Estatutos - Estatutoak CGT-LKN Euskadi
Aviso legal. Esta web utiliza cookies para optimizar la navegación.
Al continuar navegando está aceptando su uso y nuestra política de cookies y ver la forma de desactivarlas. (Política de privacidad) Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari










Guía Rápida Laboral
frente a la crisis
del coronavirus


Calendario Laboral


cgt-lkn


Rojo y Negro Televisión





Manual de lenguaje integrador no sexista


Estatutos CGT


En 75 ciudades del Estado habrá movilizaciones de pensionistas, el Jueves día 22 de febrero en defensa de las pensiones públicas

La indignación pensionista crece a medida que el Gobierno fomenta las pensiones privadas y recorta las públicas. El pasado jueves Mariano Rajoy se dirigía a todos los españoles para pedirles que ahorren para complementar su pensión futura e iba más allá, incluyendo en la necesidad del ahorro el coste de la educación de los hijos.

No se puede decir más con menos. Toda una declaración de principios de una ideología política que antepone lo privado, por el negocio que comporta y se desentiende de lo público. Pues si algo queda claro en sus palabras es que las pensiones del futuro no darán para vivir y habrá que complementarlas obligatoriamente.

Palabras pronunciadas el día antes de que el consejo de ministros aprobara una modificación de la normativa de los planes de pensiones, que los acerca más a un producto financiero con mayores atractivos de los que tenía hasta ahora, que a un plan complementario a la pensión.

La ministra Fátima Báñez declaraba días atrás que se va a permitir escoger los mejores años de cotización y favorecer a los desempleados mayores, para al siguiente decirnos que esos desempleados y todo el que quiera escoger sus cotizaciones tiene que esperar hasta los 67 años para poder escoger.

Anteriormente Celia Villalobos con sus declaraciones sobre los “dos euritos de ahorro de los jóvenes de Dinamarca” preparaba el terreno al Gobierno para justificar las ventajas fiscales a los planes de pensiones privados. Ha tenido que ser el presidente quien dé un golpe de timón en todo este galimatías, cambiando de estrategia y, por fin, hablando claro y actuando.

Y es que hasta ahora, el Gobierno, sabedor del peso electoral que tienen los nueve millones de pensionistas en unas hipotéticas elecciones, nunca se había expresado tan claramente sobre sus intenciones para con el sistema de pensiones. La presión de las aseguradoras y de la banca, han forzado al Gobierno a aprobar una mejora de las condiciones de los planes de pensiones privados.

Porque la estrategia del Gobiernos es crear un sistema de pensiones mínimas, que habrá que tratar de complementar de manera obligada, si se pretende vivir. Y esto es lo que hasta ahora el Gobierno pretendía mantener oculto por miedo al revés electoral que le propinarían los pensionistas cabreados en las urnas.

Comparte:
Share

Comentarios cerrados