población con rentas más altas. Lo vemos en la mayor incidencia de la enfermedad en barrios obreros, de aquí y de todo el mundo. Obligados a trabajar simplemente porque los que realmente mandan, los propietarios de las grandes empresas y corporaciones capitalistas, han decidido que su libertad para acumular beneficios y enriquecerse pasa por sobre el derecho a la salud y la vida del conjunto de la población .

La próxima semana, millones de  trabajadoras y trabajadores en el Estado Español nos veremos abocados nuevamente al peligro de contraer una enfermedad que nos puede matar, en contra nuestra voluntad, seremos agentes de contagio y de expansión de la pandemia.

Desde la CGT queremos señalar claramente los culpables de esta situación: los grandes empresarios, los dueños del IBEX 35 y sus fieles sirvientes de los diferentes gobiernos. ¡Tenemos memoria y le exigiremos responsabilidades!

Comparte:
Share